Los barones mediterráneos de Podemos han trasladado estos días a la dirección estatal la «necesidad» de llegar a un acuerdo de coalición con el PSOE y de evitar las elecciones generales. Se trata de las federaciones balear y valenciana, que co-gobiernan en ambas comunidades y ostentan sendas vicepresidencias, y también Cataluña en Comú -los Comuns– de Ada Colau, dentro de los cuales se integra Podem-Catalunya.

Dicha necesidad parte de dos premisas: la primera, garantizar estabilidad en aquellas regiones donde la coalición es más sólida. La segunda, resolver el problema presupuestario ya que el Ministerio de Hacienda rechaza desbloquear la financiación autonómica de 7.200 en base a un informe de la Abogacía del Estado.

Así lo confirman portavoces del partido. También fuentes de las federaciones moradas, toda vez que aseguran que la decisión final depende de la dirección estatal y de los equipos negociadores, al igual que la negociación para las coaliciones autonómicas recayó sobre ellos. «Quizá el PSOE mediterráneo tenga unos aires más progresistas y se avenga más a negociar que en otras partes; aquí formamos Ejecutivo de coalición rápidamente», confían en Podemos Comunidad Valenciana. «[Rubén] Martínez Dalmau [vicepresidente segundo de la Generalitat Valenciana y consejero de Vivienda] ha expresado por activa y por pasiva la necesidad de una coalición».

Quizá el PSOE mediterráneo sea más progresista que Ferraz», dicen en Podemos Valencia

Varias fuentes aseguran que en esta línea está Baleares, donde el vicepresidente y consejero de Transición Energética es Juan Pedro Yllanes, de Podemos. También Ada Colau desearía que se cerrara un pacto del que por el momento no hay negociación. La alcaldesa de Barcelona ocupa el cargo respaldada por el PSC y por los votos de Manuel Valls, alejado de Ciudadanos.

Los consultados precisan que no se trata de «presiones», pero que los dirigentes autonómicos sí apremian al equipo negociador que encabeza Pablo Echenique, y del que forman parte Ione Belarra, Jaume Asens, Yolanda Díaz, Enrique Santiago o Juantxo López de Uralde. Defendiendo la posición mediterránea estarían igualmente la consejera de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud de Canarias Noemí Santana, y el consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos. No así Aragón, federación que se mantiene al margen y que también posee una consejería: «Apoyamos a la dirección estatal de la misma manera que nos apoyó a nosotros. Y creemos que la culpa de que no haya la tiene Sánchez», señala un dirigente aragonés de Podemos.

Navarra o Canarias estarían con los barones. Aragón en cambio no

Si los barones apremian al equipo de Pablo Iglesias a cerrar un pacto que no depende de ellos, éstos se desmarcan del contenido de la negociación, esto es, del reparto del poder. También de la información aparecida este miércoles simultáneamente en varios medios según la cual «sectores de Unidas Podemos» instan a la dirección a aceptar la propuesta del PSOE de julio, basada en una vicepresidencia para Irene Montero y tres ministerios entre los cuales no están ni Trabajo ni Transición Ecológica. Podemos insiste en una de las dos, además de la vicepresidencia de marras.

Estos días tienen lugar muchas reuniones: entre miembros del equipo de negociación y dirigentes territoriales, entre asesores y políticos de Podemos. «Evitar elecciones y gobernar en coalición es fundamental para luego reconstruir la izquierda», aseguran los promotores de la vía mediterránea, que no solo se localizan en las regiones del litoral.

Podemos Euskadi contempla por primera vez el pacto programático

La novedad de la semana ha sido la opinión del secretario general de Podemos Euskadi, Lander Martínez. Martínez ha afirmado que la «prioridad es tener un Gobierno de coalición» pero que en el caso de que no se logre lo preferible es que se analizaran «otras opciones» para evitar elecciones. El líder vasco de Podemos ha afirmado en una entrevista en euskera para Irratia que «siempre» defenderá ese Gobierno de coalición, pero «la prioridad tendría que ser evitar las elecciones».

Es la primera vez que un destacado dirigente territorial de Podemos apunta a otras vías sin citarlas -se refiere al pacto programático-. Dentro de la coalición confederal de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados sí ha habido diferencias: IU contempló el acuerdo vía programa nada más fracasar la segunda sesión de investidura: «Creemos que el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos debe también exigir un acuerdo en torno a las bases programáticas establecidas en el Acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, aun en el supuesto de que no existiera acuerdo para constituir un gobierno de coalición con el PSOE, con el fin de evitar una nueva repetición electoral».