La izquierda puede reeditar Gobierno en Aragón y recuperar La Rioja 24 años después del último presidente socialista. Pero la tensión en las negociaciones entre los partidos que aspiran a apoyar a Javier Lambán y a Concha Andreu en sendos territorios ha llegado a los consejos autonómicos de Podemos y amenaza con echar por tierra los pactos: las federaciones aragonesa y riojana de Podemos han escenificado una ruptura con la dirección estatal por las continuas intromisiones de, entre otros, Pablo Echenique en las conversaciones con el PSOE.

Así lo confirman varias fuentes consultadas: los nervios están a flor de piel y las llamadas se suceden. Desde la dirección estatal de Podemos se rechaza esta versión: «La decisión final del sentido de voto de Podemos en las investiduras autonómicas corresponde al Consejo Ciudadano Autonómico y, en última instancia, a las bases del territorio en cuestión», manifiestan portavoces de la formación.

En Aragón hay previsto un encuentro entre PSOE y los cinco diputados de Podemos en las próximas horas. En La Rioja, IU y Podemos, que concurrieron dentro de la marca Unidas Podemos y obtuvieron dos diputados, han roto completamente y cada representante negocia por separado.

Los nervios están a flor de piel: en las próximas horas hay previstas reuniones

El trasfondo de toda la polémica: que la dirección estatal, denuncian los consejos autonómicos, habría pactado un apoyo de Podemos a Gobiernos socialistas en ambas comunidades puenteando a los territorios, todo ello con la idea de allanar un acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para la futura investidura del primero en el Congreso de los Diputados. Seguramente con ministros morados.

Varios testigos aseguran que altos cargos como Echenique, caído en desgracia como secretario de Organización tras el batacazo del 26-M aunque todavía fuerte al frente de la comisión de Seguimiento de Pactos, habrían telefoneado directamente a los responsables del PSOE en Aragón y La Rioja. Desde los comicios locales y autonómicos la batuta negociadora la ha llevado el Círculo Estatal. Las tensiones actuales vienen del hartazgo de los diputados morados con sus líderes en Madrid, cuyos portavoces son el aragonés Nacho Escartín y la riojana Raquel Romero.

El PSOE se las prometía muy felices negociando con Echenique en ambas CCAA

Portavoces de Podemos matizan que «lo de Rioja es muy distinto a lo de Aragón». «Lo segundo es exclusivo de esta región y de su aritmética diabólica», añaden.

En La Rioja Podemos cayó el pasado 26-M de cuatro a dos diputados a pesar de coaligarse con Izquierda Unida; mucho peor le fue en Aragón, de donde procede Echenique: de 14 diputados electos en 2015 los morados se desplomaron hasta conseguir solo cinco. El PSOE necesita al partido regionalista Par (tres escaños) para gobernar, además de la Chunta Aragonesista (Cha, otros tres escaños) y Podemos. En La Rioja, la suma de PSOE y UP da la mayoría a la izquierda por primera vez desde 1995.

Las fuentes indican que los negociadores socialistas se las prometían muy felices negociando con la dirección estatal de Podemos: los candidatos Lambán y Andreu se aseguraban así un Gobierno prácticamente monocolor, sin mucha o ninguna presencia de Podemos en las consejerías. Las cosas cambiaron cuando los diputados se vieron sin interlocutores, tanto entre su propia formación como entre quienes en teoría los necesitan para gobernar, el PSOE.

Podemos ha enviado a un negociador, David Vila, para desatascar el embrollo

A partir de ese momento, hace dos semanas, llegó la protesta de los cargos electos. Las llamadas se han agilizado aunque la situación permanece inamovible: Podemos no ha confirmado su apoyo al PSOE. En Aragón los cinco diputados debaten actualmente si reclamar o no consejerías mientras que en La Rioja la portavoz Romero sí ambiciona a entrar en el Ejecutivo autonómico. Pero la portavoz de IU en este territorio, Henar Moreno, negocia a su vez con el PSOE al margen de Podemos. En marzo los morados nombraron una gestora en La Rioja y anularon las primarias.

Las denuncias apuntan siempre a Echenique, a quien se atribuyen contactos con las federaciones socialistas para entregarles sin condiciones los dos gobiernos. Con la vista únicamente puesta en la sesión de investidura, la dirección estatal no puede permitirse una deflagración extra que dañe la ya de por sí particular relación con el PSOE para conformar un Gobierno de coalición o de cooperación.

Se habla de un enviado para negociar, David Vila, profesor de la Universidad de Zaragoza de Filosofía del Derecho. No han trascendido los resultados de este explorador. Lo único seguro es que a día de hoy Aragón y La Rioja no tienen amarrados gobiernos de izquierda.