La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha elaborado un informe en el que contradice la versión ofrecida por Ciudadanos sobre los incidentes registrados el pasado sábado durante la manifestación del Orgullo en Madrid y niega que se registraran “agresiones físicas”, en contra de lo que sostiene la formación naranja. El documento, adelantado este martes por El País, sirve de cobertura policial a Fernando Grande-Marlaska, cuya dimisión han pedido los grupos de la oposición como máximo responsable de lo sucedido por “calentar la calle” con sus polémicas declaraciones previas.

Policías en activo consultados por El Independiente –bajo condición de mantener su anonimato llaman la atención sobre los defectos formales y de fondo de dicho documento, lo que les lleva a pensar que ha sido elaborado de forma expresa para acallar las críticas de Cs. “Es una chapuza”, resume uno de los agentes. Éstos son los principales elementos sospechosos.

¿Informe sin responsable? Del informe con el que el Ministerio del Interior ha intentado neutralizar la versión ofrecida por Ciudadanos sobre lo ocurrido el pasado sábado en la manifestación del Orgullo en Madrid llama la atención que no se especifique la unidad responsable de su emisión ni el carné profesional del funcionario policial que lo redacta, como es lo habitual. El documento se limita a detallar el logotipo del Ministerio del Interior en el ángulo superior izquierdo de la primera página y, a su derecha, la leyenda ‘Jefatura SuperiorPolicía (sic) de Madrid’ bajo el nombre de ‘Dirección General de la Policía’. Esta circunstancia lleva a algunos policías consultados por este diario a pensar que se trata de un documento por encargo que se ha elaborado a posteriori,  a raíz de la polémica suscitada por la denuncia de Ciudadanos. La formación que lidera Albert Rivera ya ha anunciado que pedirá a la Fiscalía que investigue si se produjeron posibles delitos de odio, injurias y agresiones del sábado contra sus dirigentes en la citada marcha.

Encabezamiento del informe de valoración que se atribuye la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

¿Y el logo del 40 aniversario de la incorporación de la mujer a la Policía? El documento no exhibe en ninguna de sus seis páginas el logotipo con el que el Cuerpo quiere recordar este año el 40 aniversario de la incorporación de las primeras 42 mujeres a la Policía, donde hoy representan el 14,7 % de la plantilla (unas 9.085). Con motivo de esta efeméride, la Subdirección General del Gabinete Técnico -de la que depende la Secretaría General- ordenó que todos los documentos oficiales lleven durante 2019 dicho distintivo, siendo efectiva esta medida desde el pasado 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer).

La fecha. El informe está fechado en Madrid este lunes, dos días después de que se desarrollaran los incidentes y que han desencadenado la petición de dimisión del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, por parte de la oposición. Este detalle no lo pasa por alto un policía que ejerció en la Brigada Provincial de Información al que este diario ha facilitado el documento a fin de conocer su opinión. “No es lo habitual. Lo normal es que se redacte inmediatamente después de terminado el servicio o, como mucho, al día siguiente; pero no dos días después”, opina.

Detalle de la fecha y localización del informe.

¿Requerimiento a una concreta unidad policial? A los ojos de expertos tampoco escapa que en el informe se detalle que el “jefe de seguridad del partido político Ciudadanos contactó con la Brigada Provincial de Información para solicitar protección policial” e indicarle cuántas personas de dicha formación asistirían, en qué punto concreto se incorporarían a la comitiva (Atocha) y hasta dónde llegarían (Plaza de Neptuno). En este sentido, policías consideran que este nivel de precisión en relación con la unidad a la que dirigirse para hacer tal requerimiento tampoco es corriente. “Eso no lo hace nadie. Lo normal es que se contacte con la Jefatura Superior y que a nivel interno ya se dirija a quien corresponda. Chirría que se dirija directamente a la Brigada Provincial de Información”, argumenta.

Fragmento en el que se consigna que Cs contactó con la Brigada Provincial de Información.

Interpretaciones subjetivas. La primera conclusión de la valoración policial, detallada en la página 5, dice textualmente: “Desde un inicio, la pretensión de que el grupo Ciudadanos cuente con un cordón policial para asistir a una manifestación se interpreta como una maniobra para catalizar la acción mediática y publicitaria del MADO-19. Es evidente ya que se disponía de una protección de paisano suficiente y adecuada para garantizar la seguridad”. Las fuentes consultadas coinciden en que esta opinión constituye un “elemento subjetivo” que en modo alguno tendría que aparecer en un informe policial. “¿Desde cuándo un policía interpreta? Estamos para constatar hechos”, apostilla un agente. Otro insiste en esa línea: “Hacer valoraciones no nos corresponde. Son opiniones muy personales que le restan validez y rigor al informe”.

Pasaje del informe con valoraciones subjetivas.

Cuestiones no policiales. En la narración de los hechos, el redactor del documento precisa que un grupo de representantes de Cs ya menos numeroso llegó sobre las 22.55 horas del sábado a las puertas del Congreso de los Diputados, donde improvisaron una rueda de prensa para denunciar lo que habían vivido. “Allí, los que son diputados y senadores obligan al servicio de seguridad a abrir la instalación para entrar en la misma”, se lee. ¿Qué relevancia desde el punto de vista policial tiene ese hecho para que se reseñe en el informe? “Pero es que la cosa va más allá. Un diputado o senador tiene su despacho y puede entrar y salir cuando quiera, aunque sean las cinco de la mañana. No tiene que dar explicaciones. Al decir en el documento que obligó al ‘servicio de seguridad’ estamos hablando casi de un delito de coacciones. Eso es una barbaridad”, interpreta un policía.