Política

“Un Gobierno con Podemos se paralizaría por discrepancias en cuestiones de Estado”

Sánchez invita a PP y Cs a abstenerse en la investidura a cambio de reformar el sistema de elección del presidente en la Constitución

logo
“Un Gobierno con Podemos se paralizaría por discrepancias en cuestiones de Estado”
Pedro Sánchez, en la entrevista de TVE.

Pedro Sánchez este jueves en la entrevista de Los Desayunos de TVE.

Resumen:

Pedro Sánchez va a llamar este jueves al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, para cambiar el método de negociaciones sobre la investidura y la gobernabilidad de España. El presidente en funciones y candidato socialista ha asegurado que el método de trabajo hasta ahora ha fracasado y que hay que “volver al principio” para retomar las conversaciones.

En una entrevista este jueves en Los Desayunos de TVE, Sánchez ha insistido en que tiene “discrepancias profundas” con Unidas Podemos en materias de estado como la crisis catalana, el uso del artículo 155 de la Constitución si es necesario o la afirmación de Iglesias de que en España hay “presos políticos”. Esas “contradicciones internas” amenazan con “paralizar al Gobierno” y dificultar su “cohesión”, según ha asegurado el presidente. “Si esta legislatura, ante las puertas de una sentencia del Tribunal Supremo en breves meses, los independentistas vuelven a hacer algo como lo que hicieron hace dos años ¿Unidas Podemos va a apoyar al Gobierno de España en la aplicación hipotética, que yo no deseo, del artículo 155 de la Constitución?”, ha planteado como ejemplo.

El presidente en funciones se ha sacudido la responsabilidad sobre esas diferencias políticas con Podemos. Ha explicado que mantiene muchas coincidencias con el partido de Iglesias, sobre todo en materia social y laboral, pero que las discrepancias en cuestiones de Estado como la crisis catalana ha sido heredada del anterior Gobierno de Mariano Rajoy. “Es un calendario que nos viene impuesto y heredado”, ha asegurado, culpando a “la irresponsabilidad de los independentistas” y a la “inacción” del anterior Ejecutivo del PP. “Esa realidad requiere de una cohesión interna absoluta en el Gobierno”, ha zanjado, para volver a ofrecer a Iglesias “parcelas de responsabilidad compartida” en la Administración. “Pero para eso todos debemos hacer un ejercicio de responsabilidad y generosidad”, ha advertido.

Por ese motivo, Sánchez ha insistido en la necesidad de “rebobinar y volver al punto de partida” en las negociaciones, empezando por “los contenidos” programáticos y dejar para el final el principal escollo del acuerdo: “cómo materializar el Gobierno que ejecute esos contenidos”. “Es importante quién sea el ministro de Sanidad, pero es más importante decidir qué políticas de salud se van a aplicar”, ha ejemplificado.

El candidato socialista ha advertido a Unidas Podemos que su invitación a un Gobierno de cooperación con representación del partido de Iglesias “en distintos ámbitos de la administración pública” y la posibilidad de contar con ministros independientes de reconocido prestigio de su órbita es “la propuesta más sensata, realista y generosa que ahora mismo podemos hacer”. También ha afirmado que no desea la repetición de elecciones.

Sánchez ha realizado su primera oferta a PP y Ciudadanos a cambio de su abstención en la investidura. Les ha propuesto la reforma del artículo 99 de la Constitución, que regula las sesiones de investidura, para evitar el bloqueo político que se vivió en 2015 y 2016  y que se repite ahora por la falta de acuerdo entre el PSOE y Unidos Podemos. “Estoy abierto a negociar con ellos la abstención”, ha anunciado Sánchez, que ha asegurado que Pablo Casado y Albert Rivera han declinado esa oferta.

En otra entrevista el pasado 4 de julio en Telecinco, el presidente del Gobierno en funciones justificó en las “discrepancias” en materia de la crisis catalana su rechazo a que dirigentes de Unidas Podemos entren en el Ejecutivo, como reclama Iglesias.

Como ha venido informando El Independiente, la postura de Iglesias defendiendo la existencia de presos políticos en España y decisiones como votar en contra de la suspensión en sus funciones como diputados de los independentistas presos electos llevan a Pedro Sánchez a mantener fuera del Consejo de Ministros al líder de Unidas Podemos.

Sánchez aseguró que no desea la repetición de elecciones, a pesar de los buenos resultados que le vaticina la encuesta del CIS. Ha insistido en que los españoles han cerrado un ciclo de cuatro elecciones y que en todas ellas han dejado clara su preferencia por el PSOE, por lo que ha reiterado su petición a PP y Cs de que se abstengan en la investidura. También por este motivo ha explicado que no puede permitir la entrada de Podemos en el Gobierno. Esa coalición haría imposible que PP y Cs permitieran tanto la investidura como alcanzar otros acuerdos para aprobar leyes con las dos principales fuerzas de la oposición. Y eso supondría seguir en manos de los independentistas, una situación que Sánchez ha asegurado que intenta evitar.