Política

Marlaska condecora a un comisario de los Mossos que el 1-O se puso al lado del 'Govern'

David Boneta defendió en vísperas del referéndum que la Policía Autonómica tenía que responder a las órdenes de la Generalitat de Cataluña / El mando fue propuesto como testigo por la defensa del ex ‘conseller‘ Forn en el juicio del Supremo

Fernando Grande-Marlaska, en su escaño del Congreso de los Diputados.

Fernando Grande-Marlaska, en su escaño del Congreso de los Diputados. EFE

El Ministerio del Interior ha concedido un reconocimiento a un comisario de los Mossos d’Esquadra que ante el referéndum de autodeterminación del 1-O se puso al lado del Govern de Carles Puigdemont. «Como Cuerpo respondemos a lo que nos diga la Generalitat; ellos son los que dan las directrices políticas», defendió David Boneta meses antes de la consulta secesionista.

Boneta es una de los 323 personas condecoradas por el departamento que dirige en funciones Fernando Grande-Marlaska con una cruz al mérito policial con distintivo blanco con motivo de la próxima celebración -el 2 de octubre- de la festividad de los ángeles custodios (el patrón del Cuerpo), como ha informado el diario digital especializado en temas policiales H50.

Actualmente al frente de la jefatura de la comisaría superior de Coordinación Territorial de la Policía Autonómica, David Boneta era jefe de la Región Policial de Tarragona en el otoño de 2017. En una entrevista concedida a la Cadena SER en Tarragona el 24 de julio de 2017 -semanas antes del referéndum- el mando defendió que los Mossos se debían a la Generalitat de Cataluña.

Testigo del ex ‘conseller’ Forn

Este comisario fue uno de los testigos que la defensa del ex conseller Joaquim Forn -máximo responsable de los Mossos el 1-O- propuso para el juicio desarrollado en el Tribunal Supremo por ser uno de los mandos que tenían responsabilidades logísticas y operativas en las fechas en que tuvieron lugar los hechos enjuiciados.

David Boneta se mantiene en la cúpula de la Policía Autonómica tras la remodelación llevada a cabo por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, a principios del pasado mes de junio con el nombramiento de Eduard Sallent como comisario jefe en sustitución de Miquel Esquius.

La concesión de la cruz al mérito policial con distintivo blanco a este comisario de los Mossos -uno de los cuatro condecorados ahora por Interior junto a un inspector, un subinspector y el jefe de la unidad central de blanqueo de capitales de la división de la investigación criminal- ha generado malestar entre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, después de que el departamento que dirige Grande-Marlaska despachara con una simple felicitación y no con una condecoración a los agentes movilizados en Cataluña en el otoño de 2017 ante el desafío independentista.

Te puede interesar

Comentar ()