Esquerra Republicana se compromete a presentar en el Congreso una Proposición de Ley para “levantar las causas judiciales” contra los procesados ante el Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional y el Juzgado 13 de Barcelona por su participación en el 1-O. Su cabeza de lista, Gabriel Rufián, ha reclamado hoy “sacar a las togas del conflicto político” con una suerte de ley de amnistía, aunque el asesor jurídico de ERC, Joan Queralt, ha evitado utilizar este término. Rufián ha dejado claro que no están pidiendo indulto, porque eso implica que “el reo ha cometido un delito” y ha reclamado que sea el Estado quien reconozca que “lo ha hecho muy mal, porque los independentistas no han desaparecido”.

Rufián ha defendido una propuesta en tres fases, en la que la primera sería volver a la mesa de diálogo pactada con el Gobierno en la negociación de los presupuestos, en la que a su juicio deberían incorporarse PP y Cs. El segundo punto sería el referéndum de autonomía, y el tercero esta proposición de ley que el líder independentistas se ha comprometido a presentar en el Congreso en cuanto se constituyan las cortes. Un proyecto para el que ha pedido apoyo popular en forma de recogida de firmas o Iniciativa Legislativa Popular. Pero ha dejado claro que “no esperaremos a la gente”.

Queralt ha apuntado además otra “solución” para “levantar cargas judiciales” a los líderes independentistas. “Este juicio se ha abierto porque los fiscales han acusado, esto se podría tirar atrás, hoy podrían decir que renuncian a sus acciones penales y solo quedaría Vox”, ha apuntado el catedrático de Derecho Constitucional para concluir que, entonces “la papeleta sería del Supremo para ver qué hace”.

Renuncia de la Fiscalía

“Esto es legal y se puede hacer”, ha concluido, asegurando que es una cuestión de voluntad política: “la acción política requiere valor y no se ha tenido valor para tirar adelante determinadas políticas”. Queralt ha asegurado que el debate será complejo en el trámite en el Congreso, pero ha dejado claro el objetivo: “que los presos catalanes en TS y otros juzgados no pisen la prisión y se vean libres de condenas”.

Un objetivo que Rufián y Queralt ha dejado claro que no se vería satisfecho con un indulto del Gobierno, porque “un indulto es pedir perdón, y en Cataluña no se ha cometido ningún delito”.

Queralt ha rechazado además la propuesta avanzada por el candidato de Podemos en Cataluña, Jaume Asens, para reformar el Código Penal y redefinir el delito de rebelión. Lo que proponen, ha advertido, es recuperar el delito de rebelión impropia” lo que a su juicio, “no serviría de nada” par exculpar a los líderes independentistas. “La reforma del Código Penal es a futuro, el problema que hay que solucionar es el de ahora”.

Rufián, por su parte, ha advertido que su objetivo es presentar una proposición de ley que obligue a todos los grupos a posicionarse y ha dejado claro que “no se puede hablar de diálogo con presos políticos”.

Aún así, ha asegurado que la voluntad de su partido es “volver a los tiempos de la negociación” con todas las sensibilidades. “Evidente la sensibilidad independentista y republicana, pero también la federalista, confederalista, la autonomista y unionista. Nosotros los republicanos no desapareceremos pero Cs tampoco, ni el PP o Podemos, o dejamos de negarnos entre nosotros o estaremos en bucle infinito de amenazas, tribunales parciales, policías y imágenes que avergüenzan con la del 1-O”.

La ministra de Política Territorial y candidata socialista a las elecciones generales por Barcelona, Meritxell Batet, ha replicado a la propuesta de ERC sobre impulsar una iniciativa legislativa en el Congreso para retirar todas las causas judiciales contra el independentismo, criticando que los republicanos “pretenden generar una confusión con la separación de poderes”.