Política

El juez del Supremo investigado por el CGPJ inicia su batalla para evitar ser sancionado

Javier Borrego ha presentado un recurso ante el CGPJ con el objeto de que anule la apertura del expediente disciplinario al que se enfrenta por desatención en sus funciones y desconsideración hacia el presidente de su Sala.

El magistrado Javier Borrego. EFE

El magistrado de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, Javier Borrego, ha presentado un recurso de alzada ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con el objeto de que se anule la apertura del expediente disciplinario al que se enfrenta por desatención en sus funciones y desconsideración hacia el presidente de su Sala, Luis María Díez Picazo.

Tal y como desveló El Independiente, el ex magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) está siendo investigado por el órgano de gobierno de los jueces después de haber acumulado un retraso a la hora de resolver las ponencias que le habían correspondido a su llegada al Alto Tribunal y, también, por haber supuestamente “amenazado” a Díez-Picazo cuando éste le comunicó que informaría por escrito al Consejo de la desatención de su función jurisdiccional.

La defensa del juez de la Sala Tercera entiende que el Promotor de la Acción Disciplinaria no es competente para investigar a un magistrado del Supremo

El pasado 10 de junio, el Promotor de la Acción Disciplinaria del CGPJ, Ricardo Conde, acordó transformar las diligencias informativas en un expediente disciplinario por presuntas faltas leve, grave o muy grave reguladas en distintos artículos de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ). Ahora, el letrado de Javier Borrego solicita a la Comisión Permanente del Consejo que se anule la citada apertura de expediente.

La razón esgrimida por su letrado Santiago Milans del Bosch es que Conde, que no es magistrado del Alto Tribunal, carece de competencia para investigar a su cliente. El artículo 423.4 de la LOPJ sostiene que “en el acuerdo que mande iniciar el procedimiento disciplinario se designará un instructor delegado de igual categoría, al menos, a la de aquél contra el que se dirija el procedimiento. A propuesta del instructor delegado se designará un secretario”.

La defensa de juez investigado considera que el acuerdo de incoación del Promotor vulnera lo dispuesto en el artículo anterior “al no ser dicho promotor magistrado de igual categoría, al menos, que el señor Borrego Borrego, magistrado del Tribunal Supremo”. Su letrado explica que Ricardo Conde tiene actualmente plaza en la Audiencia Provincial de Cuenca por lo que “no ostenta la categoría de magistrado del Tribunal Supremo, sin perjuicio de su consideración honorífica como tal”.

La pelota, en el tejado de la Permanente

Borrego cree que, por este motivo, la incoación del expediente disciplinario es nulo de pleno derecho “al dictarse dicho acuerdo de incoación y ser instructor del mismo una persona que no tiene igual categoría que el magistrado del Tribunal Supremo contra el que se dirige el acto recurrido”. De ahí, que haya solicitado a la Permanente que preside Carlos Lesmes que suspenda la apertura del mencionado expediente y también la citación ante el Promotor de la Acción Disciplinaria.

El Consejo no adoptará ninguna decisión sobre Borrego hasta no ver la evolución del magistrado con sus ponencias

De momento, su declaración se pospuso al próximo día 10 por problemas de agenda del letrado de Borrego. Las distintas fuentes del CGPJ consultadas por este medio explican que resolver el recurso del magistrado puede ocupar varias semanas siendo difícil que prospere puesto que entienden que el promotor también está legitimado para investigar a jueces del Alto Tribunal.

Tampoco es previsible que el Promotor de la Acción Disciplinaria decida antes de las vacaciones de verano si archiva o, por el contrario eleva a la Comisión Disciplinaria, el expediente contra el magistrado.  La razón es que debido a que se investigan dos hechos muy dispares en un mismo expediente – por un lado, el retraso en las ponencias y, por otro, el incidente con el presidente de la Sala- se debe esperar por parte del Consejo a comprobar la evolución del juez a la hora de dictar sus próximas sentencias antes de adoptar decisión alguna sobre dicha cuestión. Para ello habrá que dejar pasar varias semanas, indican fuentes jurídicas.

El testimonio de las secretarias

El togado Javier Borrego siempre ha defendido que los atrasos en sus ponencias se han debido a un problema de adaptación a su llegada al Supremo y ha negado en todo momento haber «zarandeado» al presidente de lo Contencioso-Administrativo. Sin embargo, Díez Picazo y sus secretarias han manifestado lo contrario. «Observé como el magistrado empujaba a don Luis para cerrar la puerta», declaró una de las funcionarias.

Por su parte, el presidente de lo Contencioso comunicó a Lesmes por escrito que la actitud del togado fue “inadmisible, tanto en el plano personal como puramente profesional” y que creía que “no debía quedar sin la debida respuesta” por parte del órgano de gobierno de los jueces.

Te puede interesar

Comentar ()