La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha evitado este jueves extender a Irene Montero el veto de Pedro Sánchez sobre la entrada de Pablo Iglesias al Consejo de Ministros. En una entrevista con la Cadena SER, y ante las insistentes preguntas del entrevistador, Calvo se ha limitado a subrayar que aceptarán la entrada de personas «capacitadas» de Podemos o de su órbita en un hipotético equipo de gobierno.

Carmen Calvo ha sido cuestionada hasta en cuatro ocasiones sobre si entre esas personas «capacitadas» se podría encontrar o no Irene Montero, número dos de Podemos, sin que Calvo haya dado ninguna respuesta concreta.

La vicepresidenta ha insistido en los argumentos dados por Sánchez este mediodía para bloquear la entrada de los líderes de Podemos en el Ejecutivo: la «enorme distancia» que separa al PSOE de la formación morada en torno a la crisis independentista en Cataluña o a la política exterior de España respecto a asuntos estratégicos como Venezuela.

«Aquí quien se ha movido ha sido el PSOE, el Gobierno y particularmente Pedro Sánchez», ha defendido Carmen Calvo para destacar que, en la negociación, el presidente en funciones ha llegado a aceptar la entrada de personas de Podemos o cercanas al partido, con perfil técnico, en el Consejo de Ministros. «No parece razonable que con las diferencias que tenemos, y con los escaños que ellos tienen, compartamos el Gobierno como si hubiéramos empatado», ha insistido posteriormente Calvo.

Montero, la más dura contra Sánchez

Precisamente Irene Montero ha sido la dirigente de Podemos más dura con las palabras de Pedro Sánchez en La Sexta. «Hoy el Presidente del Gobierno ha llegado a decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia. No todo vale, y menos entre fuerzas políticas que aspiran a gobernar juntas y por tanto, a respetarse y entenderse. Sanchez debe rectificar», ha escrito en su cuenta de Twitter la portavoz de Podemos.

Los primeros espadas de Podemos han salido en tromba a defender a Iglesias tras la entrevista del presidente en funciones, antes de conocerse el resultado de la consulta a las bases del partido morado, que han respaldado en un 70% la exigencia de Iglesias de entrar en el Gobierno.

Pablo Echenique, responsable de la coordinación de las negociaciones con el PSOE, ha llegado a calificar de «barbaridad» las palabras de Pedro Sánchez. «Decir que Pablo Iglesias no defiende la democracia, simplemente por tener ideas diferentes a las suyas, es algo muy grave, algo impropio de un presidente de España y debe rectificar», ha escrito, acompañando su mensaje con el vídeo del momento.