No es desconocida la estrategia de Vox para captar voto joven y cimentar desde ahí su crecimiento electoral. Es uno de los partidos más activos y exitosos en Instagram, y desde hace un tiempo organiza eventos con jóvenes llamados ‘Cañas por España’ y que en la noche de este viernes tuvieron su máximo exponente en el Teatro Barceló -antiguo Pachá- de Madrid, en la zona de Tribunal.

Al evento acudieron unos 800 jóvenes que abarrotaron la sala ante la presencia, también, de numerosos periodistas. El protagonista, no obstante, era el invitado estrella: Santiago Abascal. El presidente de Vox apareció cerca de las diez de la noche, dio un mítin en el que volvió a defender una derecha «sin complejos» y, aprovechando el ambiente de fiesta, subió incluso a la cabina del DJ.

Desde allí, ataviado con unos grandes auriculares rojos, pinchó una versión techno del himno de España que se convirtió en el momento más viral de la noche. Recogió el testigo una de sus personas de confianza, Rocío Monasterio, que muy probablemente encabezará las listas de Vox en el Ayuntamiento o en la Comunidad de Madrid.

Como en el resto de actos del partido, el estilo musical fue ecléctico. Sonó desde el I will survive, uno de los himnos de la comunidad LGTB, como el himno de la Legión. Y entre medias, un muy abucheado Bella Ciao que llevó a los asistentes a preguntarse si el DJ «era de Podemos».

Según los datos de intención directa de voto recogidos por el último CIS publicado, Vox tiene una fuerza electoral especialmente relevante entre los adultos jóvenes de entre 25 y 34 años, su principal nicho electoral. Le siguen los adultos de entre 35 y 44, y después los jóvenes de entre 18 y 24, muchos de los cuales votarán el próximo 28 de abril por primera vez en su vida.

Al acto de este viernes en Madrid estaban convocados sólo jóvenes de entre 18 y 30 años. Fuera se quedó un hombre de unos 50, con un pin de Vox en la solapa, y que acudía junto a su mujer, como relata la crónica de El País: «Es para jóvenes, señor».