La Ley Electoral impone el silencio a los partidos en la jornada de reflexión. Los candidatos desaparecen y los mensajes oficiales se difuminan en lo que debería ser un día solemne, pero que acaba convertido en un revoltijo de bulos, mentiras y desinformaciones que campan a sus anchas en las últimas horas antes de que se abran los colegios electorales.

El ejemplo más relevante son las falsas encuestas que a estas horas pueblan las redes sociales y se viralizan bajo el radar en grupos de WhatsApp. Todas tienen un denominador común: pronostican un aumento espectacular de Vox, que superaría al PP y se quedaría cerca del PSOE como primera o segunda fuerza.

Estos falsos sondeos se distribuyen a toda velocidad en dos sectores bien distintos: los seguidores del partido de Santiago Abascal, que pretende generar una sensación de euforia de última hora para eliminar el factor del ‘voto útil’; y perfiles de izquierda, especialmente los cercanos al PSOE, que desde mitad de semana ha lanzado una nada disimulada campaña de sobredimensión de Vox como enemigo para movilizar al máximo a su electorado. Con daños colaterales para el propio Sánchez: estos mensajes contribuyen a aumentar la sensación de ‘partido ganador’ en Vox y pueden arrastrar votos de indecisos o generar trasvases de última hora.

No hay encuestas en Andorra

Una de estas encuestas se le atribuye al Diari d’Andorra y circula en forma de pantallazo. Pero es falso. Bajo el titular ‘Incerteza en España’, el bulo coloca a Vox 20 escaños por encima del PP y a solo 10 del PSOE. El domingo saldremos de dudas, pero lo cierto es que Diari d’Andorra no ha realizado ninguna encuesta sobre las elecciones generales en España ni en la web del periódico hay ni rastro del sondeo fantasma.

No hay encuestas en Andorra ni habrá sondeos a pie de urna: el domingo veremos dos encuestas realizadas durante esta semana

Los generadores de fake news, en este caso, aprovechan que en otras ocasiones sí se hicieron encuestas en El Periódico de Andorra en la última semana de campaña para sortear la prohibición de la Ley Electoral. Después se replicaban en España cambiando los partidos por frutas del mismo color que sus logos. Pero eso no está ocurriendo en esta campaña electoral. La web Electomania sí realiza un panel diario, que publica en Twitter con el método de la frutería. Y por lo demás, los únicos sondeos que se están realizando los conoceremos mañana al cierre de las urnas. Son uno de GAD3 para RTVE y las televisiones autonómicas y otro de IMOP para la Cadena Cope.

Este domingo, por tanto, nos enfrentaremos a nuevos bulos cuando durante el día salgan a la luz en redes sociales supuestas encuestas a pie de urna. También serán falsas. Ninguna empresa demoscópica los realizará, y lo que veremos a las ocho de la tarde son sondeos realizados durante la última semana de campaña.

El ‘informe oculto’ que en realidad es una porra

En esta línea, también circula desde hace días la predicción de un politólogo, Francisco Carrera, que da como vencedor al Partido Popular, por delante del PSOE, al que sigue muy de cerca Vox con más de 70 escaños. Su predicción ha sido recogida en multitud de medios de comunicación, que se refieren a ella como un «informe oculto», un «sondeo secreto» o una «reciente encuesta». No es nada de eso, sino una porra y una «apuesta personal», tal y como aseguró el propio Carrera al publicarla en Twitter, hace ya varias semanas.

La desinformación alrededor de las encuestas y las intenciones de voto es habitualmente enorme durante las últimas horas de la campaña y especialmente durante la jornada de reflexión. Y son incontables las menciones a ‘sondeos internos’, los famosos trackings de los partidos que dicen una cosa radicalmente contraria dependiendo de quién la escriba. Sobre lo que ocurrirá mañana, la única pista la dio este viernes Narciso Michavila, director de GAD3, con un enigmático tweet, que cada bando se lleva a su terreno: para unos, se refiere a la victoria del nacionalismo vasco en las autonómicas de 2001; para otros, al triunfo de Silvio Berlusconi en Italia ese mismo día.

Mientras, se siguen diseminando como un goteo bulos muy fáciles de desmontar, como los que recoge en su web la plataforma Maldita. Lo mejor, por defecto, es no creerse nada. Ni Pablo Casado ha dicho que quien cobra el salario mínimo es «porque se lo merece», ni Pedro Sánchez ha criticado la Semana Santa en Twitter; ni Irene Montero se ha reunido con Tardà y Otegi en Suiza; ni Albert Rivera ha hecho el saludo nazi; ni Santiago Abascal ha afirmado que quiere acabar con los pensionistas «de una puta vez».