Política

“El simulacro fue un desastre; mucho tienen que enmendar antes de las elecciones”

El relato de un representante de la Administración que sufrió los problemas técnicos para transmitir los datos ficticios en el ensayo organizado por la firma a la que Interior ha adjudicado el contrato para el escrutinio provisional de los resultados del 26-M

logo
“El simulacro fue un desastre; mucho tienen que enmendar antes de las elecciones”
Una urna junto a papeletas en una jornada de elecciones.

Una urna junto a papeletas en una jornada de elecciones. EFE

Resumen:

“Teníamos que empezar a las nueve de la mañana y ya comenzaron los problemas. El dispositivo no se conectaba, no había manera de darle al ‘OK’ de que se había constituido correctamente la mesa electoral, se quedaba colgado… Viendo que aquello no iba nos mandaron un mensaje para decirnos que se retrasaba todo el proceso hasta las 10.30. Esperamos a esa hora y volvimos a reiniciar, pero seguían los mismos problemas. De tal manera que, de todos los datos que tenía que haber dado en el curso de la mañana, yo no pude meter más que el de la constitución de las mesas”.

Guillermo (nombre simulado para ocultar su verdadera identidad) fue uno de los miles de representantes de la Administración que el pasado sábado estaban citados para llevar a cabo el simulacro con motivo de las elecciones municipales y europeas del próximo 26 de mayo a fin de probar que el dispositivo técnico para la transmisión de datos funciona correctamente. “Fue un desastre; mucho tienen que enmendar de aquí al día de las elecciones”, comenta con pesimismo este funcionario.

El día de los comicios, él se encargará de llevar a primera hora las actas a un colegio de un pueblo sevillano, comunicar la apertura de las mesas, enviar los avances de participación a las 14 y 18 horas y, cuando termine el conteo manual de los votos, comunicar el resultado al Punto de Control Periférico antes de que se hagan públicos. Ese proceso se hace a través de la aplicación que incorpora el teléfono móvil que le ha facilitado la empresa elegida por el Ministerio del Interior para la prestación del servicio de escrutinio provisional de los resultados correspondientes a las elecciones locales y al Parlamento Europeo.

Se trata de un contrato adjudicado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por la firma catalana Scytl Secure Electronic Voting SA y Vector Software Factory SL, que presentó la propuesta más económica de las dos presentadas: 8.767.249,16 euros (IVA incluido) frente a los 10.889.385,32 euros ofertados por Indra Soluciones Tecnología de la Información SLU.

El dispositivo no se conectaba, no había manera de darle al ‘OK’ de que se había constituido la mesa, se quedaba colgado…”, relata un funcionario

El primer simulacro tuvo lugar el pasado sábado y se saldó con numerosas incidencias en toda España por el “mal funcionamiento” del dispositivo móvil facilitado a los representantes de la Administración para enviar los datos simulados, en un intento de comprobar que la aplicación funciona correctamente. El segundo ensayo tendrá lugar este viernes, ya con presencia de los medios de comunicación.

“Con unos datos que ellos nos han dado, tenías que hacer la transmisión como si estuvieras constituyendo la mesa electoral, luego enviando los avances de participación y los resultados del escrutinio. El sábado, a las 9 horas, tenías que hacer como si hubieras constituido la mesa dándole al ‘OK’. A la hora siguiente tenías que dar el adelanto de participación como si fueran las 14 horas del día de las elecciones. A las 11 el segundo avance de participación como si fueran las seis de la tarde y a las 12 los datos del escrutinio”, narra Guillermo.

Información extraída del folleto con las indicaciones facilitadas a los representantes de la Administración con vistas a las elecciones del 26-M.

Información extraída del folleto con las indicaciones facilitadas a los representantes de la Administración con vistas a las elecciones del 26-M.

Los problemas no tardaron en surgir, lo que obligó a retrasar el ensayo una hora y media. “No se conectaba, no había manera de darle al ‘OK’ de que se había constituido correctamente la mesa, se quedaba colgado el dispositivo… No me ocurrió sólo a mí, fue general. Los que estamos en el mismo pueblo tenemos constituido un grupo de Whatsaap y empezamos a comentarlo”, explica este funcionario, que reconoce abiertamente su temor ante la posibilidad de que la incidencia pueda persistir el día de las elecciones.

“Queja por el mal funcionamiento”

A la vista de que los contratiempos técnicos persistían lo puso en conocimiento del secretario del Ayuntamiento, que actúa en nombre de la Junta Electoral. La respuesta que recibió es que, si se trataba de un problema con el dispositivo, que lo dejaran y que él se pondría en contacto con la Subdelegación del Gobierno para transmitirle los problemas que se habían registrado en ese municipio sevillano.

“Nos consta que ha transmitido las quejas sobre el mal funcionamiento y desde la secretaría general de la Subdelegación le dijeron, palabras textuales, que ya eran ellos conocedores de todas las incidencias y que lo que temían es que la noche electoral eso no va a funcionar. Eso es lo que nos tememos todos”, añade. Él no ha vuelto a tener noticias de la UTE.

Los problemas se registraron también en Galicia, donde la propia Delegación del Gobierno confirmó que no había funcionado el proceso en toda la mañana y donde los trabajadores aseguran que nunca había fallado el sistema, según informó La Voz de Galicia.

Problemas en el cursillo preparatorio

Este representante de la Administración advierte de que los problemas técnicos ya se registraron el pasado 2 de mayo, cuando fue convocado a una reunión en la sede de la Subdelegación del Gobierno en Sevilla por parte de la empresa adjudicataria del servicio de escrutinio provisional de los próximos comicios para “ponernos al día de las rutinas, del procedimiento y, sobre todo del funcionamiento práctico del dispositivo móvil”.

“Ya en el cursillo dio problemas. No se conectaba a internet, el servidor no funcionaba, los aparatos iban muy lentos… Siempre los simulacros han sido con datos que son irreales pero que cuadraban. Esta empresa nos dio unos números aleatorios y aquello fue un desastre, porque no tenías manera de ver si te habías equivocado al no sumar ni restar los números. La gente salió bastante desanimada del ensayo”, revela Guillermo.

El Independiente ha intentado conocer la valoración que ha realizado la UTE, pero desde la dirección de Marketing de Scytl Secure Electronic Voting han remitido al “gabinete de prensa del Ministerio de Interior”. Por su parte, un portavoz del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha asegurado que no tienen constancia de incidencias. “Nada fuera de lo normal”, han indicado.