En estos momentos, mediodía del martes 23 de julio, la sesión de investidura para hacer presidente del Gobierno a Pedro Sánchez está abocada al fracaso y no hay contactos entre PSOE y Podemos para pactar un Ejecutivo de coalición. Las conversaciones no están muertas a pesar de todo: Unidas Podemos duda de si abstenerse o votar en contra, en ningún caso a favor, con la vista puesta en el jueves, cuando tendrá lugar la teórica segunda sesión.

Lo último que ha trascendido, según los dirigentes consultados, es que Podemos rechaza gestionar la oferta de Sánchez. «Lo que nos proponen es hacernos con el 4%, con ninguno de los ministerios actualmente existentes. Se reconvertirían direcciones generales en ministerios y con la duda de las competencias, como por ejemplo la cartera de Vivienda, de la que no sabemos gran cosa», asegura un diputado.

La propuesta, una «vergüenza»

Otra representante tilda la propuesta socialista a Unidos Podemos de «vergüenza». Lo único que hay claro es una vicepresidencia con contenido social, con competencias en Deportes, Infancia o Juventud. Se habla también de Vivienda o de Igualdad, según a quien se pregunte. Y ni siquiera está claro que haya más de un ministerio en la oferta de Sánchez. UP quiere en cambio ocupar carteras como Energía, Industria, Medio Ambiente, Ciencia o Empleo.

Todo se fía así pues al jueves, dando por hecho que este martes el intento hará aguas. «Tres días dan para mucho», decía el lunes por la noche un alto cargo del PSOE tras el explosivo discurso final de Pablo Iglesias, en referencia a que aún hay tiempo para negociar un Gobierno de coalición. Nadie da por muerta una investidura del actual presidente en funciones para el jueves, pero el contenido de la negociación es lo que separa a ambas partes. La duda es si UP se abstendrá o votará en contra. «El cuerpo me pide votar en contra», opina un dirigente morado.

«Otra forma de negociar»

A primera hora de la mañana, la vicepresidenta Carmen Calvo había calificado el ofrecimiento del PSOE de «propuestas razonables» y «respetuosas», además de asegurar «que una persona importante en su liderazgo», probablemente Irene Montero (ausente por el estado avanzado de su embarazo) estuviera en un rango importante en el Gobierno, y fue aceptado».

En su turno de réplica a Compromís, el presidente del Gobierno en funciones ha aprovechado para arremeter contra Iglesias por su discurso de ayer en el que reveló la ausencia de ofertas de los socialistas. «Tengo otra forma de negociar, no digo las cosas en público», ha dicho Sánchez a Joan Baldoví. En su entrevista a La Sexta, Sánchez declaró sin embargo que casi todas las peticiones de Podemos pasaban por ocupar «sillones». Varios dirigentes del PSOE se han expresado en el mismo sentido durante las últimas semanas.