Manuel Fraga Pedroche, nieto del ex ministro de Franco y ex presidente de la Xunta de Galicia Manuel Fraga Iribarne era hasta la pasada legislatura (2014-2019) asesor del Partido Popular en el Parlamento Europeo. Para los próximos cinco años, continuará ejerciendo de cargo de confianza en la institución con sede en Bruselas y Estrasburgo, solo que con una diferencia: el nieto del que fuera fundador del PP ya no trabajará para este partido, sino que lo hará para Vox.

Así lo confirma el servicio de prensa de esta formación en las instituciones comunitarias: Fraga Pedroche es el descendiente de Don Manuel, fallecido el 17 de enero de 2012 a los 89 años. De acuerdo con el Linkedin del nieto de Fraga, éste lleva de asistente parlamentario en la Eurocámara desde 2012, cuando terminó la carrera. “¡Manolito, qué fenómeno!”, cuentas las crónicas que decía el ex presidente gallego de su nieto, cuando éste era niño.

“Manolito, qué fenómeno”

La pasada legislatura en Bruselas, Fraga Pedroche prestó asistencia a los eurodiputados Esteban González Pons, Pilar Ayuso, Rosa Estarás, Esther Herranz,  Verónica Lope, José Ignacio Salafranca y Ramón Luis Valcárcel, según la web del Parlamento Europeo.

En adelante cambiará su equipo y trabajará para los eurodiputados voxistas Jorge Buxadé, Mazaly Aguilar y el periodista Hermann Tertsch, que fue de número tres. Vox rozó el 10% en los comicios europeos del pasado 26 de mayo, coincidentes con las elecciones municipales y autonómicas.

Siete años con el PP

Fraga Pedroche, siempre de acuerdo con su perfil de Linkedin, estudió Derecho en la Universidad Complutense, carrera que concluyó en 2012. Ese año se fue a la capital europea con la delegación española del Partido Popular Europeo y comenzó a ejercer de asesor. Allí ha durado siete años.

Cada eurodiputado (hay 751) maneja casi 25.000 euros mensuales para contratar asistentes, que pueden ejercer físicamente en Bruselas -y una semana al mes en Estrasburgo- pero también en España como asistentes locales. Individualmente cada asistente no puede cobrar más de 6.654 euros brutos al mes, el sueldo de un eurodiputado.

Una de las contrataciones más polémicas como asistente se produjo en el PP en 2016, cuando la bancada popular en Bruselas fichó en octubre de 2016 como asesora a la ex ministra de Sanidad Ana Mato. Mato dimitió en noviembre de 2014 abrasada por el escándalo de la Gürtel y por la mala gestión del brote de ébola surgido meses antes de su cese.