El PP de Madrid ha propuesto una reunión para este viernes por la mañana con Ciudadanos y Vox para «conseguir» un nuevo gobierno, que encabece Isabel Díaz Ayuso, la próxima semana.

La base del encuentro será el resultado del documento presentado por Vox con sus propuestas esta misma semana pero limado por los ‘populares’ en los últimos días, eliminando los puntos más polémicos con el fin de que Ciudadanos lo acepte.

Entre otros puntos, han modificado los que recogían la derogación de los artículos de las leyes LGTBI, la supresión de consejerías o el asegurarse que ningún menor extranjeros no acompañado ingresa en un centro de menores sin que haya sido determinada su edad «de forma fehaciente».

«La situación política española preocupa cada vez más y Madrid debe dar estabilidad. Proponemos este texto abierto para que Cs, Vox y PP consigamos la próxima semana un nuevo gobierno. El bloqueo no conviene a nadie», han señalado los ‘populares’ a través de su cuenta de Twitter.

El pasado martes Vox envió una nueva versión de documento al Partido Popular, que según señaló la portavoz de esta formación, Rocío Monasterio, iba en la línea de lo pactado en Murcia, y no dejaba de ser, según indicó, una evolución de lo trabajado en las últimas semanas conjuntamente con el PP.

Tan solo un día después se lo remitió a Ciudadanos, que lo rechazó de lleno al considerar que era un «retroceso» y que no podía ser asumido por su partido. Pero el PP ya se encontraba trabajando en la modificación del mismo y ayer por la tarde Ayuso aseguró, a través de un comunicado, que presentarían un texto al que ninguno de los dos partidos podrían decir que no.

Bajo el título ‘Pacto por Madrid’, defendía que este nuevo texto es «perfectamente asumible» también por Ciudadanos y que, como lo acordado en Murcia, «responde a ideas generales que pueden ser compartidas».

La reunión de este viernes, si llega a producirse, sería la segunda entre las tres formaciones. El primer encuentro, celebrado ‘in extremis’ horas antes de la celebración del pleno sin candidato, terminó con reacciones distintas. Mientras la portavoz de Vox, Rocío Monasterio, aseguraba que había sido un «buen primer paso», Aguado criticaba que este partido no quisiese desbloquear la situación y estuviese acercando a la autonomía a nuevas elecciones.