La guerra de filtraciones y acusaciones mutuas ha dejado el acuerdo de investidura besando la lona. El PSOE, que ha filtrado las peticiones de Unidas Podemos y la última oferta de los negociadores de Moncloa, da por rotas las negociaciones. Podemos, por su parte, acusa a los socialistas de filtrar su propuesta «inicial» desde la cual empezar a debatir y aseguran que hicieron otra oferta distinta a la filtrada, a la cual el Gobierno en funciones no ha respondido. Podemos no recoge el guante de Sánchez y asegura que «sigue apostando por un Gobierno de coalición».

En la propuesta de Podemos -de acuerdo con el documento repartido por los socialistas- se incluye una Vicepresidencia de Derechos Sociales y Medioambientales con competencias distribuidas en cinco ministerios. Moncloa dice que ofreció una vicepresidencia y tres ministerios, entre los cuales no aparece ni Transición Ecológica ni Empleo, dos de las carteras más codiciadas por los morados. «Moncloa considera inasumibles las exigencias de Unidas Podemos», aseguran en el Ejecutivo. Siempre según Moncloa, se ofreció a la formación de Pablo Iglesias «una vicepresidencia de Asuntos Sociales y tres ministerios, de Vivienda, Ciencia y Universidades, e Igualdad».

Podemos asegura que «sigue apostando por un Gobierno de coalición»

La propuesta del PSOE dice que «a lo largo de la negociación» se ofrecieron «áreas competenciales» en los Ministerios de Ciencia, Agricultura, Vivienda, Sanidad, Turismo y Deporte, Cultura o Igualdad. Y la propuesta final se queda en Vivienda, Sanidad e Igualdad.

Sin embargo Unidas Podemos, que ha estallado contra las «filtraciones del PSOE», niega que el PSOE haya ofrecido todas las competencias que dice «a la vez». En su hoja de propuestas, UP pedía entre otras cosas competencias Trabajo y Seguridad Social, Igualdad, Transición Energética, Medio Ambiente y Derechos de los Animales.

Podemos ha reaccionado a la publicación del documento alegando que era «una propuesta para debatir y negociar» en la que se contenía «un listado de competencias sociales que Unidas Podemos quería que formaran parte de su acción dentro del Gobierno». «Era una propuesta inicial que enviamos para poder debatir», subrayan fuentes del partido morado.

El enfado con la ruptura unilateral del equipo de Sánchez y la filtración crece dentro de UP. «Pedro Sanchez anuncia una entrevista que luego suspende y borran incluso un tuit de Tele5″, aseguran en Podemos.»Hoy», dicen en Podemos, «a las pocas horas de la segunda votación, vemos cómo el PSOE trata de romper todos los puentes y filtra a la opinión pública multitud de documentos».

El documento de los morados recoge muchas subáreas. En la Vicepresidencia de Derechos Sociales se incluye la Dependencia, la Educación y Pobreza Infantil, el Derecho a la Vivienda o el combate contra la Exclusión Social y la Pobreza; Trabajo se divide en tres mastodónticas subáreas: Empleo, Autónomos y Pensiones.

En Transición Energética, una de las competencias solicitadas es de enorme importancia: «Energía, gas y mercado energético», junto con otras políticas como Protección del Medio Ambiente o Derechos de los Animales. «Aunque no existe estructura articulada como tal, podría haber alguna competencia respecto de los derechos de los animales en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación», reza el documento filtrado por los socialistas.

En el apartado de Justicia Fiscal las competencias son igualmente de peso: Tributos, Inspección fiscal y Apuestas, todas ellas actualmente agrupadas en la Secretaría de Estado de Hacienda. Ciencia finalmente incluye Ciencia e innovación, Universidades y Economía Digital.

En Podemos replican. «Es cierto que nos han hecho en estos dos días diferentes propuestas de ministerios inexistentes o vacíos pero nunca todos juntos sino siempre por separado». Y creen que el documento filtrado «tiene truco»: «Puede parecer que las han ofrecido de manera acumulativa y no ha sido así, nunca estaría Podemos en más de uno o dos de los que aparecen en ese listado y siempre para evitar acceder a compartir los ministerios que nos permitirían desarrollar políticas sociales».