La negociación más tortuosa para una investidura no solo rodea a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias: las federaciones de PSOE y Podemos en La Rioja han protagonizado hasta ahora unas conversaciones muy escabrosas para formar el primer Gobierno de izquierdas tras 24 años del PP en la pequeña región vinícola. A mediados de julio los intentos para investir a la socialista Concha Andreu estallaron por los aires por el voto negativo de la única diputada morada Raquel Romero.

Ahora los equipos negociadores de PSOE y Podemos se dan una segunda oportunidad y han arrancado una este lunes una ronda de contactos para desbloquear la situación, según informan medios locales como Nueve Cuatro Uno o La Rioja. «Ambas formaciones han querido ser discretas y apenas han hablado, emplazando a contar algo cuando haya algún tipo de avance en las conversaciones», asegura La Rioja.

El quid es si habrá coalición, fórmula que el PSOE aceptó hace dos meses

Los consultados de ambas partes se muestran confiados a la vez que parcos en palabras. Todos transmiten la sensación de que habrá Ejecutivo toda vez que se resuelva si los morados integrarán el equipo de Gobierno de Andreu, tal y como exige Podemos. Los socialistas no deberían de oponerse: el pasado 20 de junio PSOE y Unidas Podemos avanzaron la fórmula de la coalición por boca del secretario general de los socialistas riojanos, Francisco Ocón. «Ahora iniciamos conversaciones, no están definidos los puestos del futuro Ejecutivo, pero un gobierno de coalición es un gobierno de coalición», afirmó Ocón. Desde que se formularan estas palabras han transcurrido sin embargo casi dos meses.

A partir de ese día sin embargo la situación se descuajaringó. Primero se rompió internamente Unidas Podemos al anunciar la diputada de IU Henar Moreno -formación que llevaba sin representación en La Rioja desde 1995- que votaría a favor de Concha Andreu a cambio de puestos en el Parlamento riojano; a continuación el partido morado denunció interferencias de Pablo Echenique y de otros dirigentes nacionales; finalmente, las tensiones entre Sánchez e Iglesias para conformar un Gobierno Central de coalición alcanzaron a esta comunidad de poco más de 300.000 habitantes, dando al traste con la investidura el 16 de julio.

La situación se rompió nada más dividirse las dos diputadas de UP

La batalla por el relato ha cobrado mucha fama en los últimos dos meses; y si en Madrid el primer culpable de que no haya Gobierno apunta en los sondeos a Pedro Sánchez, el relato riojano lo perdió claramente Raquel Romero: Andreu la acusó de pedir tres consejerías, versión que jamás ha confirmado la diputada de Podemos, se difundieron fotos descontextualizadas de Romero riéndose y mirando el móvil durante la investidura, y recibió ataques de todo tipo en los que se pedía a Iglesias que la descabezase por frustrar un pacto de izquierdas por primera vez en un cuarto de siglo.

Esta vez la tensión se refleja mucho más liviana en el ambiente, favorecida por las discusiones que se tejen entre bambalinas, alejadas de la grandilocuencia de julio: la presidenciable Concha Andreu aseguraba el lunes por la tarde que mantenía el «ánimo» de la mañana, informa Rioja2.com. Raquel Romero indicaba que acudía «con mucho optimismo» y «con más calor que en julio». Ocón, por su parte, opinaba que la negociación iba a durar «días». «Cuanto más hable peor así que no voy a decir nada», añadía el secretario general.

Si es presidenta Díaz Ayuso, La Rioja será la única región sin Gobierno

 

Los equipos tardan en responder al teléfono, síntoma quizá de que se negocia de verdad. Las fotografías revelan la sintonía entre los negociadores, que arrancaron su función pasadas las 9.30 horas de la mañana. Este martes empieza la sesión de investidura en la Comunidad de Madrid. Si Isabel Díaz Ayuso (PP) es investida con los votos de Ciudadanos y Vox, La Rioja será la última región española sin Gobierno.