Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado, es un político de los considerados nuevos, aunque tal y como aclara, con ironía y gran seriedad, de nuevo nada. Y es que, para este burgalés, la política no es solo la que se hace a nivel nacional sino también -tal vez más importante- la que está muy pegada a la calle, a los ciudadanos.

Rememora el político socialista su actividad como concejal de Cultura en un pequeño municipio de Burgos y de qué forma su pasión y dedicación a la música le llevó a la actividad pública. Gil es la demostración viva de que la crispación es lo más alejado del debate público que pueda haber.

Pregunta.- Lo primero que me gustaría conocer es cómo se siente tras conocer que la ‘momia’ del dictador Franco saldrá, por fin, del Valle de los Caídos tras un camino largo proceloso.

Respuesta.- Ha sido una alegría. Hemos visto cumplido un objetivo que era muy complicado. Tan es así que por algo llevábamos 40 años con esta anomalía democrática encima de la mesa. Al final, la determinación, la mesura y la prudencia del Gobierno de España han permitido hacer las cosas bien y acabar con esta anomalía democrática que devuelve una parte importante de la dignidad, de la memoria y de la reparación a las víctimas del franquismo.

P.- Pero el tiempo de espera ha sido demasiado largo. ¿No se consideraron suficientemente los detalles jurídicos y las dificultades técnicas que había que superar? ¿Se puede, a pesar de la alegría, hacer un poco de autocrítica o no son los días para ello?

R.- Haber logrado cumplir el objetivo difumina cualquier tipo de obstáculo legal que nos hayamos encontrado de manera sobrevenida, que los ha habido. Y los ha habido porque afortunadamente vivimos en una democracia y en un Estado de Derecho, y este Gobierno ha sido especialmente escrupuloso en la instrucción del expediente. Quiero aquí poner en valor el trabajo que se ha hecho desde Vicepresidencia del Gobierno porque es de justicia, y en concreto la labor de Carmen Calvo, que ha sido la encargada de llevar adelante todo esto. Ha sido un trabajo ejemplar. Algunas de las
resistencias que ha habido las esperábamos, otras no tanto. A algunos nos hubiera gustado hacerlo algo antes… pero lo importante es que se ha hecho. Es la sentencia del Alto Tribunal la que está sobre la mesa y esto no deja lugar a la duda.

P.- ¿Cómo y por qué decide usted dedicarse a este oficio tan complejo como es el de la política?

R.- Una vez leí en una publicación que yo había tenido una carrera fulgurante en política. Sería a nivel nacional porque algunos tienen una idea muy equivocada de la política y piensan que esta actividad, solo lo es, si se ejerce a nivel nacional. Para mí y para muchos, la primera trinchera de la política empieza a nivel local. Yo vengo de un pequeño municipio de la provincia de Burgos en el que empecé siendo el concejal de Cultura y Juventud. Después vinieron algunas responsabilidades más y sé bien lo que es gobernar un pequeño municipio. Llegué a esto porque soy profesor de música y dinamizaba a través de una escuela la vida cultural del municipio y alguien en el equipo de gobierno pensó que si era capaz de dinamizar esa parte, podía también ejercer esa misma función de manera más amplia. De eso hace ya tiempo…

P.- Y aquí sigue usted, señor Gil, ahora en la política nacional.

R.- Así es. Jamás imaginé cuando era concejal de un pequeño municipio que llegaría a ser el portavoz en el Senado del grupo político que además gobierna España y tiene la mayoría absoluta en la Cámara Alta. Es una enorme oportunidad que debo agradecer a mí partido, al PSOE.

Encaramos las elecciones como una oportunidad muy importante para acabar con cinco años de inestabilidad en este país

P.- Hablemos del hartazgo ciudadano ante la situación actual: cuatro elecciones en cuatro años ¿Cómo ve el panorama?

R.- Nosotros no queríamos estas elecciones. No se puede estigmatizar la celebración de unas elecciones, pero sí se entiende el enfado que muchos ciudadanos tienen por las causas que han llevado a esta repetición. ¿Nosotros qué tenemos que poner encima de la mesa? La España que importa, la España real, no puede quedar relegada ante quienes solo plantean el bloqueo institucional como alternativa. Esa es la causa de fondo que lleva a la frustración de muchas personas… El hecho de que ante el escenario que había y la falta de una alternativa hayan preferido llevar al país a unas elecciones. Más aún cuando el 28 de abril se produjo una victoria clara del PSOE. Nosotros encaramos esto como una oportunidad muy importante para acabar con cinco años de inestabilidad en este país.

P.- Pero estas fuerzas pueden volver a bloquear. A lo que añadir que, si la relación entre Sánchez e Iglesias antes era mala, ahora es casi inexistente.

R.- Nadie va a poder volver a mirar a la cara a los ciudadanos si se vuelve a plantear la cuestión en estos términos. La España que importa, la que demanda las grandes reformas que necesita este país, no puede volver a encontrarse con el muro de aquellos que solo plantean el bloqueo. Se les
va a hacer muy difícil escurrir el bulto. Tengo una confianza absoluta en que los ciudadanos, no solo van a defender el resultado electoral del 28 de abril, porque yo creo que se ha hurtado ese resultado de la victoria del PSOE, sino que van a apoyarlo con más fuerza para que aquellos que no se han enterado de que hay que acabar con los bloqueos y ocuparse de la España real, la del día a día, lo hagan. Yo tengo esperanza en eso.

P.- ¿No debería tener el PSOE una diferente actitud con las otras formaciones, con los otros líderes? ¿Hay algo por su parte, por la de ustedes, que no se haya hecho para acercarse más a los demás? Es como si en una empresa sus ejecutivos se vieran incapaces de formar equipo por cuestiones personales. ¿Se puede hacer algo más?

R.- Si tuviera esa sensación no me dolerían prendas en reconocerlo. Es más, hemos hecho algo insólito cual es ofrecer un gobierno de coalición a otra fuerza política a nuestra izquierda. Una cuestión que no existía desde la Segunda República. Si algo no se puede achacar al PSOE es no haber hecho todo lo posible y algo más. Y se ha rechazado nuestra oferta, lo cual ha constituido un error histórico. Y digo más; recuerdo cuando el presidente Sánchez planteaba abrir la posibilidad de apoyarse en varias bandas para favorecer la gobernabilidad y traer a este país la estabilidad tras cinco años de tanta zozobra y con elementos de la política internacional que van a tener también una incidencia muy importante. Y la respuesta ha sido, por parte de unos, que si nos íbamos a echar en manos de los independentistas, que si íbamos a romper España… Y por parte de otros que si el PSOE viraba a la derecha… Nadie ha entendido nada. Con esto quiero lanzar un mensaje sobre los nuevos partidos, que parecía que iban a acabar con los viejos problemas del bipartidismo. Y no solo no lo han hecho, sino que han traído otros nuevos a nuestro sistema, como este del bloqueo. Se ha estigmatizado el acuerdo. Aquí, en este país, acordar, plantear acuerdos con diferentes, como ha hecho el PSOE, uno es negado como poco coherente con sus posiciones o débil.

Nadie va a poder volver a mirar a la cara a los ciudadanos si se vuelve a plantear el bloqueo»

P.- ¿Cómo va a influir en el resultado electoral la entrada de Íñigo Errejón?

R.- Antes de los resultados electorales, yo lo veo como la división de la división de la división de la división. Errejón es la división de Podemos,
Podemos es la división de Izquierda Unida y ésta era la división del PCE. Esta es la historia. Por tanto, esta es una división más. Yo lo planteo en términos de que esta es una escisión en términos de una vendetta entre un alma más posibilista y pragmática dentro de Podemos y otra más dogmática que es la que representa Pablo Iglesias. ¿Qué resultado electoral puede tener? No sé, ya lo veremos. Pero esto es algo que se dirime entre dos facciones de Unidas Podemos.

P.- ¿Puede Errejón restarle votos al PSOE?

R.- Ya lo vimos en la Comunidad de Madrid, en las últimas elecciones autonómicas, en las que Íñigo Errejón concurrió. Y el resultado fue la victoria del PSOE, que subió en votos respecto a las anteriores.

P.- Aunque no consiguió gobernar…

R.- Pero la actitud de Errejón fue muy distinta a la de Pablo Iglesias.

P.- Sí, pero el resultado es el que es…

R.- El resultado es el que es, pero es cierto que, en el caso del PSOE, lejos de haberse producido una debacle de votos o un traslado de sufragios a Errejón, nosotros mejoramos , y a quien le hizo un roto fue a Unidas Podemos.

P.- Pero la izquierda al final no ha conseguido el gobierno por ir tan dividida.

R.- Al final, lo que va a quedar más claro que nunca es que el único partido que puede garantizar la estabilidad suficiente, la gobernabilidad y aglutinar la mayoría social suficiente, lejos de experimento o de intermediarios, es el PSOE.

P.- Hemos visto estos días detenciones de miembros de los CDR que iban a atentar contra un cuartel de la Guardia Civil. ¿Se está batasunizando Cataluña? ¿Hay peligro? ¿Son hechos aislados?

R.- Hay que alegrarse de que la Justicia y las FSE hayan actuado con prontitud y hayan detenido a estas personas y las hayan puesto a disposición judicial, que es lo procedente en un Estado de Derecho. Pero hay que hacer una reflexión previa sobre esta cuestión. Esta violencia peligrosa que hemos visto en una parte minoritaria del independentismo, porque sería muy injusto extrapolarlo a todo el independentismo, es el reflejo del fracaso de la vía política del independentismo… De un falso planteamiento… De la frustración. Cuando se llega a un fin de vía, de la vía política, es cuando se aparca la razón y se recurre a vías como estas. Haría bien la parte de ese mundo más posibilista en señalar, desterrar y extirpar cualquier atisbo de violencia en ese mundo.

P.- El president Torra ha dicho que, si no había una sentencia absolutoria, llamaría a la desobediencia civil.

Errejón es la división de Podemos,
Podemos es la división de Izquierda Unida y ésta era la división del PCE

R.- Sin duda son declaraciones preocupantes, pero no son nuevas. Torra lleva ya un largo elenco de soflamas y declaraciones altisonantes que yo creo que son del mismo corte. Si echamos la vista atrás, el fenómeno independentista ha bajado mucho y yo creo que continúa bajando. Creo que son prédicas en el desierto. La mayoría de la gente en Cataluña está a otras cosas, están desengañados y agotados del rollo independentista y buscan otras salidas. No le auguro mucho éxito al señor Torra con este tipo de declaraciones.

P.- Es decir que no cree que sea necesario aplicar el artículo 155.

R.- Yo desearía que desde la Generalitat y desde el Parlament no se incurriera en la vía unilateral y que no hubiera que volver a aplicar la Constitución. Pero depende de ellos. El botón rojo del 155 lo tiene quien vulnera el orden constitucional y el Estatuto de Autonomía.

P.- ¿Qué piensa del Senado? Muchos ciudadanos se preguntan cuál es su utilidad y si es necesario.

R.- Lo primero que le digo es que la investidura, si se hubiera votado aquí, hubiera salido adelante porque tenemos mayoría absoluta… (risas). No, en serio, somos conscientes de las críticas, pero debo señalar que la reputación del Senado ha mejorado mucho porque aquí se han tomado decisiones importantes para garantizar la cohesión territorial y el cumplimiento de la Constitución (artículo 155), que es mucho, además aquel día me tocó actuar a mí como portavoz. Otro hito importante es el derecho de veto a la senda de déficit. La mayoría absoluta del PP impidió que se
invirtieran casi 6.000 millones más dedicados al Estado del Bienestar, 2.500 de ellos destinados a las Comunidades Autónomas. Es cierto que el Senado cumple con lo que manda la Constitución, aunque nos gustaría hacer más cosas y debo decir que los socialistas venimos pidiendo hace mucho
tiempo reformar la Constitución para que esta Cámara sea la de armonización y coordinación de un Estado descentralizado. No hay Estado descentralizado en el mundo que no tenga un Senado. A quienes plantean cerrarlo, como Ciudadanos, es porque no hacen una reflexión en profundidad
de las ventajas que ha supuesto la descentralización y la necesidad de esa Cámara de coordinación territorial, que sí es cierto que necesita competencias legislativas que tienen que ver con las transferencias hechas a las Comunidades. Desafortunadamente, el ambiente político no está por
grandes reformas constitucionales.

P.- Una cosa que nunca he entendido es la descentralización de la competencia de Educación. ¿Cree que se tomó la decisión correcta cuando se decidió aquella transferencia?

R.- Cualquier transferencia no es incompatible con un modelo de armonización y coordinación. Eso es lo que falta. El modelo federal no es otra cosa que esa coordinación entre territorios para que materias básicas y fundamentales no se traduzcan en disfunciones o en desequilibrios.

P.- En Cataluña ha habido disfunciones brutales que han creado disfunciones a los ciudadanos.

R.- Yo creo que, sin obviar problemas puntuales, el Estado de las Autonomías nos ha permitido desarrollar como nunca se hubiera imaginado el Estado del Bienestar. El problema no es tanto quién gestiona sino cómo gestiona. No es lo importante si quien gestiona la Educación es la Comunidad o el Estado. Hay Comunidades que gestionan la Educación mejor que otras y Comunidades que incluso gestionan mejor que algunos gobiernos que han introducido recortes. Le pongo el ejemplo de la Junta de Andalucía en materia de becas o de construcción de un sistema público frente al Gobierno de Mariano Rajoy, que redujo el número de maestros o aumentó el
número de alumnos por aula. ¿Es importante quién gestiona o cómo lo hace? En ese cómo se gestiona sí tiene una importancia capital la armonización entre territorios. Y ahí el Senado debe también jugar un papel fundamental que hasta ahora no ha jugado, con la Comisión Federal de las Comunidades Autónomas.
Me gustaría destacar especialmente que el Senado ha aprobado hace algo más de una semana, con la mayoría absoluta del PSOE, que fue quien lo propuso, una moción por la que se establezcan homenajes de Estado a las víctimas del franquismo. Todos los años se da un homenaje de Estado a las víctimas del Holocausto. Es justo y merecido y nosotros participamos, ¿cómo no? Pero entonces… En el Senado, si se organizan homenajes a las víctimas del Holocausto, ¿cómo no a las del franquismo?

El declive electoral de algunos partidos merecería una reflexión por parte de sus candidatos

P.- En esta vorágine de la política, a qué se dedica en el tiempo que le quede libre, si es que le queda tiempo.

R.- Claro que me queda, y si no, lo busco. Mi familia es muy importante, y luego vuelvo a mi origen porque soy un gran melómano. También me gusta mucho el deporte: salgo a correr por Madrid o cuando voy a mi tierra cojo la bicicleta de montaña o salgo a la nieve… ¡Lo que sea! Deporte y familia. En eso ocupo mi tiempo.

P.- ¿Qué quiere para España tras el 10-N?

R.- Trasladar, de cara a ese 10 de noviembre, la importancia de huir del tentador discurso del codazo, de las culpas, y hacer una campaña serena y en positivo que reivindique el futuro de un país y de un gobierno socialdemócrata que ponga sobre la mesa la igualdad entre los españoles y
el Estado del Bienestar.

P.- ¿Tiene sentido que vayan los mismos candidatos? Visto que no han sabido negociar…

R.- En el caso del PSOE, sí. En cuanto a otros, tengo la costumbre de no meterme en la vida de otros partidos. Me encantaría porque yo veo cómo todo el mundo viene a opinar sobre la vida interna del PSOE, pero insisto en que, como no me gusta que lo hagan, yo también procuro no hacerlo. Digo, eso sí, que el declive electoral de algunos merecería una reflexión por parte de sus candidatos. Ahí lo dejo.

P.- ¿Se refiere a alguien en concreto?

R.- Me refiero a todos, en general, porque todos han experimentado retrocesos electorales importantes.