Política

Génova no vetaría a Garrido para presidir la Asamblea de Madrid

Las negociaciones entre PP y Cs avanzan en Madrid, donde Aguado ha puesto como condición que los naranjas presidan la Asamblea de Madrid a cambio de hacer a Ayuso presidenta regional

El ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido

El ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido EP

La dirección nacional del PP no vetaría al ex presidente de la Comunidad de Madrid y ex dirigente ‘popular’, Ángel Garrido, para presidir la Asamblea regional si Ciudadanos lo propone, todo ello pese al enfado que produjo en las filas del PP su fichaje por Ciudadanos en plena campaña electoral de las generales y sin avisar previamente a Pablo Casado, según han indicado fuentes de la cúpula del partido.

Los acuerdos entre Ciudadanos y PP en la Comunidad de Madrid avanzan a buen ritmo. Al menos así lo ha dejado ver el candidato naranja en el bastión madrileño, Ignacio Aguado, que sin embargo ha planteado ya un a condición irrenunciable en el camino de acuerdos con los populares: que sea Ciudadanos quien presida la Asamblea de Madrid porque «es el partido que más crece» y «merece ocupar la presidencia y así lo mantendremos».

Fuentes del PP ya confirmaron que no se opondrían a tal exigencia como ya hicieron con la misma institución en Andalucía y que, del mismo modo, no se opondrán a que sea Garrido el candidato para presidir el órgano, aunque los naranjas aún no han desvelado cuál será su apuesta. El PP, por su parte, lucharía en el acuerdo conjunto con Cs que Isabel Díaz Ayuso presida la Comunidad, a falta de conocer lo que pasará en el Ayuntamiento.

Las votaciones para elegir a los miembros de la Mesa de la Asamblea, que se celebrarán el próximo 11 de junio, tienen carácter secreto y se desarrollan igual que en el Congreso de los Diputados, mediante papeleta en urna, una circunstancia que podría propiciar el rechazo a Garrido por de algunos ex compañeros del PP.

Sin embargo, en el PP no es usual que sus parlamentarios rompan la disciplina de voto, máxime si hay un acuerdo previo entre PP y Cs sobre la presidencia de la Comunidad de Madrid y la de la Asamblea, lo que daría libertad al partido naranja para proponer a quien estime conveniente.

Dentro del Partido Popular hay quien prefiere que el papel de Ángel Garrido se limite a ocupar un puesto en la Asamblea de Madrid y evitar así que sea miembro de un posible Gobierno de coalición presidido por Isabel Díaz Ayuso.

Este martes, y ante la posibilidad de que Garrido sea presidente de la Asamblea, el líder de Cs en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, se limitó a decir que «lo va a hacer bien en cualquier lugar en el que esté» porque «tiene experiencia en gestión y conoce la administración regional».

La Asamblea de Madrid se vota en secreto la próxima semana

Fuentes de la dirección nacional del PP recuerdan que en las negociaciones con Cs para desalojar al PSOE de la Junta de Andalucía ambas formaciones acordaron que la presidencia recaería en el ‘popular’ Juanma Moreno mientras que la Presidencia del Parlamento andaluz recayó en la dirigente de Ciudadanos, Marta Bosquet. Además, se repartieron las consejerías entre miembros de PP y Cs.

El secretario general de los ‘populares’ Teodoro García Egea, defiende «exportar» la ‘vía andaluza’ a ayuntamientos y comunidades autónomas y, de hecho anoche pidió «generosidad» a Vox tras la reunión que mantuvieron ambas formaciones en el Congreso. Paralelamente, y ante la negativa de Cs a negociar con el partido de Santiago Abascal, apeló a dejar a un lado «los egos y condicionantes personales» e intentar llegar a acuerdos.

El pacto entre PP y Cs debe cerrarse antes del próximo martes 11 de junio, día en que se constituirá la Asamblea de Madrid y los diputados regionales tomarán posesión de su cargo. El Pleno para la investidura del nuevo presidente o presidenta de la Comunidad, como tope, será el 3 de julio, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.

La marcha de Garrido a Cs causó malestar en el PP

Garrido asumió la presidencia de la Comunidad de Madrid en mayo de 2018, tras la dimisión de Cristina Cifuentes, pero el líder del PP, Pablo Casado, no lo eligió para encabezar la lista a las autonómicas sino que le ubicó como número cuatro en la candidatura europea.

Cuatro días antes de las elecciones generales del 28 de abril, Garrido anunció por sorpresa su fichaje por Ciudadanos como número 13 de la lista del partido naranja a las autonómicas. La decisión descolocó por completo a ‘Génova’, que no ocultó su malestar. De hecho, Pablo Casado ni siquiera había sido informado previamente y se enteró durante un acto electoral en Sevilla.

Comentar ()