El Congreso de los Diputados ha tumbado el primer intento de investidura de Pedro Sánchez, que sólo ha sido capaz de recabar 124 votos a favor de su candidatura: los 123 del Grupo Socialista y uno del Partido Regionalista Cántabro. El candidato se ha encontrado con 170 votos en contra y con 52 abstenciones. Podemos finalmente ha decidido abstenerse en la votación que se desarrollará de manera inmediata en el Congreso de los Diputados como «un gesto más para seguir facilitando las negociaciones», según fuentes del partido morado.

Podemos, según estas fuentes, «va a seguir esperando al PSOE hasta el último minuto para tener ese Gobierno, pero el tiempo se acaba y el PSOE se tiene que mover». Sin embargo, la sorpresa ha llegado con el voto de Irene Montero, que ha roto la disciplina de voto de su grupo y ha optado finalmente por ‘No’ en lugar de por la abstención. Montero, por razón de su embarazo, ha ejercido su voto de forma telemática.

Tras el bronco enfrentamiento con Podemos en el debate del lunes, Sánchez tampoco ha sido capaz de convencer este martes ni al PNV ni a ERC, con quien ha chocado especialmente durante la intervención de Gabriel Rufián. ERC, como Junts per Catalunya, finalmente ha votado ‘No’ al intento de Pedro Sánchez.

Podemos, por boca de Pablo Echenique, había admitido públicamente antes de la votación estar dudando entre el ‘No’ y la abstención tras destapar Pablo Iglesias desde su escaño que el PSOE había rechazado todas sus reclamaciones en la negociación con la que pretenden alcanzar un acuerdo para un gobierno de coalición.

El fracaso de Sánchez en la primera votación amenaza con poder volver a repetirse el jueves, cuando sólo necesitará más síes que noes para recabar la confianza de la Cámara. Sin embargo, aún sumando los votos positivos de Unidas Podemos alcanzaría sólo 166, que tampoco serían suficientes contra los 173 votos negativos que suman PP, Ciudadanos, Vox, ERC, Junts per Catalunya, Bildu y Navarra Suma.

Tanto el PNV como Compromís ya han anunciado oficialmente que se mantendrán en la abstención, por lo que la única opción de que la investidura salga adelante es, por tanto, que ERC decida finalmente abstenerse en bloque. Sin embargo, el propio Rufián ha advertido este martes a Pedro Sánchez a ese respecto: «No den nuestra abstención por segura».