El Ayuntamiento de Sevilla ha acordado la suspensión cautelar de la actividad que desarrolla la empresa Comercial Martínez León, que distribuía sin un etiquetado adecuado carne mechada elaborada y envasada por Magrudis, contaminada con listeria, según han informado a Efe fuentes municipales.

La medida, que se notificará a la empresa, ha sido acordada este lunes de forma preventiva por el consistorio sevillano con el objetivo de garantizar «la máxima seguridad alimentaria» y hacer todas las comprobaciones necesarias antes de que retome su actividad tras el periodo de vacaciones, según las fuentes. En la empresa se han tomado muestras, se han analizado las instalaciones y se ha revisado toda la documentación.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Consumo, trabaja en coordinación con el área de Salud y con la Junta de Andalucía en los trabajos de inspección y análisis de la empresa. Las muestras tomadas en esta carne también dieron positivo el pasado sábado de forma preliminar en listeria monocytogenes, en los estudios realizados en el laboratorio municipal.

Cerrada por vacaciones

Según el Ayuntamiento, la empresa Comercial Martínez León llevaba días cerrada por vacaciones y había comunicado a los distribuidores del producto la vinculación de esta carne con la empresa Magrudis desde el inicio de la alerta sanitaria. El 23 de agosto los técnicos municipales accedieron a la empresa para comprobar la inmovilización del producto y desde entonces se ha contactado con todos los distribuidores que tenían sus negocios abiertos, han asegurado las fuentes.

El consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre, que se ha reunido este lunes con el resto de consejeros y con la ministra del ramo, María Luisa Carcedo, para tratar el brote, ha explicado a los periodistas que Comercial Martínez León no es una marca blanca de Magrudis, sino que es una mera distribuidora de carne contaminada de marca La Mechá que no estaba etiquetada como tal.

«No existe ninguna marca blanca, es una empresa a la cual la empresa primaria (Magrudis) le vendía cajas con el sello de La Mechá que no tenían el nombre puesto para venderlas a restaurantes y comercios», ha señalado el consejero. Por su parte, la empresa Comercial Martínez León mantiene que cumple «estrictamente los protocolos de conservación y distribución que marca la normativa vigente» y aclara que es una distribuidora y por tanto no fabrica ningún producto, sino que distribuyó carne mechada y chicharrón de Cádiz fabricados, envasados y etiquetados por Magrudis, sin mediar manipulación.