PolíticaOperación Kitchen

El juez cita a El Gordo tras destaparse el desvío masivo de fondos reservados a sus cuentas

El comisario Enrique García Castaño ha sido citado este miércoles en el marco de la operación Kitchen tras detectarse que ingresó 600.000 euros en metálico en sus cuentas. Un día después será interrogado por los pormenores del polémico dispositivo policial el comisario Martín Blas, también imputado en esta causa.

logo
El juez cita a El Gordo tras destaparse el desvío masivo de fondos reservados a sus cuentas

La fachada de la Audiencia.

Resumen:

Nueva ronda de declaraciones en la pieza secreta de la operación Kitchen. El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha citado a declarar este miércoles al comisario Enrique García Castaño para ser interrogado, entre otras cuestiones, por los ingresos de hasta 600.000 euros en efectivo que recibió en sus cuentas que, según sospechan fuentes de la investigación, proceden en gran medida de la partida de los fondos reservados gestionados por la secretaría de Estado del Ministerio del Interior.

Además, el ex jefe de Asuntos Internos de la Policía Marcelino Martín-Blas declarará el próximo jueves en la Audiencia Nacional en calidad de investigado por la pieza secreta de la denominada operación Kitchen, según informan fuentes jurídicas a El Independiente. Martin-Blas se suma así a la lista de comisarios que se encuentran imputados en el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional junto a José Manuel Villarejo, Enrique García Castaño, Andrés Gómez Gordo o Eugenio Pino, entre otros.

 

Nueva ronda de declaraciones en la pieza secreta de la operación Kitchen. El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha citado a declarar este miércoles al comisario Enrique García Castaño para ser interrogado, entre otras cuestiones, por los ingresos de hasta 600.000 euros en efectivo que recibió en sus cuentas que, según sospechan fuentes de la investigación, proceden en gran medida de la partida de los fondos reservados gestionados por la secretaría de Estado del Ministerio del Interior.

Durante una década el que fuera responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) en la Comisaría General de Información recibió de forma constante ingresos en efectivo en sus cuentas cuyo origen estaría tanto en los trabajos que hizo para el comisario José Manuel Villarejo -que se encuentra en prisión preventiva desde noviembre de 2017- como de “gratificaciones” pagadas con fondos reservados.

Juez y fiscales otorgan un papel clave al comisario García Castaño dentro de la “organización criminal” liderada por Villarejo

Según refleja el análisis de sus cuentas bancarias, El Gordo percibió en los últimos diez años más dinero en efectivo que a través de su nómina de comisario principal. Tanto para el juez García Castellón como la Fiscalía Anticorrupción, dicho comisario tiene un papel fundamental en la “organización criminal” liderada por Villarejo. La prueba es que se encuentra imputado hasta en cuatro piezas separadas del caso Tándem.

Además, según informan fuentes jurídicas a El Independiente, un día después de que comparezca El Gordo -el próximo jueves- será interrogado en calidad de investigado en la Audiencia el que fuera jefe de Asuntos Internos de la Policía Marcelino Martín-Blas, acérrimo enemigo del comisario preso.

Martin-Blas se suma así a la lista de comisarios que se encuentran imputados en el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia  junto a Villarejo, García Castaño, Andrés Gómez Gordo o Eugenio Pino, entre otros. La declaración de Martín-Blas es clave ya que es uno de los hombres que más datos puede aportar sobre cómo se montó el dispositivo Kitchen a través del que se sustrajo información sensible de la financiación irregular del Partido Popular al ex tesorero Luis Bárcenas.

Según indican distintas fuentes policiales consultadas por este medio, en un primer momento este operativo “ilegal” -en palabras de la Fiscalía Anricorrupción- fue encargado precisamente a la Unidad de Asuntos Internos de la Policía aunque posteriormente hubo una orden política para que se pusieran al frente del mismo Villarejo y García Castaño.

Las grabaciones con Rajoy

Además, una vez que estalló la guerra de poder dentro de la denominada brigada política de la Policía, Eugenio Pino, entonces Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional, ordenó por escrito que el comisario Villarejo cesara en la investigación con la que se pretendía incautar las grabaciones que Bárcenas hizo al ex presidente del Partido Popular Mariano Rajoy, a la ex secretaria general de la formación María Dolores de Cospedal y al ex ministro Javier Arenas.

Cuando Pino apartó del caso al polémico policía confió la investigación a la Unidad de Asuntos Internos, dirigida entonces por Marcelino Martín-Blas. Las fuentes sitúan esa decisión a finales de 2014, un año después de que se hubiera puesto en marcha el dispositivo que el propio Villarejo bautizó como Kitchen y cuando ambos comisarios libraban ya un abierto enfrentamiento.

Pino apartó por escrito de Kitchen a Villarejo y dejó el dispositivo policial en manos de Martín-Blas, según explican fuentes policiales

Fuentes próximas al comisario imputado que deberá comparecer este jueves ante la Justicia aseguran que se encuentra muy tranquilo, que se le está sometiendo a “una investigación prospectiva” y niegan, además, que el entonces número dos de la Policía le encargase ninguna investigación “relacionada o referente con esa ‘Operación Kitchen’ o con Luis Bárcenas”.

El juez Manuel García Castellón, junto con la Fiscalía Anticorrupción, están llevando a cabo una nueva ronda de interrogatorios para conocer más detalles del dispositivo que la Policía Nacional puso en marcha en la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior al margen de la Audiencia Nacional con el pretexto de conseguir pistas que permitiera localizar el patrimonio que el ex tesorero Bárcenas ocultaba al fisco.