Política PODEMOS

Iglesias exige un cargo en el Gobierno y dice no estar "dispuesto a quitarse de en medio"

El líder de Podemos se sitúa como condición para un pacto de coalición con Pedro Sánchez y reclama competencias en Hacienda y Empleo

logo
Iglesias exige un cargo en el Gobierno y dice no estar "dispuesto a quitarse de en medio"
Pablo Iglesias, en el Consejo Ciudadano de Podemos.

Pablo Iglesias, en el Consejo Ciudadano de Podemos. EFE

Resumen:

Pablo Iglesias aumenta la presión y ya reclama abiertamente un puesto en un Gobierno de coalición con el PSOE. El líder de Podemos y candidato a la Presidencia en las pasadas generales exige a Pedro Sánchez una coalición pero pide ahora tener presencia en el organigrama de Moncloa para cerrar un acuerdo con el líder socialista, y argumenta que «nuestros 42 diputados no se regalan».

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, Iglesias ha hecho referencia las personas de Podemos que deberían ocupar puesto en un futuro Gobierno de coalición y se ha puesto como requisito indispensable para esa alianza, apuntando que el caso contrario «no sería sensato.». «Respecto a a los nombres, hay una cosa muy clara: cuando uno se presenta a las elecciones como cabeza de lista se presenta con vocación de gobernar», ha advertido, preguntado sobre quiénes tendrían que integrar las filas del nuevo ejecutivo.

En este punto, Iglesias ha descartado la idea de rebajar esta exigencia, porque «si alguien que encabeza una lista para ser presidente de Gobierno está dispuesto a quitarse de en medio, esa persona no debería ser nunca candidato». «Los que nos presentamos es porque aspiramos a gobernar», ha continuado el dirigente. «Me parecería una locura que Pedro Sánchez dijera ‘vamos a presentar a un candidato a la Presidencia que no sea yo», ha comparado el dirigente. «Podría hacerlo, pero eso no sería sensato».

Además de situarse como condición sine qua non para un pacto de Gobierno, Iglesias ha reclamado carteras que puedan asegurar la «justicia fiscal» y que garanticen que «se acabe con la temporalidad y se protejan los derechos de los trabajadores». Es decir, competencias en materia de Hacienda y Empleo. «No vamos a exigir ministerios de Estado pero podemos pedir un diseño competencial que asegure esas cosas se se aplican», ha explicado, antes de pedir «carteras que tengan que ver con la aplicación de derechos sociales». «Nos interesan en particular dos elementos, que en España se acabe con la temporalidad y se protejan los derechos de los trabajadores; y que haya justicia fiscal, una de las grandes tareas pendientes».

Este martes, primera reunión con Sánchez

Este martes comienzan las negociaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, formación a la que Sánchez ha retirado la consideración de “socio preferente” para situarla al mismo nivel de interlocución que al PP y a Ciudadanos de cara a la investidura. Desde que convocó las elecciones, Pedro Sánchez está intentando zafarse de la garra de Podemos y liberarse de servidumbres hacia los independentistas, a los que acusa de socios poco leales. Como le ocurrió a Rajoy con la ‘operación diálogo’ emprendida por su vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, los socialistas insisten ahora en que los independentistas “no son de fiar”.

Las reticencias del presidente de Gobierno para incluir a Podemos tienen su principal motivo en Cataluña, que se ha convertido en un escollo insalvable para cualquier negociación.  Los temores de Sánchez se basan en sus propias experiencias. Ya en octubre del año pasado, cuando los Presupuestos Generales del Estado peligraban, Iglesias acudió a la prisión de Lledoners para reunirse con el líder de ERC. “No soy ningún delegado del Gobierno, soy el presidente del grupo parlamentario […] y formamos parte de un acuerdo de presupuestos. Vamos a hacer nuestro trabajo para intentar que den los números”, anunció antes del encuentro. “Yo ya he hecho mi trabajo, ahora le toca al Gobierno”, aseguró después. Su intervención se completó con una llamada telefónica a Puigdemont también para intentar salvar las cuentas.

Iglesias y la cúpula de Podemos defienden la convocatoria de un referéndum pactado en Cataluña y sostienen que en España hay “presos políticos”, dinamitando la acción exterior del Gobierno, liderada por Josep Borrell, para combatir las mentiras del separatismo en Europa. Iglesias ha llegado a asegurar incluso que en España, país del que quiere ser ministro, sufre esa “vergüenza” de déficit democrático.