El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha felicitado hoy a Miquel Iceta por su afirmanción de que con un 65% de los catalanes a favor de la independencia habría que dar una respuesta a esa reivindicación. En un bronco debate sobre la reforma de su gobierno, marcado por la petición de adelanto electoral que ya une a PSC, Cs, PP y los Comunes y que mañana se votará en una moción propuesta por los socialistas, Torra ha utilizado las palabras de Iceta en Berria para felicitarse porque el líder del PSC haya «vuelto» a las posturas de 2012, cuando los socialistas catalanes aceptaban la celebración de un referéndum.

«Felicito al señor Iceta por que dijera que con un 65% a favor de la independencia debería hacerse un referéndum, es paso muy adelante que devuleve» al líder del PSC «a los viejos postulados socialistas, a lo que usted decía en 2012». Consciente del daño que esa felicitación hace a las expectativas electorales de los socialistas, Torra ha destacado ese cambio de postura y ha añadido: «Le agradecería que no haga con sus principios como Gruocho Marx, estos son mis principios, si no le gustan tengo otros».

Una aseveración que ha indignado a Iceta. «No le acepto que me diga que cambio mis principios» ha respondido el líder del PSC, quien ha querido dejar claro que «no estoy a favor de la independencia, no creo que un referéndum de independencia sea una solución para una sociedad dividida y no creo que el derecho de autodeterminación recogido por NNUU sea de aplicación en Cataluña». Mi objetivo, ha añadido «es evitar que crezca el independentismo, pero eso lo hace mejor usted que yo con sus promesas vacías».

Antes que eso, Torra había dejado claro que «no estamos de acuerdo con 65%» pero se ha felicitado por el cambio de postura de los socialistas porque «lo vemos como un paso adelante».

El presidente catalán ha rechazado además las exigencias de elecciones anticipadas lanzadas por todos los partidos. «No me siento solo» ha respondido a Iceta después de que el líder del PSC le pidiera un adelanto electoral para no «poner en riesgo el autogobierno». Frente a las críticas, Torra ha defendido su fortaleza exhibiendo la división entre los partidos de la oposición.

Así, ha animado a Iceta a presentar una moción de censura y buscar el apoyo de Cs y el PP para acceder a la presidencia de la Generalitat. «Podría pactar con Cs para hacer presidente a Inés Arrimadas, si no fuera porque se va a Madrid. O podrían pedir el apoyo de Cs para hacer president a Iceta, si no fuera porque piden su dimisión» ha ironizado Torra.

Elecciones anticipadas

El presidente catalán ha hecho estas afirmaciones después de que tanto los Comunes como la CUP se sumaran a la petición de elecciones anticipadas. Una exigencia que ya han explicitado tanto los partidos constitucionalistas como quienes a priori debían ser los garantes de la estabilidad de este Govern, la CUP. CatEC ha aprovechado la sesión de control parlamentario a Torra para exigirle un adelanto electoral que el pleno votará mañana a propuesta de PSC.

«¿Piensa convocar elecciones?» le ha preguntado Jessica Albiach, portavoz de CatEC en el Parlament, a Quim Torra. Una opción que Torra ha rechazado de plano y que Albiach ha defendido ante la parálisis del Govern. La portavoz de los comunes ha tachado de «irresponsabilidad» que Torra siga al frente de la Generalitat porque «no se cree que es gobierno y no gobierna».

Albiach ha señalado que «no hace falta remitirse al otoño caliente» para justificar la exigencia de adelanto electoral y ha apuntado que sólo en la última semana «vemos al tercer sector desesperado, se disparan listas de espera de sanidad, los expertos se unen para denunciar falta de lucha contra cambio climático y se ha desahuciado a una familia en Terrassa con violencia. Todo esto en una semana».

«La mayoría» ha concluido Albiach, «está de acuerdo en que este Govern no gobierna ni da soluciones». Eso sí, ha añadido «la gesticulación que no falte ni un segundo y mientras Cataluña está bloqueada».

Bronca de la CUP a Torra

También la CUP ha dedicado un sonoro rapapolvo al presidente catalán, aunque su portavoz, Natalia Sánchez, ha concluido expresando su apoyo a Torra para «hacer frente a la represión del Estado».

«Dice que tienen mayoría», le ha recriminado Natalia Sánchez a Torra; «no nos escuchan, porque desde principio de su mandato hemos dicho que estamos en la oposición y reprobamos a su gobierno por la represión» que a su juicio ejercen los Mossos d’Esquadra. «Hagan un último servicio público, reconozcan que no saben a donde van y por eso se va yendo» ha reclamado la portavoz antisistema, que ha acusado al Govern de ser «independentismo del bussines, de las sillas y el poder».

Sánchez ha aprovechado la comparecencia de Torra para explicar la crisis de su gobierno para recriminarle que no ha respondido a sus espectativas ni en términos de implementación de la independencia ni en políticas sociales. «La deserción de los consellers es una nueva prueba de la falta de proyecto», ha añadido Natalia Sánchez, quien ha denunciado «la fragilidad de su gobierno es pública, no están a la altura de la gente, han perdido toda su credibilidad y esto es grave problema de pais».

La portavoz de la CUP ha recriminado a JxCat y ERC estar inmersos en una lucha por el liderazgo del independentismo y ha advertido a Torra que «cuando culmine el fracaso de su gobierno lo querrán culpar a usted porque esto es una lucha de partidos por el poder».

Torra recrimina a Colau falta de convicciones por no haber mantenido la pancarta en el Ayuntmaiento

«Para inacción la del Ayuntamiento de Barcelona, Ada Colau ha sido reprobada siete veces por inacción» le ha respondido Torra a la portavoz de los comunes. El presidente catalán ha ido más allá al mostrar su decepción porque la alcaldesa acatara el dictamen de la Junta Electoral Central sobre símbolos partidistas en campaña. «Me gustaría que en el tema de las pancartas a un lado de la plaza hubiera habido la misma firmeza que al otro, los derechos se defienden» ha argumentado Torra.

Minutos antes, Torra había olvidado por un momento su defensa de la legislatura para augurar al líder del PP, Alejandro Fernández, una rápida salida del Parlament. «Hoy deberíamos despedirnos porque en las próximas elecciones catalanas desaparecerán de esta cámara» le ha asegurado Torra a Fernández, no desear fervientemente que «nunca gobiernen Cataluña» aunque ha asegurado que «no me preocupa, a la vista del programa que presentan».

Un Torra especialmente cáustico con los líderes de la oposición se ha despedido también de Inés Arrimadas. «Usted solo está pensando en Madrid» le ha recriminado a la líder naranja por su candidatura a las generales.  «Espero que la política de su partido cambie ahora que nos deja y que los nuevos responsables de Cs estén más cerca de acuerdos» como el suscrito esta semana sobre inmigración.