El líder de Podemos Pablo Iglesias ha afeado la petición de apoyo de Pedro Sánchez a Ciudadanos y PP para ser investido presidente del Gobierno. En un cruce de declaraciones que ha empezado relajado y ha terminado cargado de nervios, Iglesias ha recordado a Sánchez que si quiere «cambiar la Constitución, usted no quiere pactar con nosotros». Al final Iglesias ha estallado: «No nos vamos a dejar humillar y pisotear por nadie. Si no llega a un acuerdo con nosotros, no va a ser presidente nunca».

«Disimule un poco, porque no parece lo más recomendable cuando se negocia. No parece muy recomendable pedir la abstención a PP y Cs», ha agregado Iglesias. Y ha tirado de ironía provocando carcajadas en la Cámara Baja: «Le pido que no se lo pida a Vox». En su contestación, Sánchez ha advertido de otras «posibilidades si no llegamos a un acuerdo», una frase que el de Podemos ha calificado de «inquietante».

Y ha lanzado uno de sus dardos más afilados: «No tome a los españoles por idiotas. Si no hay mayoría no se plantean ultimátums». Después Sánchez ha apuntado que su mensaje se refería a que Podemos «debería pensarse el votar con la ultraderecha de Vox contra la investidura». «No nos vamos a dejar humillar y pisotear por nadie», ha concluido su discurso Iglesias

En su réplica Iglesias, que ha empezado suave, ha sido más duro: «Usted dimitió de su escaño para no facilitar con su abstención un Gobierno de la fuerza más votada». El líder morado, que ha tomado la palabra mientras PSOE y Podemos negocian un Ejecutivo de coalición antes del jueves, ha lamentado que «parece» que Sánchez «no quiere un Gobierno de izquierdas sino gobernar a toda costa». «No nos propongan ser mero decorado en su Gobierno porque no lo podemos aceptar».

A pesar de las tensiones entre ambas formaciones, al venir precedido de Albert Rivera, que ha hecho el discurso más tenso, las palabras del líder morado han sonado más apaciguadas al principio. Luego la tensión ha crecido. Ha arrancado pidiendo al presidente del Gobierno en funciones «rectificar» sobre el fin de la Dictadura. «He escuchado esta mañana su discurso extenso, pero querría hacerle unos comentarios. Primero de orden histórico: ha dicho en 1975 salimos de la Dictadura; no señor, en 1975 murió un dictador en la cama. Le quiero pedir que rectifique usted».

La muerte de Franco

El secretario general de Podemos ha disparado contra la propuesta de Sánchez a Casado de pacto de Estado «para reformar el artículo 99 de la Constitución Española». «No ha propuesto blindar las pensiones o la Seguridad Social, no. Ha propuesto que una fuerza política pueda formar Gobierno sin tener mayoría. Es legítimo, pero me llama la atención y va contra el espíritu de nuestra Carta Magna, que establece un sistema parlamentario».

Iglesias ha pedido a los socialistas un pacto «para regular los alquileres abusivos, extender la escuela pública gratuita o aprobar la ley de la Eutanasia de una vez».

Iglesias ha comparado el golpe de estado de Tejero con Cataluña para, según su dialéctica, retratar las diferencias. «Lo de Cataluña no es un golpe de estado, es un acto de desobediencia masiva [recordando las palabras del reo Jordi Cuixart] y un problema de Estado».

Sánchez alude a Colau

En su respuesta, Sánchez ha enumerado los diferentes pactos que ha propuesto que, según el presidente, van más allá de la reforma del artículo 99. «No tiene mucho sentido que el 15 de junio todos fuésemos muy conscientes que se iban a elegir los Gobiernos municipales, cosa que así sucedió, pero no el Ejecutivo Central. Cuando no hay mayoría absoluta gobierna la lista más votada», ha defendido Sánchez, recordando el caso del Ayuntamiento de Barcelona, donde Colau gobierna con esta fórmula.

Ha utilizado un tono conciliador: «Yo no estoy negando el diálogo y el acuerdo». Y ha negado el pacto con PP y Ciudadanos: «¿Que yo exija responsabilidad y facilitar la gobernabilidad a PP y Cs significa que pacto con ellos?». A continuación ha agradecido a los morados su papel en la moción de censura. «Pero señor Iglesias, al menos reconozca el liderazgo y el arrojo del PSOE para liderar dicha moción».

El líder del PSOE se ha preguntado por la alternativa. «¿Cuál es, bloquear la gobernabilidad? ¿Repetir elecciones?». Según Iglesias, «no ha habido mayor ejercicio de generosidad que el nuestro».

Presos políticos

Tras el discurso inaugural de Sánchez en el que el presidente reclamó el apoyo de Ciudadanos o PP, Unidas Podemos se cuidó mucho de enviar a sus diputados a hacer declaraciones. El más enfurecido fue Garzón: el coordinador federal de IU acusó al PSOE de estar «empeñado en querer repetir elecciones».

Alberto Garzón, en su turno, ha reconocido al presidente en funciones que éste ha descrito «situaciones interesantes» de gente que lo pasa mal. «Pero no ha ido al programa», ha añadido el coordinador federal de IU. «Podemos compartir el reto ecológico, el reto del patriarcado al que le falta mucho para ser erradicado, el reto territorial… pero todos estos retos necesitan partir de un cómo». También han intervenido Jaume Asens (Comunes) y Yolanda Díaz.

Con Asens ha disertado sobre Cataluña. El diputado de los Comunes ha recordado las palabras de Lluis Companys («Cataluña no puede avanzar si España no avanza, pero España no puede avanzar sin Cataluña») y Sánchez ha recordado la visión tan distinta que su partido tiene con este conflicto. «Por supuesto que no hay presos políticos», ha zanjado el presidente.

La amenaza del ‘no’ a Sánchez

Unidas Podemos no descarta votar este martes en contra de la investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, «si no cambia nada» en las negociaciones que mantienen ambos partidos. «Si no cambia nada, no será un ‘sí’, y no es descartable el ‘no'», han comentado desde la formación morada, según informa Europa Press.

Este martes, el Pleno del Congreso votará la candidatura de Sánchez, que necesita reunir en este primer intento mayoría absoluta (176 votos) para ser investido presidente. De momento, sólo tiene garantizado el voto a favor del diputado del Partido Regionalista Cántabro (PRC) y los 123 de los socialistas.

Desde Podemos han querido dejar claro que pese a la tensión que se ha vivido este lunes en el hemiciclo en el debate entre Sánchez y el líder del partido, Pablo Iglesias, los canales de comunicación entre las dos fuerzas políticas siguen abiertos. Y así seguirán hasta el último minuto, recalcan, esto es hasta el jueves, cuando se votará la segunda vuelta de la candidatura socialista.

Ahora bien, consideran que la estrategia utilizada por Sánchez en esta primera jornada del debate de investidura evidencia que el líder socialista «no parece tener muchas ganas» de conformar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos y que el veto a Pablo Iglesias no era el único escollo para suscribir un acuerdo de gobierno.

Desde Podemos cuestionan que Sánchez ofrezca un Gobierno de coalición sin Iglesias y, sin embargo, después en las dos reuniones que han mantenido no sean capaces de hacer un hueco a la formación morada y sus confluencias en ninguno de los 17 ministerios. «Eso no es un Gobierno coalición», apuntan.

Pese a que confían en que la situación se pueda reconducir en las próximas horas y días, ya advierten de que «si no cambia nada», Unidas Podemos no apoyará este martes a Sánchez, e incluso no descartan votar en contra.

En este punto, han querido dejar claro que si el ‘no’ fuera finalmente su decisión, ello no implicaría, como ha querido remarcar Sánchez, que Unidas Podemos vota lo mismo que Vox porque las consideraciones para esa postura distan mucho entre uno y otro partido.