Quim Torra ha recriminado hoy a los diputados de los partidos constitucionalistas, y especialmente a los del PSC, que no hayan acudido al juicio del procés en apoyo de los líderes procesados por el 1-O. «Se les tendría que caer la cara de vergüenza» les ha recriminado el president.

No ha sido en respuesta a Miquel Iceta (PSC) ni ha Inés Arrimadas (Cs), que le han preguntado respectivamente por los presupuestos catalanes y la censura del Consejo de Garantías Estatutarias al decreto de las VTC. Torra se ha tenido que acoger a la pregunta de ERC para embestir contra la oposición catalana a cuenta del juicio. Y ha demostrado que la campaña electoral ha llegado también a Cataluña al centrar su ataques en los socialistas, con los que hasta hace un mes escenificaban intentos de diálogo, en lugar de Cs.

«A los grupos que no habéis ido a ninguna sesión del juicio, parlamentarios que veis que están juzgando a vuestros compañeros, se os tendría que caer la cara de vergüenza de no ir allá a escucharlos, defendiendo la inviolabilidad parlamentaria y la libertad» ha recriminado Torra en respuesta a la intervención del republicano Sergi Sabrià.

Desfile independentista en el Supremo

Torra reivindicaba así el desfile de dirigentes independentistas encabezado por él mismo y el presidente del Parlament, Roger Torrent, que ha obligado a cambiar dos sesiones de Consell Executiu y un Pleno para que pudieran seguir desde el público las intervenciones de los líderes del 1-O.

El president se ha dirigido concretamente a los socialistas, reivindicando «al PSOE que estaba al lado de todos los derechos y libertades». Y ha defendido también el «alegato histórico sobre la desobediencia civil y la independencia» pronunciado en su opinión por Jordi Cuixart en el Tribunal Supremo. A la líder de Cs, Inés Arrimadas, que gesticulaba irónicamente ante sus palabras, le ha advertido de que «no tiene derecho a reírse de Cuixart, ni de mi, ni de ir a Waterloo a hacer performances«.

El presidente catalán ha evitado así, con ayuda de Esquerra, que la sesión de control parlamentario obviara el juicio del procés en un pleno que debería estar marcado por la presentación de las cuentas de la Generalitat. Un presupuesto que Torra explicará esta tarde sin que haya sido aprobado en el Govern, porque Pere Aragonés se niega a aprobarlo sin contar con el apoyo garantizado de los Comunes.

No haremos un Pedro Sánchez» afirma Torra que ha retado a Iceta a presentar una moción de censura «si creen que no gobernamos»

«No haremos un Pedro Sánchez, presentar unos presupuestos sin haberlo hablado con nadie» ha argumentado Torra en respuesta a Iceta, quien le ha recriminado que desde 2010 los sucesivos gobiernos independentistas han incumplido la obligación de presentar los presupuestos de la Generalitat antes de fin de año. Un incumplimiento que en el mandato de Torra tiene visos de alargarse meses.

Torra ha insistido en que el Gobierno utilizó los presupuestos como una vía de chantaje al independentismo y ha asegurado que «en la situación actual de Cataluña nosotros ponemos por encima de todo la estabilidad y la gobernabilidad». En este contexto el presidente catalán ha retado a Iceta a presentar una moción de censura.

«Si creen que este gobierno no gobierna, presenten una moción de censura, tienen la posibilidad de aliarse con sus socios del 155. Preséntese y dígale a Arrimadas y al PP que le voten» ha respondido Torra a Iceta.

Inés Arrimadas, por su parte, ha desconcertado a Torra al obviar el proceso independentista para centrar su intervención en el decreto de VTC aprobado por la Generalitat, que ha llevado a Uber y Cabify a abandonar Barcelona, y el dictamen hecho público ayer por el Consejo de Garantías (CGE) que señala la posible inconstitucionalidad de las limitaciones impuestas por la Generalitat a estas plataformas.

«El decreto es inconstitucional» le ha advertido Arrimadas, para quien lo que está haciendo la Generalitat «es un despropósito con la movilidad». La dirigente naranja ha reconocido que «el problema original es del Gobierno, pero ustedes y Colau lo han empeorado» ha lamentado recordando las advertencias del CGE, la Agencia Catalana de la Competencia o la Comisión del Mercado y las Telecomunicaciones.

«Están a tiempo de rectificar» ha insistido Arrimadas, «porque las chapuzas jurídicas, haciéndolas a sabiendas, no solo generan muchas indemnizaciones sino también enormes responsabilidades políticas».