El partido de Albert Rivera sorprendía esta mañana con una oferta al Partido Popular: abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez si este aceptaba tres condiciones. «Si Sánchez dice sí a un gobierno constitucionalista en Navarra, sí al respeto a las sentencias del procés y a no indultar a los condenados y se compromete con la economía». Pero, ¿en qué consisten estas propuestas?

  1. En primer lugar ha dicho que el PSOE tiene que «romper su pacto en Navarra con Otegi», en alusión a la abstención de EH Bildu que posibilitó el Ejecutivo del PSN, Geroa Bai y Podemos en la comunidad foral, y abrir una negociación para que gobierne Navarra Suma (UPN,PP y Cs).
  2. La segunda condición es que Sánchez se siente a «planificar la eventualidad de la aplicación del 155» en Cataluña si el presidente de la Generalitat, Quim Torra, desacata las sentencias del procés y además se compromete a no indultar a los condenados.
  3. El tercer requisito que tendría que asumir Sánchez es comprometerse con que no habrá subida de impuestos en los Presupuestos ni cargas adicionales a los autónomos.

Estas tres condiciones no suponen en ningún caso un acuerdo de legislatura sino que es una medida para no repetir las elecciones y que el país se ponga en marcha, han aclarado fuentes de la formación naranja, que han dicho que tanto los Presupuestos como cualquier otra iniciativa legislativa del PSOE estarán sujetos a lo que considere Cs en cada momento.