El portavoz del PSOE y ministro de Fomento José Luis Ábalos ha respondido a las duras declaraciones de Pablo Casado contra el presidente del Gobierno. El líder del PP ha asegurado, durante la presentación de su programa electoral en Barcelona, que «Pedro Sánchez prefiere las manos manchadas de sangre a las manos pintadas de blanco».

Durante su intervención en la Fiesta de la Rosa de Ripollet el pasado domingo, el ministro ya advirtió de que el 155 que propone la derecha no se limita solo a «quitarle el autogobierno a Cataluña» y someterla a un «estado de excepcionalidad», sino que podría implicar a otras autonomías, en sus planes de «recentralización» de España.

También denunció que, mientras los socialistas piensan en la España y la Cataluña que quieren, los partidos de la derecha se han enfrascado en unas «primarias» para ver cómo se recomponen y quién los lidera. Sobre la invocación a la aplicación del artículo 155 por parte de los partidos de la derecha, Ábalos advirtió de que, si ganan, no se limitarían a quitarle el autogobierno a Cataluña y someter a esta comunidad a un «estado de excepcionalidad».

«Lo advierto para al resto de España: también van a por los demás, porque restarle el autogobierno a una comunidad es abrir las puertas de las demás, porque en definitiva es lo que plantean, la recentralización en toda España», alertó.

Según Ábalos, para los partidos de la derecha «no es que alguien se porte mal», sino que, para ellos, «se portan todos mal», salvo cuando gobiernan. «Entonces, la cosa cambia. Si uno maneja el cortijo, la cosa cambia, pero, si gobierna otro, eso es intolerable», indicó, en relación con cómo ven a las autonomías los partidos de la derecha, en función de si ostentan el poder en la comunidad o no.