Albert Rivera ha espetado hoy al presidente del Gobierno en funciones que «se ponga a trabajar y deje de hacer teatro y de confundir su papel». Se refería el líder de Ciudadanos a la nueva ronda de contactos que Pedro Sánchez ha abierto tras conocerse la fecha del primer pleno de investidura, el próximo día 22. En una breve pero dura intervención ante sus diputados, le ha recordado que quien hace rondas de consultas es el Rey «y cada vez que el jefe del Estado nos llame, iremos», no así si la invitación procede del presidente en funciones.

Explicaba así su negativa a acudir a Moncloa dentro de la cuarta ronda de conversaciones que ha anunciado Sánchez así como su negativa a abstenerse para facilitar su investidura. De hecho, ya no acudió a la última cita a la que fue convocado.

Defiende Rivera que a quien tiene que llamar es a sus socios, entre ellos, Podemos, «no a los que vamos a liderar la oposición. Con esos socios no vamos ni a la vuelta de la esquina». Lo que tiene que hacer el presidente en funciones, a su juicio, es nombrar un comité negociador como hizo en Baleares, Valencia o Navarra y dejar «de marear la perdiz y perder el tiempo». «Si otros quieren participar del teatro -ha agregado en alusión al líder del PP, Pablo Igleias, Casado- allá ellos pero nosotros estamos aquí para  trabajar», ha sentenciado.

Acusa a Casado de «participar en el teatro» de Sánchez

Sin hacer ninguna mención a sus pactos con el PP y con Vox, ni tampoco a Murcia o Madrid, ha emplazado a la presidenta del Congreso, Meritxel Batet, a que arranquen la sesiones de control al Gobierno porque «no podemos tener un gobierno descontrolado». Ciudadanos no va a jugar «al juego de Sánchez, sin sesiones de control, de hacer perder el tiempo a los españoles».

«Ni oposición friki ni corrupta»

Eso sí, para los pactos de Gobierno «lo voy a llamar yo», pactos en torno a la España vacía, la inmigración o la ciencia, pero «no le vamos a hacer el trabajo a quién lo debe hacer. España necesita una oposición firme, no friki, ni radical ni corrupta. Somos un partido limpio, liberal, moderado y de Estado», ha autoproclamado.

En una intervención en la que ha marcado de continuo distancias con el presidente del Gobierno le ha acusado de «aliarse con Batasuna», de «limpiar la imagen de Otegi» y de negarse a «prohibir los homenajes» a los presos etarras. Defiende Rivera que «un país que no cuida a sus héroes pierde su dignidad», ha sentenciado.

No ha aludido al sector crítico que pide un acercamiento al PSOE

Asimismo ha ignorado cualquier alusión a sus críticos, a ese sector que defiende un acercamiento al PSOE representado por su cabeza de lista europeo, Luis Garicano, y que ha supuesto la salida del ya ex diputado Toni Roldán.

Respecto a la controvertida propuesta de gestación subrogada, ha defendido que que se trata de una «ley moderna» y que mientras unos prohíben, nosotros regulamos; mientras unos hacen hipocresía, nosotros ayudamos». Tras apelar a aquellas parejas que no tienen dinero para poderse ir al extranjero, se ha preguntado «qué miedo tienen» PSOE y PP para debatir este asunto. «Somos liberales en lo económico y en las libertades civiles. Quien quera tener un hijo por gestación subrogada, lo podrá tener. A algunos solo les gusta su modelo de familia con el prohibicionismo por bandera. Que dejen de bloquearla, que muchos de sus votantes están de acuerdo», ha exhortado.