Política

Pablo Iglesias maniobra para imponer a sus afines en cargos del Govern valenciano

Podemos trata de situar a la pablista Pilar Lima en la portavocía tras fracasar en su empeño de hacerla consellera

Rubén Martínez Dalmau y Pablo Echenique el pasado domingo en la sesión de investidura.

Rubén Martínez Dalmau y Pablo Echenique el pasado domingo en la sesión de investidura. EUROPA PRESS

En plenas negociaciones para la distribución de los cargos de segundo y tercer grado del Gobierno de coalición en la Comunidad Valenciana, la dirección estatal de Podemos pugna por situar a sus afines en los puestos de poder. La comisión negociadora de Podem Valencia negoció la entrada en el Gobierno de Rubén Martínez Dalmau, que fue nombrado vicepresidente del socialista Ximo Puig, además de dos consejerías y otros cargos medios. A falta de concretarse el organigrama del Govern, Pablo Iglesias se esfuerza estos días en situar en cargos de la Administración a personas de su completa lealtad. Intenta así mantener el control de un feudo institucional del que sacan pecho como ejemplo del «Gobierno de cooperación«.

La semana pasada, los afines al pablismo intentaron imponer para la consellería de Transparencia el nombre de Pilar Lima, diputada valenciana avalada por el aparato de partido, en lugar de cumplir el compromiso sellado con Esquerra Unida para ceder el cargo. Finalmente la dirección de Podem Valencia, dirigida por el independiente Antonio Estañ, comunicó a Puig el nombramiento de Rosa Pérez Garijo, coordinadora de Esquerra Unida, para la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática. Tras el intento fallido de imponer a la dirigente pablista en puestos del Govern, ahora aumentan las presiones por situarla como portavoz del grupo parlamentario en Les Corts.

Martínez Dalmau renunció este lunes a la portavocía del grupo, y lo hizo en una rueda de prensa conjunta con Lima. En la comparecencia, la diputada valenciana trasladó la idea de que la formación tiene un cariz femenino, postulándose así para el puesto. Un mensaje que replicaron en las redes Meri Pita o Rafa Mayoral, miembros de la ejecutiva de Podemos, además de Juan Carlos Monedero, fundador de Podemos y portavoz extraoficial de Iglesias.

El líder de Podemos considera el caso valenciano un buque insignia en cuanto a la política de alianzas, y ha empleado este modelo para pedirle a Pedro Sánchez su entrada en el ejecutivo socialista, poniéndolo como ejemplo de «Gobierno de cooperación» prometido por el candidato socialista. Es por ello que la implicación del líder en el escenario valenciano ha ido en aumento en las últimas horas. Este domingo ha acudido a la investidura de Puig una delegación de la cúpula de Podemos encabezada por Pablo Echenique, secretario de acción de Gobierno tras su caída como secretario de Organización.

PSPV, Compromís y Podem Valencia han reeditado el Pacte del Botànic y han ampliado la entrada en el Govern de los socios morados, que en las anteriores autonómicas se limitaron a apoyar al ejecutivo sin entrar en él. La Comunidad Valenciana será el primer escenario donde se cumpla la alianza anhelada por Iglesias, que desde que volvió de su baja por paternidad el pasado enero no ha defendido otra cosa que una coalición con el PSOE. En el caso del Govern Valenciano, Podem tendrá una vicepresidencia además de la consejería de Vivienda y la de Transparencia, además de una comisión de Cambio Climático.

A falta de concretarse el reparto de cuadros de segundos y terceros niveles, Iglesias mueve ficha para situar en los puestos de responsabilidad a los dirigentes más afines al pablismo. Este viernes se aprobarán las secretarías autonómicas de las Consellerías; cada una de las áreas tendrá dos secretarías, y éstas a su vez tendrán una o dos direcciones. La distribución de los nombres responde a la fórmula del ‘mestizaje’, por el que ningún partido tendrá el control completo de un área, sino que contará con cuadros de otras formaciones para garantizar el acuerdo. En estos puestos de Gobierno la cúpula de Iglesias estaría tratando de situar a sus afines en la Comunidad Valenciana.

Entre los nombres que se barajan está la diputada valenciana Pilar Lima, que fue la candidata avalada por la dirección en las primarias para liderar el partido en 2017, y que podría ser situada en algún cargo institucional o en la portavocía parlamentaria en Les Corts. También se perfila Esther Sanz, que se presentó en la lista de Iglesias para las elecciones europeas sin resultar elegida, Enric Plá, ex alcalde de Vinaròs, Carmen Collado, consejera ciudadana de Podem Valencia, o Héctor Illueca, que el 28A obtuvo escaño en el Congreso de los Diputados y que también estaría entre los nombres posibles para ocupar un puesto en el Gobierno de Sánchez en el ejecutivo de «cooperación».

Comentar ()