Política

Sánchez culpa del fracaso a Podemos y a la derecha: "Nos lo han hecho imposible"

El presidente del Gobierno en funciones ha cerrado la puerta a ofertas de última hora y ha confirmado que España irá a elecciones el próximo 10 de noviembre

España pone rumbo a las elecciones. El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha pronunciado este martes el primer discurso de la ya tangible campaña electoral. El líder del Ejecutivo en funciones ha ratificado en rueda de prensa la decisión del Rey de no proponer a un candidato que reuniese los apoyos suficientes para lograr una investidura satisfactoria y ha confirmado que España irá a las urnas el próximo 10 de noviembre, los cuartos comicios en menos de cuatro años.

«El resultado es claro. El país se ve abocado a una repetición electoral el próximo 10-N», ha asegurado, cerrando directamente la puerta a ofertas de última hora como han tanteado Albert Rivera y Pablo Iglesias este mismo martes.

Sánchez ha arremetido duramente contra los tres líderes de las principales fuerzas políticas, a las que ha cargado la responsabilidad de que España vuelva a enfrentarse a una repetición electoral. «Los españoles hablaron claro en abril y en mayo», afirmaba, y el PSOE «lo ha intentado por todos los medios, pero nos lo han hecho imposible» al negarse a facilitar un apoyo por parte de Podemos y una «abstención técnica» de PP y Ciudadanos.

En concreto, ha censurado que «los conservadores españoles se han desentendido de la estabilidad del país», que «el centro-liberal prefiera a abrazar a fuerzas de extrema derecha» y que «Unidas Podemos sea el único partido de la historia de la democracia que ha bloqueado cuatro veces a un Gobierno liderado por el Partido Socialista».

Este martes se han vivido los últimos coletazos de una historia en que la suerte ya estaba echada. Con cruce de cartas y acusaciones incluidas, Albert Rivera y Pedro Sánchez mantenían viva la tensión justo antes de reunirse con el jefe del Estado ante la que se concebía como última intentona para investir al dirigente socialista, eso sí, con condiciones. Tras rechazarlas, el líder del Ejecutivo en funciones constataba la falta de apoyos a través de llamadas telefónicas a Casado, Iglesias y Rivera para transmitírselo posteriormente al monarca.

El Rey Felipe VI ha cerrado este martes la ronda de consultas con los representantes de los partidos políticos, tras lo que ha declinado volver a proponer a Pedro Sánchez como candidato tras constatar que no cuenta con los apoyos necesarios para lograr una investidura satisfactoria. El país se ve abocado, salvo sorpresa de última hora, a elecciones el próximo 10 de noviembre.

El jefe del Estado se ha reunido con el presidente del Gobierno en funciones alrededor de las 18:00 horas de la tarde, una cita que ha finalizado a las 19:05 horas. Sánchez ha sido el último de los líderes políticos que se ha reunido con el monarca, y lo ha hecho sin contar con los apoyos necesarios para sacar adelante una eventual investidura: sigue oponiéndose a la línea roja de Podemos, que pasa por un Gobierno de coalición como condición para votar en positivo; y a los tres compromisos de Rivera que, de asumirlos, obtendría a cambio la abstención de los 57 diputados de Ciudadanos y, por tanto, la investidura.

El plazo para que España tenga un Ejecutivo expira el próximo lunes, cuando se cumplen dos meses del fracaso del primer intento de Pedro Sánchez de formar Gobierno. De no conseguirse, tal y como apunta la situación actual, las Cortes se disolverían automáticamente y entraríamos oficialmente en período electoral.

Y no parece que, al menos por parte del Gobierno, vaya a haber un intento de «última hora» como pedía Rivera, Iglesias y Casado esta misma tarde: Sánchez tiene previsto viajar este fin de semana a Nueva York para intervenir en un panel de la ONU en el que dará una conferencia sobre cambio climático. O lo que es lo mismo: el líder socialista no estará en España cuando se haya agotado el tiempo.

La ronda de contactos ha finalizado sin avances sustanciales respecto al mes de julio. Habida cuenta del rechazo que durante semanas ha mantenido Sánchez a que Iglesias entrase en el Consejo de Ministros y de la negativa a asumir las condiciones de Rivera, en Ferraz siguen instalados en una única opción para evitar los comicios, que ya dan por sentados: una investidura gratis, ya sea por parte de Podemos, de Ciudadanos o del PP.

Te puede interesar

Comentar ()