Política

El juez rastrea el dinero de Villarejo en Panamá con identidades falsas

El instructor pregunta a las autoridades judiciales panameñas por Francisco Javier Hidalgo y José Javier Esteban, dos de las identidades con las que operaba el policía / También pide papeles sobre 4 sociedades de Villarejo en el país centroamericano

El juez que instruye el caso Villarejo investiga si el comisario hoy en prisión preventiva ha ocultado en Panamá con identidades falsas bienes obtenidos con los servicios de inteligencia que facturaba a través de su grupo empresarial a clientes mientras permanecía en activo en el Cuerpo Nacional. Los investigadores tratan de encontrar el dinero que sospechan que el policía ya jubilado esconde fuera de España.

En la solicitud de asistencia internacional tramitada en el marco del caso Tándem, el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia demanda a las autoridades panameñas información sobre seis personas, entre ellas ‘Francisco Javier Hidalgo Estévez’ y ‘José Javier Esteban Alonso’. Se trata de dos de las identidades utilizadas por Villarejo -éste dispuso de DNI con esos nombres hasta que se jubiló- durante su etapa como agente operativo en la Policía Nacional.

Así, el polémico policía se presentó como un supuesto periodista de El Mundo llamado ‘Javier Hidalgo’ cuando se acercó a Victoria Álvarez, ex novia de Jordi Pujol júnior, para investigar la trama de corrupción vinculada a la antigua Convergència y a la familia del ex president de la Generalitat. Álvarez lo contó en el Parlamento de Cataluña el 26 de junio de 2017, cuando compareció en la comisión de investigación que se constituyó para depurar responsabilidades políticas por la llamada Operación Cataluña. 

El juez reclama a las autoridades judiciales panameñas información sobre Javier Hidalgo Estévez y José Javier Esteban, identidades con las que operaba el comisario hoy preso

Las pesquisas impulsadas por el juez Manuel García-Castellón tratan de averiguar si ‘Francisco Javier Hidalgo Estévez’ y ‘José Javier Esteban Alonso’ figuran en algunas de las sociedades controladas en la sombra por Villarejo y radicadas en Panamá, donde aquél mantiene al menos dos empresas vivas: Microspermum SA y Eucalyptus Forest SA.

Junto a los dos nombres falsos con los que operaba el policía cuando estaba en servicio, el requerimiento de información alcanza al propio Villarejo; a su hijo José Manuel Villarejo Gil, administrador único y apoderado de sociedades creadas por el policía; a Rafael Redondo, socio del comisario ya retirado, y a Gemma Isabel Alcalá Garcés, mujer de Villarejo y quien también ha figurado en cargos societarios. Todos están imputados en la macrocausa que investiga la Audiencia Nacional.

Según ha podido conocer El Independiente, en la comisión rogatoria cursada a Panamá por el magistrado García-Castellón se incluye la petición de diversa documentación (escrituras de constitución, actas de cambio de denominación social, copia del registro de accionistas, identidad de los beneficiarios de las sociedades…) relativa a cuatro empresas vinculadas a José Manuel Villarejo.

Dos sociedades ‘vivas’

En concreto, los investigadores han puesto el foco sobre Microspermum SA, Eucalyptus Forest SA, Dry Town SA y Stanstead Advisors Corp., estando ya disueltas las dos últimas desde hace casi tres años. De acuerdo con la información que consta en el Registro Mercantil de Panamá, consultado por este diario, el estado de las otras dos sociedades es «vigente».

Registrada en Ciudad de Panamá el 29 de junio de 2006 bajo la denominación inicial de Participaciones Marvila SA, la compañía Microspermum SA está bajo la lupa de la investigación por ser una de las empresas que presuntamente utilizó el antiguo agente encubierto -éste se jubiló el 22 de junio de 2016- para cobrar al menos una parte del denominado ‘Informe King’, por el que percibió 5,3 millones de euros.

El encargo consistió en la investigación y seguimiento de Gabriel Mbega Obiang Lima, ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial y enfrentado a su hermano Teodorín para suceder a su padre al frente de la jefatura del Estado de dicho país africano. Éste fue el hilo del que empezó a tirar la Fiscalía Anticorrupción para investigar a José Manuel Villarejo -en prisión preventiva desde noviembre de 2017- en el procedimiento bautizado como Tándem.

La Policía cuenta con un extracto de movimientos de una cuenta abierta en el CBH Bank de Suiza a nombre de la sociedad Boway Holdings Limited -con sede en Hong Kong- que acredita la existencia de tres transferencias por importe total de 990.203,90 euros a sendas cuentas en las que reza como beneficiario Participaciones Marvila -una en un banco panameño y otra en una oficina del BBVA en Uruguay- entre el 27 de febrero y el 8 de mayo de 2012. Dicho estadillo fue aportado por Francisco Menéndez, el abogado en España de los guineanos y quien encargó el informe.

«Complejo entramado societario»

Anticorrupción mantiene que el comisario retirado habría logrado introducir dicho dinero en el circuito económico legal a través de un «complejo entramado societario» mediante operaciones bancarias a través de Suiza, Reino Unido, EEUU, Panamá y Uruguay, lo que ha motivado que el instructor haya cursado comisiones rogatorias a estos países buscando el rastro del dinero procedente de la actividad presuntamente criminal.

Como informó este periódico, la junta general de accionistas de Microspermum acordó en una reunión extraordinaria celebrada el 24 de abril de 2017 -seis meses antes de la detención de Villarejo- reactivar la sociedad después de que se hubiera acordado su disolución a principios de diciembre de 2016. El motivo alegado para retomar la actividad fue la aparición de activos con posterioridad a que la compañía hubiera sido liquidada, según se detalla en el acta de la sesión protocolizado ante la notaria Juliett Osorio.

Otra de las empresas panameñas de las que ha requerido información el juez García-Castellón es Eucalyptus Forest SA, inscrita ante el notario Mario Velasquez Chizmar el 26 de junio de de 2006 con el nombre de Valle Luna Consultores SA y adquiriendo la denominación actual el 18 de febrero de 2011. Con un capital social de 10.000 dólares USA, su objeto social es la «compraventa, permuta, arriendo, manejo, comercio, tenencia de, inversión en toda clase de bienes muebles e inmuebles, mercancías, materias de consumo, efectos, productos y otros bienes de cualquier clase, naturaleza o descripción».

El instructor pide también diversa documentación sobre cuatro sociedades, dos de ellas disueltas desde 2016, que Villarejo habría creado en el país centroamericano

Eucalyptus Forest es la compañía panameña a la que Cenyt Consultoría Organizacional -empresa española que empezó a operar el 4 de diciembre de 2006 y que está presidida por José Manuel Villarejo- le cedió en octubre de 2014 el cobro de 1.051.367 dólares a cuenta de la venta del hotel que el policía tenía en Punta del Este (Uruguay). El establecimiento, denominado Don Pepe, lo había adquirido en septiembre de 2013 el arquitecto argentino Adrián Beloso-Baker y su esposa (la madrileña Raquel Serna).

La propiedad de este hotel es desde hace meses motivo de pleito en Uruguay, después de que los compradores se negaran a pagar el canon (130.000 euros anuales) que habían pactado al sentirse «estafados». Motivo: el acuerdo se había firmado sobre la base de una información financiera falsa.

El 15 de junio de 2018, un juzgado de Montevideo declaró tanto la nulidad del contrato por el que los compradores adquirieron el 100 % de las acciones de la empresa propietaria del hotel (Topy SA) y de la explotadora del complejo (Pierre SRL) como el contrato de garantía hipotecaria suscrito 26 días después entre Topy SA y Cenyt Consultoría Organizacional SL por «vicio del consentimiento». El caso se dilucida en la actualidad en la Corte Suprema después de que el Tribunal de Apelación haya dado validez a la hipoteca firmada en su día y hoy en poder de Eucalyptus Forest.

Las otras dos sociedades cuya información se reclama en la comisión rogatoria del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, tramitada por la Fiscalía Anticorrupción de Descarga de Panamá a principios del pasado mes de julio, se encuentran en la actualidad disueltas.

Por un lado, Dry Town SA, registrada el mismo día (29 de junio de 2006), ante el mismo notario panameño (Mario Velasquez Chizmar), con el mismo agente residente (Ballard&Ballard), idéntico capital social (10.000 dólares estadounidenses) y con el mismo objeto social que Microspermum y Eucalyptus Forest. No son los únicos puntos de coincidencia. Como ocurre con otras sociedades de Villarejo en Panamá, Dry Town tuvo una denominación anterior (Ashbury Consulting Inc.), lo que sugiere la existencia de un patrón de actuación con el que se busca diluir el rastro.

El 18 de febrero de 2011, la junta de accionistas de Ashbury Consulting Inc. acordó cambiar el nombre a la compañía -denominándose a partir de ese momento Dry Town- y el 5 de diciembre de 2016 decidió disolver la empresa, según consta en el Registro Mercantil de Panamá.

Disolución de sociedades en plena investigación

Ese mismo día de 2016 también se disolvió otra de las sociedades de las que ha demandando información el juez de la Audiencia Nacional. Se trata de Stanstead Advisors Corp., inscrita ante notario el 5 de diciembre de 2016 y con el mismo objeto social que las antes mencionadas.

Cuando liquidó esas dos sociedades, José Manuel Villarejo hacía menos de seis meses que había pasado a la situación administrativa de jubilación voluntaria tras 34 años de servicio en la Policía Nacional (entre 1983 y 1993 permaneció de excedencia). Según informó El País, el comisario ya retirado desmanteló parte de su entramado societario en Panamá cuando ya se le investigaba por facturar servicios a través de su grupo empresarial valiéndose presuntamente de información que lograba por su condición policial.

En la mañana del 3 de noviembre de 2017, agentes de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional se personaron en su domicilio y lo detuvieron a Villarejo en una operación coordinada por la Fiscalía Anticorrupción bajo autorización del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional. Dos días después fue enviado a prisión provisional comunicada y sin fianza, resultando estériles hasta el momento todas las peticiones que ha realizado al juez para que lo ponga en libertad.

Comentar ()