El escenario comienza a aclararse en Navarra. También las posiciones y demandas de unos y otros en la negociación. La aspiración de la líder del Partido Socialista de Navarra, María Chivite, a presidir el próximo gobierno de la Comunidad Foral tiene una necesidad incómoda y un precio elevado. El primero, la necesaria abstención del EH Bildu, y el segundo, la contraprestación que la izquierda abertzale le reclamará: la alcaldía y el Gobierno del Ayuntamiento de Pamplona. Lo ha dejado hoy claro el líder de la coalición abertzale, Arnaldo Otegi, quien ya ha avanzado no sólo que quiere formar parte de los contactos de los que por el momento les ha excluido oficialmente el PSN, sino también que presentarán y sólo apoyarán a su candidato, Joseba Asirón, en el pleno de conformación del consistorio del próximo 15 de junio.

Esta decisión situaría al PSN en una difícil posición, al reproducir la necesidad que Chivite tendría en el caso del Gobierno foral, la necesaria abstención de Bildu para evitar un Gobierno de Navarra Suma, pero en el Consistorio, donde sería necesario un sí a Bildu por parte de los cinco concejales socialistas. En el Ayuntamiento de Pamplona también la coalición de derechas NA+ ha obtenido una holgada mayoría, 13 escaños, a sólo uno de la mayoría absoluta, lo que forzaría a Chivite a tener que apoyar a Asirón si quiere evitar que Enrique Maya (NA+) vuelva a ocupar la alcaldía de la ciudad que ya asumió hace años: «Asirón debe ser el alcalde de un bloque progresista, nosotros defenderemos su candidatura, dependerá del PSN quién sea alcalde».

Bildu anuncia que presentará a Asirón a la alcaldía de Pamplona, y será el PSN quien deba decidir su cede el consistorio «al trifachito»

El PSN ha hecho público hoy que ha iniciado los contactos para poner en marcha la próxima semana una ronda de contactos con Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra para buscar un acuerdo que permita un gobierno «progresista» con el PSN al frente. De la ronda se ha excluido a EH Bildu, que cuenta con siete escaños en el Parlamento navarro y cuya posición es esencial para que pueda fructificar un Gobierno liderado por Chivite. Tanto la secretaria general como el Secretario de Organización del PSOE, José Luis Abalos han reiterado hoy que en ningún caso negociarán ni acordarán con EH Bildu, de la que les bastaría una abstención en el pleno de investidura.

Decidir en Madrid

Hoy Otegi ha asegurado que su abstención no está acordada, ya que previamente deben conocer los objetivos de ese futuro gobierno «progresista». Sin embargo, a nadie se escapa que tampoco apoyarán al candidato de Navarra Suma, Javier Esparza y que sin la abstención de Bildu hacia el PSN saldría elegido presidente de Navarra. El líder de la izquierda abertzale ha asegurado que el riesgo que ahora se corre es que desde el PSOE «hagan de Navarra una cuestión de Estado» y que la decisión «no se tome en Navarra sino en Madrid».

Otegi asegura que los presos de ETA «forman parte de nuestro proyecto político, no los vamos a olvidar»

Ha añadido que pese a tener claro, como el PSN, que en ningún caso facilitarán un Gobierno «del trifachito» aún no tienen la «posición fijada» en torno a una posible candidatura socialista para presidir el Ejecutivo foral, «primero tienen que hablar con nosotros». Otegi, en declaraci0ones a Radio Euskadi, ha denunciado que el PSOE quiera hacer «un cordón sanitario con nosotros» y que se les plantee como exigencia previa una posición autocrítica con su pasado de apoyo a ETA: «Siguen instalados en el reproche, nosotros también podríamos hacerlo con los GAL o las torturas y no lo hacemos», ha asegurado. El líder de Bildu también ha justificado que entre sus agradecimientos la noche electoral por los resultados obtenidos incluyeran a los presos de ETA, forman parte de nuestro proyecto político, no los vamos olvidar», ha defendido.

Otegi ha defendido que quien intente liderar el futuro Gobierno de Navarra sea la aún presidenta en funciones, Uxue Barkos. Ha subrayado que el PSN es «la segunda fuerza, con 11 parlamentarios» mientras que las «fuerzas del cambio» que conforman Geroa Bai, Podemos, Bildu e Izquieerda Ezkerra suman 19.

Barkos se descarta

Precisamente hoy la presidenta de Navarra en funciones, Uxue Barkos, ha instado a la candidata del PSN a acelerar los pasos para poder avanzar cuanto antes en la conformación de un proyecto «progresista» que permita dar «estabilidad y continuidad» al trabajo realizado. Un proyecto, que no liderará Barkos pero al que Geroa Bai ya ha mostrado su disposición a apoyar.

Barkos se ha mostrado dispuesta a que Geroa Bai forme parte de un futuro gobierno de coalición. La presidenta en funciones ha añadido que en su caso personal no tendría sentido que formara parte del Ejecutivo que se pudiera conformar, «no lo veo», ha dicho.