Política Sumario de Erial

Zaplana recurrió al "traspaso encadenado" de fondos para blanquear su 'botín' en España

La Guardia Civil acusa al ex ministro de ser el beneficiario último de un complejo entramado societario a través del que presuntamente se habrían repatriado fondos opacos a España / La UCO revela la participación "velada" de Zaplana en la operativa de blanqueo de capitales.

logo
Zaplana recurrió al "traspaso encadenado" de fondos para blanquear su 'botín' en España
Eduardo Zaplana, trasladado a los calabozos por un agente de la UCO de la Guardia Civil.

Eduardo Zaplana, trasladado a los calabozos por un agente de la UCO de la Guardia Civil. EFE

Resumen:

La Guardia Civil sospecha que el ex ministro de Trabajo Eduardo Zaplana se benefició de una serie de operativas delictivas para ocultar el presunto cobro de comisiones ilegales derivadas de las concesiones de ITV y parques eólicos en la Comunidad Valenciana. Junto a las prácticas derivadas para esconder esa fortuna al fisco español también se describen los mecanismos ilícitos para repatriar el dinero a España. Según se desprende del sumario de la operación Erial, al que ha tenido acceso El Independiente, el ex dirigente del Partido Popular es presuntamente el beneficiario último de distintos bienes y fondos que tienen su origen en los pagos que varias mercantiles del grupo Sedesa, propiedad de la familia Cotino, hicieron a empresas radicadas en Luxemburgo tras ser beneficiarias de las adjudicaciones de las ITV. Asimismo, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) sostiene que en la creación y administración de este complejo entramado empresarial para introducir los fondos opacos en España “habrían participado diferentes actores” que “a día de hoy siguen realizando transformaciones de ese patrimonio de aparente origen delictivo”.

La Guardia Civil sospecha que el ex ministro de Trabajo Eduardo Zaplana se benefició de una serie de operativas delictivas para ocultar el presunto cobro de comisiones ilegales derivadas de las concesiones de ITV y parques eólicos en la Comunidad Valenciana. Junto a las prácticas derivadas para esconder esa fortuna al fisco también se describen los mecanismos ilícitos para repatriar el dinero a España.

Según se desprende del sumario de la operación Erial, al que ha tenido acceso El Independiente, el ex dirigente del Partido Popular es presuntamente el beneficiario último de distintos bienes y fondos que tienen su origen en los pagos que varias mercantiles del grupo Sedesa, propiedad de la familia Cotino, hicieron a empresas radicadas en Luxemburgo tras ser beneficiarias de las adjudicaciones de las ITV. Asimismo, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) sostiene que en la creación y administración de este complejo entramado empresarial para introducir los fondos opacos en España “habrían participado diferentes actores” que “a día de hoy siguen realizando transformaciones de ese patrimonio de aparente origen delictivo”.

Entre las operativas detectadas se encuentran una serie de movimientos de dinero que beneficiarían a Zaplana.  Los agentes revelan que se trata de traspasos de fondos “encadenados” realizados desde la cuenta corriente de la mercantil Costera del Glorio a la cuenta personal de Joaquín Barceló, considerado uno de los hombres ‘pantalla’ del ex presidente de la Generalitat valenciana, que “sin solución de continuidad” fueron remitidos o bien directamente a una cuenta de Zaplana o a una tercera cuenta para sufragar gastos de los  que este se estaría beneficiando. El importe de estas operativas sería de 128.531 euros, según calcula la UCO.

Tres movimientos sospechosos

“Lo que se ha podido evidenciar a lo largo de la investigación es la posible participación velada de Eduardo Zaplana como beneficiario -o uno de ellos- de  los fondos originarios de Imision Internacional, participando activamente en la administración a través de terceros de algunas de las mercantiles intervinientes —Costera del Glorio, Medlevante Gesdesarrollos- y como posible titular real de parte de los bienes  titulados por las mercantiles participantes”, recala la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) en un extenso informe.

A mayor abundamiento, tras analizar las cuentas bancarias de la mercantil Costera del Glorio, los agentes han hallado tres operativas distintas efectuadas entre los meses de noviembre y diciembre de 2007 a través de las que se habría ‘lavado’ dinero opaco.

La primera de ellas es la que tiene lugar el 2 de noviembre 2007, cuando se ordena una transferencia bancaria de 30.000 euros desde una cuenta de dicha entidad a otra de Joaquín Barceló, íntimo amigo del ex ministro de Aznar. Tras su ingreso, los fondos recibos por Barceló se utilizan en una nueva transferencia por importe de 30.000 euros con el concepto “transferencia a Eduardo Zaplana”.

Por otro lado, el 16 de noviembre 2007 se ordena una transferencia bancaria de 31.000 euros desde la cuenta de la sociedad Costera del Glorio siendo esta operación abonada el mismo día en una cuenta titularidad de Barceló. Cuatro días después de esta operación el amigo de Zaplana ordena una transferencia desde su cuenta por importe de 30.300 euros a la sociedad Audecsa, concesionario de vehículos a motor.

Coches de alta gama

La UCO explica que “una vez analizadas las declaraciones-imputaciones económicas de ventas y compras de dicha sociedad se desprende que no constan durante los ejercicios 2006-2009 ventas en la misma que se llegaran a imputar a la persona de Joaquín Barceló, tampoco a su entorno familiar ni societario. Sin embargo, sí que se observan ventas en  esta sociedad que se llegarían a imputar a la cónyuge de Eduardo Zaplana”, en concreto, la compra de un vehículo Jeep Grand Cherokee.

Asimismo, aproximadamente un mes después se produce la tercera de estas operativas sospechosas. El 20 de diciembre de 2007 se ordena una transferencia bancaria de 68.231 euros desde la cuenta de Costera del Glorio a una cuenta de Barceló. Tras su ingreso, los fondos recibidos se utilizan en una nueva transferencia que se ordena al concesionario de vehículos a motor Levante Wagen, comerciante de las marcas Audi y Volkswagen. Los investigadores sospechan que ese año el ex ministro adquirió allí una audi A8 que fue pagado en gran parte con ese traspaso de fondos.