El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha considerado «barbaridades» las manifestaciones del número dos del PP por Madrid, Adolfo Suárez Illana, respecto al aborto y ha asegurado que saca como «conclusión» de todo ello que «ser Suárez no se hereda».

«Cada día de esta precampaña electoral escuchamos cosas que dejan claro que, o miramos al futuro con el PSOE o retrocedemos con una derecha predemocrática por un lado y con otra derecha que viene de la prehistoria y quiere recortar los derechos de las mujeres. Que hablen de neandertales, que nosotros hablaremos del futuro de España», ha afirmado.

En un acto celebrado en el Teatro Cervantes de Almería junto al ministro de Cultura, José Guirao, Sánchez ha cuestionado «los fichajes» efectuados por los líderes de PP y Ciudadanos, Pablo Casado y Albert Rivera. «No andan muy finos», ha apuntado, para advertir de que el 28 de abril «nos jugamos 40 años de conquistas y de derechos y libertades».

Ante un auditorio de medio millar de personas y con 200 que no han podido acceder al interior de teatro, el presidente del Gobierno ha remarcado que le «preocupa» de manera «especial» no el resurgir de la ultraderecha, «que ha existido siempre aunque antes votaba al PP», sino «cómo está influenciando a la otra derecha». «No es que PP y Cs vayan a moderar a la ultraderecha como ellos dicen, sino que es la ultraderecha la que los está radicalizando», ha advertido.