Política

La otra 'losa' del PP: tiene todavía que pagar más de 12,87 millones por la sede de Génova

El partido que lidera Pablo Casado amortizó el pasado año 994.000 euros del crédito hipotecario, firmado en 2006 y que en principio no terminará de pagar hasta 2036 / La última tasación cifraba el valor del edificio en más de 51,24 millones de euros

logo
La otra 'losa' del PP: tiene todavía que pagar más de 12,87 millones por la sede de Génova
Sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid.

Sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid. A.S.

Resumen:

La sede nacional de la madrileña calle Génova no sólo arrastra el recuerdo de la corrupción para el PP. También acarrea una pesada losa económica: al partido que lidera Pablo Casado le queda aún por pagar más de 12,87 millones para terminar de amortizar el crédito hipotecario que firmó hace 13 años para comprar el céntrico edificio, con un valor de mercado superior a los 50 millones de euros.

En abril de 2006, el PP firmó una operación con Banesto (Grupo Santander) para adquirir el inmueble en el que se instaló la antigua Alianza Popular en febrero de 1983, meses después de las elecciones generales en las que se impuso por primera vez el PSOE de Felipe González y en la que los conservadores se convirtieron en el principal partido de la oposición -lograron 107 diputados- tras el hundimiento de la UCD. La formación ocupó en régimen de alquiler dicho edificio -ubicado en el número 13 de la calle Génova y propiedad de la aseguradora Mapfre- hasta que escrituró su compra en el primer semestre de 2006, durante la etapa de Mariano Rajoy como presidente.

De acuerdo con los datos facilitados a El Independiente, el PP ha amortizado ya el 65,2 % del capital prestado (37 millones de euros a Euríbor + 0,8 %), quedándole por pagar actualmente 12.870.260 euros. La previsión es que a final de año la deuda se reduzca hasta los 12.418.525 euros.

Estas cifras no coinciden con las que aparecen en las cuentas anuales de la formación. Al cierre de 2018, el partido detallaba que el saldo vivo era de 12.418.325,81 euros, una cantidad muy similar a la que ahora se anuncia para finales de 2019. Este diario ha intentado conocer el motivo de dicho desfase, pero no ha obtenido respuesta.

El PP amortizó el pasado año 994.000 euros del crédito hipotecario, firmado en 2006 y que en principio terminaría de pagar en 2036

En las cuentas correspondientes al ejercicio de 2017 se reseñaba que al PP le quedaban por pagar 13.412.361,51 euros del crédito hipotecario con el que se compró la sede nacional, lo que significa que el partido amortizó durante el último año 994.035 euros (a razón de 82.836 euros al mes). De mantener este ritmo, el partido habría devuelto todo el dinero a mediados de 2031, cinco años antes del horizonte temporal previsto inicialmente.

El análisis de las cuentas permite conocer que en los últimos cuatro años el PP ha venido desembolsando en torno al millón de euros por ejercicio en concepto de devolución de este préstamo. El cuadro de amortización es el siguiente: 1.161.909,92 euros en 2017, 1.061.968,20 euros en 2016 y 1.049.054,06 euros en 2014.

Seis millones en un año

El mayor pago tuvo lugar en 2014, cuando la formación conservadora abonó 5.981.225,57 euros (a una media de 498.435 euros al mes). En concreto, inició dicho ejercicio con un saldo pendiente de 22.666.519,26 euros y lo cerró reduciendo dicha cantidad hasta los 16.685.293,69 euros. Expresado en otras palabras, el PP devolvió en un año el 16,16 % del capital total prestado por Banesto.

En aquellos años, la formación liderada por Rajoy ocupaba el Gobierno tras haberse impuesto con holgura al PSOE en las elecciones generales celebradas el 20 de noviembre de 2011. En concreto, el PP obtuvo 186 diputados -32 más que en la cita anterior y 10 por encima de la cifra que marca la mayoría absoluta en el Congreso- tras sumar más de 10,86 millones de votos. Esos resultados le permitieron aumentar de forma considerable los ingresos.

La última tasación cifraba en más de 51,24 millones de euros el valor del edificio de Génova 13, reformado con ‘dinero en negro’

Es la situación justamente inversa a la que vive ahora la formación que preside Pablo Casado, que sufrió un descalabro electoral el pasado 28 de abril tras fragmentarse el voto de la derecha por la subida de Ciudadanos y la irrupción de Vox. Ese hundimiento le pasará una costosa factura económica: sus ingresos se desplomarán al disminuir a la mitad el número de diputados y senadores, lo que comprometerá gravemente su situación económica-financiera y le obligará a adoptar medidas para reducir gastos.

En concreto, el partido dejará de ingresar unos 8,7 millones en subvenciones para compensar los gastos originados por la campaña y verá recortadas en otros 3,08 millones al año las asignaciones a sus grupos parlamentarios tras perder 71 diputados y 74 senadores. Ello le obligará a reducir de forma drástica sus costes.

Gastos de la última campaña

Las fuentes del PP consultadas por este periódico dijeron que no se conoce aún el presupuesto al que ascendió la última campaña de las generales por cuanto se está practicando aún la liquidación provisional. En los anteriores comicios, los populares declararon gastos por un montante de 12.251.493,92 euros: 6.641.592,65 euros por operaciones ordinarias (publicidad exterior, en prensa y radio, gastos financieros…) y 5.609.901,27 euros en envío de propaganda electoral, según se detalla en el informe de fiscalización de las contabilidades de las elecciones a Cortes Generales celebradas el 26 de junio de 2018.

El partido no ha decidido todavía qué medidas adoptará para acompasar la merma de ingresos a los gastos, lo que corresponderá al comité ejecutivo. El ajuste de plantilla -el PP cerró el pasado año con 436 empleados, 15 menos que en 2017-, la rehipoteca de su sede nacional para aliviar su tesorería o la venta de su edificio más emblemático serían algunas de las opciones a considerar.

Plano cartográfico de la finca (delimitada en azul) en la que se ubica la sede nacional del PP.

Plano cartográfico de la finca (delimitada en azul, a la izquierda) en la que se ubica la sede nacional del PP.

De acuerdo con la tasación realizada años atrás por la consultora especializada Quick Expansión, el edificio donde tiene su sede nacional el PP tiene un valor superior a los 51,24 millones de euros, cantidad que podría revisarse al alza por el repunte de precios que ha experimentado el mercado inmobiliario en Madrid. El valor sería mucho mayor si el partido lograra un cambio de uso a hotelero o residencial.

Construido en 1974, el inmueble cuenta con una superficie construida de 10.243 metros cuadrados, según la información del Catastro. En concreto, las oficinas ocupan 6.811 metros cuadrados repartidos en nueve plantas, si bien la baja se podría destinar a local con unos 600 metros cuadrados. También dispone de un garaje con 107 plazas que ocupan 3.432 metros cuadrados.

Aprovechando la recuperación económica, una parte de la anterior dirección del PP era partidaria de vender este edificio como medida simbólica para pasar la página del pasado vinculada a los escándalos de corrupción. Previsiblemente a principios de año, la Audiencia Nacional juzgará al ex tesorero del PP Luis Bárcenas -en prisión tras ser condenado en el caso Gürtel-, al ex gerente Cristóbal Páez, al arquitecto Gonzalo Urquijo y a las empleadas Belén García y Laura Montero por la financiación presuntamente irregular del partido.

Se trata de la causa tramitada por el magistrado de la Audiencia Nacional José de la Mata, que cifró en 1.552.000 euros la cantidad que el PP pagó por la reforma ejecutada en su sede nacional entre 2005 y 2010 «al margen de la facturación y contabilización oficial». Los trabajos los llevó a cabo la empresa Unifica Servicios Integrales SL y tuvieron lugar concretamente en las plantas baja, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta, séptima, en los sótanos y en el garaje.