JxCat se ha tomado como una afrenta casi personal el rechazo de la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, a reunirse con ellos para sondear su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez. Especialmente tras haberlo hecho con los líderes de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián y Carolina Telechea. «Es sorprendente que digan que  JxCat» no está dispuesta a apoyar la investidura de Pedreo Sánchez «sin haber hablado con nosotros» ha lamentado el líder del partido, Carles Puigdemont, en una rueda de prensa protagonizada en Bruselas junto a Quim Torra y los máximos dirigentes de la formación en el Congreso, Laura Borràs, el Parlament, Albert Batet, y el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi.

Adriana Lastra ha explicado tras reunirse con ERC que no se reunirán con el partido heredero de Convergencia porque los responsables de JxCat exigían verse con el presidente en función, Pedro Sánchez, como hará el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. Un extremo que ha negado la portavoz de JxCat en las Cortes, Laura Borràs. «Demuestra el respeto de PSOE por la democracia, hay votantes buenos y malos» ha considerado Puigdemont, para quien «es curioso que el PSOE quiera inaugurar una nueva etapa menospreciando a quienes representan a la parte de la sociedad catalana que ha votado a JxCat».

Borràs, ha ido más allá y ha acusado a Lastra de no respetar la verdad al afirmar que la formación no está dispuesta a negociar la investidura. «Yo le hice una oferta de diálogo público o privado» ha asegurado Borràs, concluyendo que Lastra «cuando dice esto no se ajusta a lo que le dije». «De donde saca el PSOE supuesta intención de JxCat sin siquiera llamar a la persona que nos representa en Madrid» ha añadido Puigdemont, quien ha dejado claro que «lo que tenga que decir Jxcat lo dirá Borras» y ha reclamado «no ser excluidos» de la ronda de contactos del PSOE.

Tanto Puigdemont como Borràs han reconocido que, tras hacerse públicas ayer las propuestas del PSOE, especialmente en lo que hace referencia a Cataluña, su posición es de rechazo al programa socialista. Pero la diputada ha añadido que «si hubiéramos podido hablar habríamos podido modificar nuestro punto de vista» y ha advertido a los socialistas que»despreciándonos así desprecian a la mayoría independentista en Cataluña, y saben que la ingobernabilidad en España pasa por conflicto de Cataluña».

Investidura en Cataluña

Puigdemont y Torra han reabierto además una de las polémicas que JxCat y ERC parecían haber cerrado en las últimas horas, la de una eventual investidura a distancia del ex presidente fugado. Quim Torra apuntó el pasado fin de semana que esta era una de las respuestas posibles a la sentencia del procés, opción que fue descartada por el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, que ya impidió esta opción en enero de 2018 atendiendo a las advertencias del Tribunal Constitucional.

«Desde el 30 enero de 2018 estoy a disposición del Parlament, incluso desde mi suspensión» ha advertido Puigdemont señalando las dos fechas clave de su enfrentamiento ya casi personal con Torrent. El ex presidente catalán ha asegurado que cuando se cierre la batalla judicial sobre su reconocimiento como eurodiputado deberá decidir si hace efectiva esa condición o mantiene en envite en el Parlament, aunque ha asegurado también que «ahora estoy centrado» en esa batalla.

En términos similares se ha expresado Torra, quien ha asegurado que «la investidura de Puigdemont seguirá sobre la mesa», aunque ahora está centrado en hacer efectiva su condición de eurodiputado.

El presidente catalán ha negado además estar preocupado por una eventual inhabilitación en el juicio por desobediencia al que se enfrenta por haberse negado a retirar los lazos amarillos de los edificios públicos como le pidió la Junta Electoral Central en campaña. «No temo a la inhabilitación, temería que el presidente de la Generalitat no estuviera al frente de la defensa de los derechos humanos, civiles y políticos del país, que ante las inhabilitaciones, amenazas y represión no estuviéramos a la altura» ha argumentado Torra.