Política

Casado: "No cooperaré ni activa ni pasivamente para que el PSOE siga igual"

Aznar respalda su estrategia de no facilitar la investidura de Pedro Sánchez

Pablo Casado y José María Aznar en FAES

Pablo Casado y José María Aznar. EFE

El presidente del PP, Pablo Casado, acusa al socialismo de haberse volcado «hacia el extremo izquierdo» del tablero político «haciendo protagonistas decisivos a quienes antes no lo eran o lo eran secundariamente y en una versión mucho más templada que la actual. Esto comenzó en 2003 y se impulsó desde el gobierno a partir de 2004. Y ahora tiene que rectificar». Por ello, ha sentenciado, «no cooperaré ni activa ni pasivamente para que el PSOE siga igual», en alusión a una hipotética abstención en la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Esta ha sido una de las afirmaciones que ha hecho en el acto de apertura del campus de verano de FAES, en presencia de José María Aznar.

Dice Casado que «no estamos ante un reparto más o menos caprichoso de escaños que dificulta un acuerdo de investidura», defiende que «estamos ante las consecuencias de una operación política de fondo en la que el socialismo se embarcó hace quince años», en época de José Luis Rodríguez Zapatero con la reforma del Estatuto de Cataluña.

Consciente de su posición, de sus exiguos 66 escaños, «es más débil que la del PSOE», considera, no obstante, que tiene más posibilidades de «restaurar el pilar derecho del bipartidismo, que encara dificultades menores de las que se dan al otro lado del hemiciclo».

Casado cree que es posible la recomposición del espacio de centro-derecha

«Esto no significa que la tarea que debo liderar vaya a ser fácil ni rápida, pero sí significa que carece de impedimentos estructurales insalvables. Es razonable que pueda llegar a salir bien. No lo creo así en el pilar izquierdo si nada cambia», ha subrayado respecto a la recomposición del espacio de centro-derecha, hoy fragmentado en tres partidos.

El PP ha vuelto a los cursos de verano de FAES, y lo  ha hecho con Pablo Casado, que ha inaugurado esta cita anual a la que había dejado de acudir Mariano Rajoy. Su intervención ha venido precedida de unas palabras del ex presidente del Gobierno José María Aznar que le ha presentado como «garantía de liderazgo», el único, ha añadido, «que puede construir una alternativa a la izquierda y esa idea arraiga cada vez con más fuerza, acierta en las decisiones y tengo plena confianza en que lo va a seguir siendo».

La «culpabilización del PP», que a su juicio practica el PSOE,  es un paso más en la estrategia de «deslegitimacióin política» contra el centro-derecha, reservando el diálogo para los que rompen el sistema». «De ahí la predisposición los indultos» como reconocimiento de su legitimidad. «El PSOE rompió con su historia y quiso cambiar la de todos», ha afirmado.

Aznar respalda la estrategia de Casado de votar contra la investidura

Por su parte, Aznar, lejos de sugerir  que el PP deba abstenerse como han apuntado algunas informaciones, ha arremetido contra Pedro Sánchez por entender que quien acepta ser propuesto como candidato a la  investidura «debe tener alguna idea fundada de cuál será la  mayoría con la que tiene que contar».

Lo que no tiene lógica, ha agregado el ex presidente del Gobierno, «es echar sobre los demás esa mayoría, exigir apoyos gratuitos y hablar de una victoria electoral de largo mientras se juega con otras elecciones. Los juegos tácticos deben tener un limite, y los que tengan que negociar, que negocien». Una larga reflexión para acabar coligiendo que Casado está acertando en sus decisiones.

FAES está de cumpleaños. Hace tres décadas se creó en Valladolid, con Aznar en la presidencia del Gobierno de Castilla y León. La intención era vincular la política con las ideas y colaborar la sociedad civil, según descripción del propio Aznar.

Comentar ()