¿Cuánto cuesta un buzón cilíndrico de Correos pintado con su característico color amarillo y con los logotipos y anagramas corporativos? La respuesta se encuentra en el pliego de condiciones que regulará el procedimiento público convocado por la sociedad estatal para la compra de 1.200 unidades, con un presupuesto máximo de 432.000 euros (IVA excluido). Ello arroja un precio individual de 360 euros.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este miércoles el anuncio de licitación del contrato por el que Correos y Telégrafos SA renovará antes del 31 de diciembre del próximo año el 8,9 % de los buzones que integran su parque actual. Éste está formado por 13.456 unidades, repartidos por las 50 provincias y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Bajo la modalidad de procedimiento negociado con publicidad, las empresas interesadas tendrán tan sólo cuatro días hábiles para presentar sus ofertas, dado que el plazo terminará a las 18 horas del próximo 28 de mayo. El criterio económico determinará la elección del adjudicatario, al representar 70 de los 100 puntos con que se podrán valorar como máximo las propuestas. Los 30 restantes podrán obtenerse en función de las características técnicas, los acabados y la calidad propuestos.

La sociedad estatal saca a concurso la compra de 1.200 buzones cilíndricos, a razón de 360 euros por unidad

Los buzones constan de un cuerpo central (en cuyo interior se coloca la saca) con un diámetro de medio metro, una boca para la introducción de las cartas (protegida exteriormente por una visera fija y otra inferior articulada para que no entre agua) y una cúpula a modo de remate, alcanzando la pieza una altura total de 1,63. El diseño incluye una placa de aluminio justo debajo de la boca en la que se coloca un adhesivo con el horario de recogida de las cartas en castellano, valenciano, euskera, catalán y gallego.

Plano a escala con las dimensiones de las distintas piezas del buzón.

En la fabricación de los tres elementos tendrá que utilizarse necesariamente una chapa de acero galvanizado de tres milímetros de espesor, según se detalla en el pliego de condiciones técnicas y particulares. Para aumentar la resistencia a la corrosión y a las inclemencias climáticas, a cada pieza habrá de aplicársele un doble recubrimiento con pintura en polvo y secado al horno.

Los buzones tendrán que entregarse pintados con el color corporativo -el 1021 de la tabla RAL, descrito como ‘amarillo colza’- y llevar adheridos los logotipos y anagramas de Correos y la leyenda: ‘Prohibido fijar carteles. Responsable la empresa anunciadora’, también en todas las lenguas oficiales del país.

Dibujo de un buzón con detalle de la altura y los elementos que ha de incorporar.

Dibujo de un buzón con detalle de la altura y los elementos que ha de incorporar.

La empresa que gane el concurso se compromete a suministrar los 600 primeros buzones antes del próximo 31 de diciembre y tendrán como destino 41 de las 50 provincias (todas excepto Ciudad Real, Cuenca, León, La Rioja, Palencia, Soria, Toledo, Zamora y Zaragoza). En concreto, el lote más numeroso irá a Barcelona, con 60. Le seguirán Madrid (50), Baleares (45), Málaga (37) y Murcia (36). En el polo contrario se sitúan Burgos, Castellón, Ceuta, Guadalajara, Segovia y Teruel (2); Ávila y Salamanca (3); y Álava, Albacete y Huesca, con cuatro.

Barcelona y Ceuta, cara y cruz

A preguntas de este diario, un portavoz de de Correos ha confirmado que la totalidad de las unidades se destinará a sustituir aquellas que sufren un «gran deterioro» y que, debido a su mal estado, no pueden ser reparadas.

De acuerdo con los datos facilitados por la empresa pública a El Independiente, existen en la actualidad 13.456 buzones repartidos por todo el país, lo que arroja una proporción de uno por cada 3.473 habitantes. La provincia que cuenta con más unidades es Barcelona (1.964), seguida de Madrid (1.580), Valencia (829), Málaga (600) y Sevilla (581). Por contra, el menor despliegue se registra en Ceuta (9), Melilla (11), Soria (30), Cuenca (32), Ávila (37) y Teruel (43).

En lo que va de año, las máquinas de clasificación de buzones contabilizan en torno a 400.000 cartas al día, cifra inferior a la registrada de media desde el 21 de mayo de 2018 al 20 de mayo de 2019: 480.129 envíos.