Política

Un alcalde de Bildu en Burgos, una alcaldesa con un solo concejal y pactos PNV-PSE incumplidos

El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, tras revalidar la alcaldía.

El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, tras revalidar la alcaldía. EFE

El PNV y el PSE tenían un acuerdo, apoyarían al que de los dos tuviera mayor representación en los ayuntamientos si de ellos dependía alcanzar la alcaldía. En la mayoría de los casos, los concejales de una y otra formación han cumplido lo pactado. Pero no en todos los casos. en dos municipios alaveses, los concejales del PNV y del PSE han variado el sentido de su voto. Se trata de las localidades de Samaniego e Iruña de Oca, en el primer caso un concejal socialista no ah votado al candidato del PNV, lo que ha permitido a EH Bildu hacerse con la alcaldía. En Iruña de Oca quien ha incumplido el acuerdo ha sido un concejal del PNV, que no ha apoyado al candidato socialista. Sin embargo, en este caso no ha tenido efectos, ya que el PSE retiene la alcaldía de la localidad.

También se ha cumplido el pacto alcanzado entre el PNV y EH Bildu para arrebatar la alcaldía de Labastida y Laguardia, en Álava, al PP. La novedad radica en que todo apunta a que la gobernabilidad de Laguardia podría recaer en un tripartito integrado por PNV, Bildu y PSE. En el caso de Labastida, el PNV ha logrado retener la alcaldía frente a la amenaza que suponía la candidatura de Bildu.

Los acuerdos PNV-PSE se han cumplido en otras localidades simbólicas como Andoain, en Guipúzcoa, donde el PSE ha logrado recuperar la alcaldía y situar a su candidata, Maider Lainez, al frente del consistorio. De igual manera, la formación de Idoia Mendia ha asumido la alcaldía de otro importante municipio guipuzcoano, Pasaia y ha logrado retener Irún. El amago que hizo el PNV de presentar candidato en el municipio fronterizo provocó un profundo malestar en las filas del PSE. Los acuerdos que se negociaron estuvieron precedidos de la retirada del candidato del PNV en Irún, lo que ha permitido reelegir hoy a Jose Antonio Santano.

Concejales del PSE y el PNV han incumplido el pacto de apoyarse recíprocamente en las localidades alavesas de Samaniego e Iruña de Oca

Hay excepciones a ese apoyo, como es el caso de Barakaldo, la cuarta localidad del País Vasco. Pese a que el PNV continuará gobernando este municipio otrora socialista y hoy de voto nacionalista mayoritario, la candidata jeltzale, Amaia del Campo no tendrá el sí de los ediles socialistas. Los concejales del PSE han votado en blanco.

No ha habido sorpresas en los acuerdos que el PNV había alcanzado con algunas candidaturas vecinales para arrebatarle la alcaldía al PNV. En localidades como Galdakao, Bildu ha arrebatado la alcaldía al PNV 32 años después. La formación de Andoni Ortuzar gobernaba esta localidad vizcaína desde la reinstauración de la democracia. Un acuerdo entre la izquierda abertzale y la plataforma vecinal ha otorgado la alcaldía a la izquierda abertzale. Algo similar ha sucedido en Zaratamo, Vizcaya, donde la coalición de la izquierda abertzale ha logrado la alcaldía gracias a una candidatura vecinal, impidiendo al PNV el gobierno pese a ser la lista más votada.

También en otro municipio de peso, Durango, Bildu ha logrado la alcaldía gracias a Podemos. Ambas formaciones, tras destronar al PNV, gobernarán la localidad vizcaína de manera conjunta.

Un alcalde de Bildu en… Burgos

En la lista de casuísticas, destaca el apoyo que el PP ha dado al PNV para evitar que Bildu gobernara el pueblo de Kuartango, en Alava. En este pequeño municipio las dos formaciones nacionalistas habían empatado en votos, 106 y escaños, 3. El PP había logrado uno. Bildu había propuesto que la asignación de la alcaldía se resolviera lanzando una moneda al aire. Finalmente los jeltzales han rechazado su propuesta y han presentado a su candidato, que ha sido apoyado por los populares.

En la localidad navarra de Uharte Arakil la alcaldesa la ha asumido la quinta formación, un concejal, el PSN para evitar que lo haga Bildu

En la localidad burgalesa de Lapuebla de Arganzón, uno de los municipios del enclave burgalés del Condado de Treviño ubicado geográficamente en Álava, el alcalde será de EH Bildu. Pablo Ortiz de Latierro ha logrado la alcaldía gracias al apoyo que ha conseguido del PNV. En las eleccione tanto Bildu como el PNV obtuvieron tres concejales y el PP uno. Finalmente las dos formaciones nacionalistas han acordado apoyarse.


En el resto de localidades vascas el guion de elección de alcaldes y alcaldesas se ha cumplido según lo previsto. En las tres capitales vascas, tanto Juan María Aburto (Bilbao) como Gorka Urtaran (Vitoria) y Eneko Goia (San Sebastián) han sido reelegidos como candidatos del PNV y gracias al apoyo del PSE. Junto a ello, la formación de Ortuzar ha asumido la alcaldía de los 81 municipios en los que logró mayoría absoluta el pasado 26-M, por 72 que lo hizo EH Bildu y las tres del PSE. El PP tan sólo ha obtenido la alcaldía de dos de los 251 municipios vascos: Baños de Ebro y Navaridas.

Uno de los casos más sorprendentes se ha producido en Navarra. En el municipio de Uharte Arakil, la alcaldía la ocupará la quinta fuerza, el PSN, que ostenta una sola concejalía de las 15, la de Amparo López, que sorprendentemente se ha convertido en alcaldesa. La alianza entre Navarra Suma, la plataforma vecinal GIH y el PSN ha evitado que la candidatura de Bildu salga adelante.

Comentar ()