PolíticaLas cloacas del Estado

Asensio declara que la tarjeta SIM con datos de Iglesias llegó a Interviú de forma anónima

El presidente del Grupo Zeta confirmó ante el juez que en aquellas fechas el periodista Alberto Pozas era el director de la revista Interviú.

logo
Asensio declara que la tarjeta SIM con datos de Iglesias llegó a Interviú de forma anónima
El presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio.

El presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio. EFE

Resumen:

El presidente del grupo Zeta Antonio Asensio declaró el pasado martes en la Audiencia Nacional que la tarjeta SIM del móvil robado a la que fuera asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, llegó a su grupo de comunicación, en concreto a la revista Interviú, a través de una “fuente anónima”.

Según ha podido saber El Independiente, el testigo confirmó que analizaron el contenido de la misma y al entender que no era publicable -porque albergaba datos de carácter íntimo- decidieron entregársela al líder de Podemos, dándosela él personalmente a Iglesias. Este relato de hechos es el que narró el secretario general de la formación morada cuando declaró como testigo ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, y la Fiscalía Anticorrupción, tal y como adelantó este medio.

El presidente del grupo Zeta Antonio Asensio declaró el pasado martes en la Audiencia Nacional que la tarjeta SIM del móvil robado a la que fuera asesora de Pablo Iglesias, Dina Bousselham, llegó a su grupo de comunicación, en concreto a la revista Interviú, a través de una “fuente anónima”.

Según ha podido saber El Independiente, el testigo confirmó que analizaron el contenido de la misma y al entender que no era publicable -porque albergaba datos de carácter íntimo- decidieron entregársela al líder de Podemos, dándosela él personalmente a Iglesias. Este relato de hechos es el que narró el secretario general de la formación morada cuando declaró como testigo ante el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, y la Fiscalía Anticorrupción, tal y como adelantó este medio.

Asimismo, durante su declaración, que apenas se extendió durante 30 minutos, el editor de Zeta dijo desconocer si el ex director de Interviú y actual número dos de la secretaria de Estado de Comunicación, Alberto Pozas, hizo entrega al comisario vinculado a las cloacas del Estado José Manuel Villarejo en un pendrive de aquellos datos que se almacenaba en aquella tarjeta SIM. Asensio sí confirmó que Pozas era en enero de 2016, cuando ocurrieron los hechos, director de la citada revista.

Según contó el comisario cuando declaró en la Audiencia Nacional en el marco de la pieza separada diez de la operación Tándem, la copia con los datos de ese móvil llegó en un pendrive a la redacción de la revista Interviú. Entonces se consideró que el contenido del mismo no era publicable ya que había, por ejemplo, fotografías comprometedoras para determinadas personas. Según la versión del agente preso, su entonces director se la hizo llegar y él procedió a analizar el contenido del volcado del móvil pero, asegura, nunca hizo uso de aquellos datos para emprender una guerra sucia contra el líder de Podemos.

El dato dado por Asensio de que en aquel momento era Pozas el director de la publicación es relevante ya que Villarejo en su comparecencia en la Audiencia afirmó que la información se la dio el director de Interviú pero dijo no recordar con exactitud su nombre, indican las fuentes consultadas.

Villarejo tenía el volcado del móvil

A principios del año 2016, Bousselham denunció el hurto de su teléfono móvil. Un año y pico después un volcado del mismo fue hallado en las entradas y registros que la Unidad de Asuntos Internos de la Policía practicó en una de las viviendas de Villarejo en Boadilla del Monte (Madrid).

La Audiencia Nacional investiga si desde el Ministerio de Interior que capitaneaba Jorge Fernández Díaz, miembros de la denominada ‘brigada política’ de la Policía, trataron de desprestigiar a Iglesias en pleno auge electoral de su formación.

Junto al robo del móvil de su ex asistente en el Parlamento europeo, otra de las líneas de investigación que mantiene abierta la Audiencia en esta pieza separada es el origen del famoso informe PISA (acrónimo de Pablo Iglesias Sociedad Anónima) que relataba la supuesta financiación irregular de Podemos a través de dinero de origen iraní y venezolano y que fue utilizado por la oposición para cargar contra la formación morada. Aquel informe sirvió como base para que se presentaran varias querellas contra el líder de la formación de izquierdas. Sin embargo, la Justicia nunca dio crédito al mismo y rechazó abrir cualquier procedimiento a raíz del citado documento. La causa se encuentra bajo secreto de sumario.