Podemos ha realizado una última contraoferta a Pedro Sánchez a horas de la segunda sesión de investidura para «desbloquear la actual situación y construir un Gobierno de coalición progresista que aborde los grandes retos de nuestro país». Tras la guerra de filtraciones del miércoles que han dejado el Gobierno de coalición al borde de la ruptura, Unidas Podemos exige ahora in extremis Trabajo, Ciencia, Sanidad y una vicepresidencia de Derechos Sociales.

Una oferta que no ha encontrado respuesta afirmativa en el PSOE, que acusa a Podemos de ofrecer «más de lo mismo». «El PSOE se mantiene en la oferta que ya formuló a Unidas Podemos», trasladan fuentes socialistas, que insisten en subrayar que «no hay carteras de primera ni de segunda».

«Pese a que la responsabilidad e iniciativa para formar gobierno le corresponde a Pedro Sanchez», valora la formación morada en un comunicado, «desde Unidas Podemos después de renunciar a los Ministerios de Estado y de que nuestro candidato diera un paso a un lado para facilitar el Gobierno de coalición, pensamos que es razonable poder participar del Gobierno en una proporción que, aunque menor a la que nos dieron los votos, nos permita contribuir a llevar a cabo políticas que mejoren la vida de la gente de nuestro país».

Cuidados o Memoria «democrática»

Acompañando a las carteras, UP emplaza una coletilla con las competencias. Por ejemplo, la vicepresidencia, para la que suena Irene Montero, tendrá poder para «reformar el sistema de cuidados (educación 0-3) y dependencia», para «asegurar la igualdad retributiva entre hombres y mujeres y los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles». «La vicepresidencia se ocuparía además de los temas de memoria democrática», se lee después.

En Sanidad los morados reclaman el ministerio «para asegurar una sanidad universal real y frenar las privatizaciones del sistema sanitario, así como garantizar el derecho a la eutanasia»; en Trabajo exigen «subir el salario mínimo interprofesional y derogar la reforma laboral del PP en diálogo con los agentes sociales». Finalmente, Podemos quiere Ciencia para «aumentar la financiación en ciencia e innovación al 2% del PIB a lo largo de la legislatura, articular una carrera investigadora digna y converger en la ratio de investigadores por habitante en la media europea». Igualmente, para «bajar las tasas universitarias y aumentar las becas».

El Ministerio de Trabajo o de Transición Ecológica son las claves de la negociación entre ambas partes: con asumir una de las dos carteras UP estaría dispuesta a firmar el Ejecutivo de coalición. El PSOE se resiste a transferir ambos ministerios a Podemos.