Política

Bernad denuncia al fiscal que le pidió prisión por riesgo de fuga: “Tenía el pasaporte inmaculado”

El líder de Manos Limpias sostiene que Daniel Campos "se inventa dolosamente" que tenía intereses en EEUU, Colombia y Venezuela para justificar el encarcelamiento preventivo cuando "no había el más mínimo indicio" en las diligencias de investigación

logo
Bernad denuncia al fiscal que le pidió prisión por riesgo de fuga: “Tenía el pasaporte inmaculado”
Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias.

Miguel Bernad, secretario general de Manos Limpias. EL INDEPENDIENTE

Resumen:

Un juzgado de Madrid investigará si el fiscal asignado al caso Nelson, Daniel Campos, cometió un delito de falsedad en documento público al justificar su petición de prisión preventiva para el líder de Manos Limpias, Miguel Bernard, por los supuestos intereses que éste tenía en diversos países americanos y el riesgo de fuga que ello entrañaba. «Era conocedor que tenía el pasaporte inmaculado», censura Bernad.

El Juzgado de Instrucción 41 de Madrid ha citado este lunes al secretario general del colectivo de funcionarios para que ratifique la denuncia que el pasado 1 de julio presentó contra Daniel Campos –en excedencia de la carrera fiscal desde el 29 de mayo de 2017 para ejercer como abogado en el bufete madrileño de Matías Cortés- por la supuesta comisión de delitos contra la libertad individual, prevaricación y falsedad en documento público. Este diario ha intentado hablar con Campos, pero no ha obtenido respuesta.

En el marco de la conocida como Operación Nelson, Miguel Bernad fue detenido el 15 de abril de 2016 junto al presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, por integrar presuntamente una trama dedicada a extorsionar a entidades financieras. Ambos han sido procesados y se encuentran a la espera de que la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal fije la nueva fecha del juicio, tras aplazarse por enfermandad del abogado que dirige la defensa de Pineda.

El líder de Manos Limpias considera que, en la vistilla de medidas cautelares celebrada tras pasar a disposición judicial, el fiscal Daniel Campos «se inventa dolosamente» que tenía intereses en «Estados Unidos, Colombia y Venezuela» para «justificar el riesgo de fuga» y que el juez Santiago Pedraz lo mandara a prisión provisional.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional accedió a la petición de la Fiscalía y resolvió que, debido a la gravedad de los delitos y a las penas que en su día pudieran imponérseles, tanto Bernad como Pineda podrían «eludir la acción de la Justicia» y «perjudicar» la investigación en caso de continuar en libertad. Ambos ingresaron en la cárcel el 18 de abril de 2016.

Miguel Bernad entiende que el fiscal además prolongó «indebidamente» su situación de prisión preventiva al presentar un escrito a finales de julio de aquel año oponiéndose a su excarcelación con el mismo argumento, lo que llevó al juez -entonces Fernando Andréu, que sustituía a Pedraz al estar éste de vacaciones- a mantenerlo en la cárcel.

El líder de Manos Limpias sostiene que el fiscal Daniel Campos «se inventa dolosamente» que tenía intereses en Estados Unidos, Colombia y Venezuela

El denunciante defiende que Daniel Campos actuó de forma «dolosa» o al menos con «imprudencia grave» al mantener dicha postura, por cuanto las diligencias de investigación practicadas desde abril no habían hecho aflorar «ni el más mínimo indicio» de que tuviera los intereses en los citados países que había esgrimido el fiscal para justificar que continuara privado de libertad.

En la denuncia, Bernad expone que el informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional en el que se sustenta la acusación contra a él señalaba a Luis Pineda como la persona que tenía intereses en Estados Unidos, Colombia y Venezuela, pero no a él.

El secretario general de Manos Limpias interpreta que, «para no verse desautorizado», el juez Pedraz decretó libertad bajo fianza de 50.000 euros un día antes de que la Sección Tercera de la Audiencia Nacional estimara su recurso. La excarcelación tuvo lugar el 22 de diciembre de 2016, por lo que estuvo casi 250 días entre rejas.

Bernad asegura que se le había efectuado un «seguimiento exhaustivo de su vida privada, sus contactos, su patrimonio y sus actividades» por haber ejercido la acusación popular contra la hermana del rey e Iñaki Urdangarin en el caso Nóos. «De ese seguimiento exhaustivo, el denunciado era conocedor que ni siquiera el denunciante había utilizado el pasaporte, que lo tenía inmaculado», señala.

«Pena de telediario agravada»

Miguel Bernad dice que no le mueve el dinero al iniciar este procedimiento penal contra el fiscal que lo acusó, sino el deseo de que se resarza el «daño moral» que dice haber sufrido tanto él como su familia por lo que considera una «pena de telediario agravada».

El líder del sindicato de funcionarios públicos recuerda que estando en prisión sufrió un desprendimiento de retina en el ojo izquierdo por lo que tuvo que ser operado dos veces y que el ingreso en el centro hospitalario retrasó una intervención para tratar el carcinoma que le fue detectado en la oreja izquierda. «Milagrosamente la salvé», añade.

Bernad dice que el encarcelamiento y el posterior desmantelamiento de Manos Limpias le obligó a «desistir» de varios procedimientos judiciales en los que estaba personado el sindicato, al tiempo que lamenta que cuando iba a revisión al Hospital de Alcorcón (Madrid) lo paseaban «esposado» por las dependencias en lugar de trasladarlo de una «forma discreta».