Política

Ciudadanos contrata al abogado que asistió a Esperanza Aguirre en el juicio del carril bus

El líder de Ciudadanos durante el mitin ofrecido el pasado domingo en Rentería (Guipúzcoa).

El ex líder de Ciudadanos durante el mitin ofrecido en Rentería (Guipúzcoa). EFE

Ciudadanos presentó este miércoles una denuncia a la Fiscalía por posible delito de odio tras el acoso sufrido el pasado sábado Rentería. El escrito, que apuntaba a la izquierda abertzale como organizadora de este escrache, estaba firmado por el abogado José Carlos Velasco Sánchez, el mismo que en 2014 y 2015 representó a la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre en el juicio donde fue acusada de un delito de desobediencias por el incidente que protagonizó en la céntrica calle de Gran Vía, cuando aparcó en el carril bus y se enfrentó a los agentes de movilidad que le multaban en ese momento, llegando a embestir la motocicleta de uno de ellos. La causa fue finalmente archivada.

Desde Ciudadanos restan importancia a la coincidencia del letrado, perteneciente al despacho de abogados Fuster-Fabra, y aseguran que su decisión se debió exclusivamente a criterios de «profesionalidad demostrada». En este sentido, advirtieron de que no existe un servicio jurídico de cabecera, sino que se elige la defensa en cada caso atendiendo a factores como la tipología del pleito o el lugar en que se produce.

Sin embargo, el partido de Rivera ha contratado los servicios de este mismo letrado en algunos casos que poco tienen que ver con el escrache de Rentería: en el juicio celebrado en Madrid por la expulsión del afiliado Enrique Boto, la defensa de Ciuadanos fue de nuevo Velasco Sánchez. En esta ocasión el Juzgado de Primera Instancia de Madrid dio la razón al expulsado y obligó a la formación a readmitirlo como «afiliado de pleno derecho». Este medio ha intentado contactar con el letrado sin éxito.

El episodio de Aguirre fue notablemente sonado en todo el país. El auto describe la escena que se produjo el 3 de abril de 2014 entre un agente de movilidad y la ex presidenta madrileña. Según el escrito, fechado en enero de 2015, relata cómo un agente de movilidad detecta un vehículo Toyota estacionado en Gran Vía 44 y cómo finalmente acude a tomar los datos del coche, en ese momento vacío. Cuando el agente se dispuso a poner la denuncia, Esperanza Aguirre apareció en el lugar tratando de justificar el aparcamiento para evitar ser multada.

¿Bronquita y denuncia? Vais a por mí porque soy famosa», dijo Esperanza Aguirre

Tras un rifirrafe entre ambos, Aguirre pronunció la siguiente frase: «¿Qué pasa, bronquita y denuncia? Vais a por mí porque soy famosa». Después de esto, pidieron a la ex dirigente popular la documentación del vehículo y respondió entregando multitud de documentos, sin que ninguno de ellos fuera el papel requerido. Al volver a pedirle la documentación el agente de movilidad, la ex presidenta madrileña respondió. «Yo me voy, tienes la placa, denúnciame». Acto seguido, Aguirre se subió al coche y se dispuso a marcharse, mientras el agente, situado delante del vehículo, le daba el alto. «La conductora hace caso omiso a las órdenes recibidas y acelera, provocando que el agente de movilidad vaya retrocediendo hacia atrás varios metros, hasta que llega un momento en que tiene que apartarse porque de lo contrario hubiese sido arrollado por el vehículo», señalan las diligencias previas.

El escrito oficial recoge también que, «a la vez que se apartaba el agente, la conductora sigue avanzando con un acelerón brusco, llegando a colisionar con la parte trasera izquierda de la motocicleta, que cae al suelo sufriendo daños en la parte lateral derecha». La ex presidenta madrileña no se paró tras la colisión y continuó su recorrido, según consta en el escrito. A esas alturas había llegado ya un vehículo de Policía Muncipal, que protagonizó una persecución hasta la vivienda de la dirigente madrileña; la Guardia Civil se personó en la casa de Aguirre para requerir la documentación del vehículo necesaria para la multa y para el parte de colisión.

Los delitos de desobediencia y de lesiones fueron finalmente sobreseídos por el magistrado del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid, Carlos Valle, que archivó el procedimiento y lo limitó a faltas leves debido a la «oposición frontal» entre la versión de los agentes y Esperanza Aguirre. Este mismo juez era conocido por haber fallado en 2015 a favor de los dos militantes del PP que agredieron al entonces ministro de Defensa, José Bono, en una manifestación, y por imputar a los agentes de Policía que detuvieron a estos militantes.

Comentar ()