Política

Rivera insta a Sánchez a elegir tras su cita con el Rey: Ciudadanos, Podemos o elecciones

El líder de Ciudadanos ha dejado nuevamente la pelota en el tejado del Ejecutivo en funciones al que ha recordado que "aún ha tiempo" para que "reflexione" y "rectifique", aunque lo haga "en el último minuto"

«Si Sánchez rectifica todavía hay tiempo». Albert Rivera no ha cambiado un ápice su discurso desde que ayer todo el panorama político diese un giro de 180 grados. En rueda de prensa tras su cita con el Rey, el presidente de Ciudadanos ha explicado que es Pedro Sánchez el que debe «rectificar» y «reflexionar» aunque lo haga en el «último minuto».

Rivera se ha mostrado convencido de que, pese al apretado calendario, el presidente del Gobierno en funciones aún está a tiempo para tomar una decisión «sensata». Sánchez puede «aceptar los compromisos con sus socios de Gobierno», aceptar la «solución de Estado» que le ofrece Ciudadanos o «llevar al país a elecciones». Tanto Iglesias como Rivera han coincidido en este punto: la responsabilidad corresponde al presidente del Gobierno.

El líder liberal ha insistido en la postura transmitida al monarca: si Sánchez da «un giro hacia el constitucionalismo» y se compromete a suscribir por escrito las tres condiciones planteadas, a juicio de Rivera «perfectamente asumibles» , «España tendrá una legislatura». Los naranjas, ha dicho, «pelearán hasta el último segundo» con el teléfono «encendido» para conseguir esa ansiada rectificación pero, si no se mueve, Ciudadanos no se moverá del «no».

En su discurso, Rivera ha censurado que el presidente del Gobierno haya negado la cita que le había pedido esta misma mañana para conocer la viabilidad tanto de las condiciones como de la posible abstención en una hipotética sesión de investidura, y ha criticado que Sánchez «haya perdido el tiempo durante meses». «Si no se mueve, España en vez de soluciones tendrá problemas, pero el problema empezará a ser Pedro Sánchez», reprochaba Rivera, coincidiendo con las palabras que habia pronunciado previamente su homólogo de Podemos.

Pese a la reiterada proposición por parte del Ejecutivo, la dirección de Ciudadanos rehusó hasta en dos ocasiones reunirse con Pedro Sánchez al considerar que éste ya tenía un pacto «oculto» con la izquierda y que su posición era inamovible. Entonces, el veto al ‘sanchismo’ era una realidad, y su deriva le costó al partido una importante crisis interna e importantes salidas.

El Rey Felipe VI cierra este martes la ronda de consultas con los representantes de los partidos políticos para decidir si vuelve a proponer a Pedro Sánchez como candidato a la investidura o no hacerlo, lo que llevaría al país a la convocatoria automática de elecciones emplazada el próximo 10 de noviembre.

El jefe del Estado se ha reunido con el presidente de Ciudadanos pasadas las 16:30 horas de este martes, finalizando algo menos de una hora después para después hacer lo propio con el líder del PP, Pablo Casado, y el presidente del Gobierno, quien cierra la ronda de consultas.

Rivera sorprendió el lunes con un anuncio de última hora para romper el bloqueo político: una «abstención» conjunta con el PP como «solución de Estado» para hacer presidente del Gobierno a Pedro Sánchez siempre y cuando éste aceptase una serie de compromisos: romper el pacto con Bildu en Navarra; volver al orden constitucional en Cataluña con una mesa para estudiar la aplicación del artículo 155 y no indultar a los presos del procés si son condenados; y una política económica que no implique una subida de impuestos.

Desde entonces, se han vivido dos jornadas de infarto. A través de una carta, el Ejecutivo en funciones ha agradecido irónicamente la «tardía comunicación» de Albert Rivera y ha presumido del compromiso del PSOE en defensa de la Constitución, negando la posibilidad de plasmar por escrito las exigencias naranjas que desbloquearían la investidura al considerar que «ya se cumplen».

La misiva socialista insiste en restar validez a los argumentos que esgrime la dirección liberal para abstenerse, al tiempo que ha negado la reunión «urgente» que pedía Rivera porque «hoy quien se reúne es el jefe del Estado con los líderes de los grupos del Estado», justificaba Adriana Lastra ante los medios.

La respuesta de Ferraz ha causado estupor en las filas de Ciudadanos, quienes han calificado de «tomadura de pelo» y «colección de mentiras» la carta de Sánchez. «Es mentira que el PSOE esté cumpliendo las tres condiciones planteadas y además rechaza una reunión con la oposición para abordar esa solución de Estado», expresaba la formación a través de un comunicado distribuido a los medios de comunicación. La actitud del líder socialista «no está a la altura de un candidato a la presidencia del Gobierno de España», zanjaban.

Te puede interesar

Comentar ()