El expresidente del Gobierno, José María Aznar, ha entrado en campaña este miércoles con un duro mensaje contra Vox y Santiago Abascal. “A mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una ‘derechita cobarde’ porque no me aguantan la mirada”, ha dicho Aznar durante un acto en Valencia de apoyo a las candidatas populares Isabel Bonig y María José Català.

Aznar ha recogido el guante de la coletilla preferida por Vox para referirse al PP, al que tachan de “derechita cobarde” en cada intervención pública. El expresidente ha defendido el legado de la gestión del Partido Popular y ha llamado a concentrar el voto alrededor de Pablo Casado en las próximas elecciones generales del 28 de abril.

“Hago una llamada desde mi autoridad moral, mi historia, la que se me reconozca, desde mis años y mi experiencia como presidente, apelo a la responsabilidad del votante de centro derecha para que vote al PP y nada más que al PP”, ha dicho Aznar. Así, ha advertido de que la fragmentación en este espacio “divide” y pone en peligro el resultado electoral, y ha incidido en que “cuando se hacen algunas propuestas hay que mirar bien lo que se dice” y “no se trata de repartir armas a nadie, se trata de juntar votos en favor de España”.

El expresidente ahonda así en el mensaje del voto útil que está haciendo valer el partido durante toda la precampaña electoral, reclamando incluso a Vox que no se presente en circunscripciones en las que no tenga opción de conseguir representación. El partido de Abascal reaccionó realizando exactamente la misma petición al PP.

Aznar ha incidido en la necesidad de esa unión para desalojar del Gobierno a Pedro Sánchez y al PSOE, a los que acusa de complicidad con el separatismo y de manipulación de la sociedad española. “Basta ya de manipulación de los incompetentes que están gobernando esta tierra y España”, ha sentenciado.