El jefe del Ejecutivo en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, sostiene ahora que “está valorando todos los escenarios posibles” para conseguir formar Gobierno, según han informado a última hora de este jueves fuentes socialistas.

Sánchez, y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, han hablado esta tarde por teléfono sin lograr ningún acercamiento en sus posiciones, ya que según han indicado fuentes de Podemos el presidente sigue cerrado a negociar un Gobierno de coalición.

Según han informado fuentes de la formación morada, la llamada telefónica ha tenido lugar a las 16.00 horas, después de que Pablo Iglesias haya contactado esta mañana por mensaje al presidente, al escuchar en TVE que tenía intención de retomar la negociación.

Las mismas fuentes aseguran que Iglesias ha constatado que la posición de Sánchez es “inamovible” porque “no está dispuesto a negociar el programa de un gobierno de coalición ni a compartir responsabilidades de gobierno con Unidas Podemos”.

Posteriormente, el presidente del Gobierno en funciones ha respondido a través de su perfil de Twitter para confirmar que ha llamado a Pablo Iglesias “para negociar primero el programa y, después, la composición del Gobierno”. “Lamentablemente, ha rechazado la propuesta. Seguiremos intentándolo”, ha añadido Pedro Sánchez, incidiendo en el relato que acusa a Podemos de perseguir únicamente sillones en la negociación.

Esta mañana, Pedro Sánchez había asegurado que su intención era regresar al punto inicial de las conversaciones tras admitir que éstas no habían ido como debían. Sin embargo, asegura ahora que Iglesias sigue enrocado en negarse a debatir primero los programas y después la composición del Gobierno. El PSOE continúa rechazando que Podemos entre en el futuro Gobierno.

Las relaciones entre ambos líderes y ambos partidos son cada vez más tensas. Esta semana han cruzado filtraciones a través de los medios de comunicación. Mientras que Podemos asegura que Sánchez les ofreció dos ministerios menores en su primera reunión tras las elecciones, Moncloa lo niega. El PSOE, por su parte, acusa a Iglesias de haber reclamado una vicepresidencia en su último encuentro con el presidente.