El líder del Partido Popular, Pablo Casado, admitió hoy que los resultados en las elecciones generales han sido mucho peores de lo esperado. El PP se ha desplomado y ha caído de los 137 a los 66 escaños, quedándose sin ninguna opción de formar gobierno. «El resultado ha sido muy malo», ha señalado Casado en la sede del partido en la calle Génova.