Política

La diputada de Podemos en La Rioja niega haber hablado de consejerías con el PSOE

Raquel Romero, cuyo voto es clave para la investidura del PSOE en esta región 24 años después, denuncia que se ha filtrado "información a la prensa" para dejarla "en mal lugar"

logo
La diputada de Podemos en La Rioja niega haber hablado de consejerías con el PSOE
La diputada riojana de Podemos Raquel Romero el martes en la sesión de investidura fallida.

La diputada riojana de Podemos Raquel Romero el martes en la sesión de investidura fallida. Alberto Ruiz - Europa Press

Resumen:

Raquel Romero es la única diputada de Podemos en La Rioja tras romper con su compañera de lista dentro de Unidas Podemos, Henar Moreno (IU). Romero, cuyo voto es clave para formar, 24 años después, un gobierno de izquierdas en esta pequeña y próspera comunidad de 315.000 habitantes, rechaza haber pedido tres consejerías al PSOE, como se ha publicado en todas partes estos días.

«Se habla de que pedimos un número de consejerías, una, dos, tres, 33, pero no hemos llegado a ese punto porque estamos en un momento en que las negociaciones están paradas», explica a El Independiente la diputada morada. Este martes Podemos votó en contra de la investidura de la socialista Concha Andreu. La segunda sesión tendrá lugar el jueves. La tercera y última, ya en septiembre.

«El PSOE ha querido tener conversaciones de salón», indica Raquel Romero, quien lanza una denuncia contra los que pueden ser sus socios: «Creo que han recurrido a malas artes; tratar de sonsacarnos información para pasársela a la prensa y dejarnos en mal lugar». Y pone sus condiciones para hacer presidenta riojana a Concha Andreu: «Estamos dispuestos a hablar con papeles, con negociadores expertos manteniendo conversaciones serias» sobre el programa. «Y por supuesto, siempre hemos indicado nuestra voluntad de formar parte del Ejecutivo al más alto nivel», agrega.

«Queremos que Concha Andreu sea presidenta de La Rioja, pero también que las negociaciones sean honestas». Según la formación podemista, los contactos se dieron hace semanas y se detuvieron abruptamente. «Nos gustaría que el PSOE se sentara a hablar de responsabilidades de Gobierno», y no solo de sillas, precisa Romero, que vive estos días de tensión con una parsimonia asombrosa. La han criticado mucho, especialmente desde la izquierda, pero hace caso omiso para hacer valer su voto.

Para Romero, que vivió una larga temporada en Berlín y ejerció el activismo en Marea Granate y otros grupos surgidos al calor del 15-M, la candidata Andreu «tiene que entender que para ser presidenta autonómica se necesitan 17 votos y ella tiene 16. El decimoséptimo es el de Unidas Podemos, y UP no vende ni compra su voto, lo negocia por el bien de La Rioja», proclama.