La comisión de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha acordado prohibir la apertura de nuevos locales de juegos de azar y apuestas, bingos y casinos y la obras de ampliación en ellos «para preservar la salud de la ciudadanía y evitar adicciones».

Según ha informado el ayuntamiento, con esta suspensión en la admisión de comunicados, que es por un año, se inicia ahora la redacción de un plan de usos para regular la implantación de este tipo de locales en la ciudad. Actualmente, en Barcelona hay 53 locales dedicados a los juegos de azar: 35 salones de juego, 17 bingos y 1 casino.

«En esencia, con la redacción del documento se propondrá un decrecimiento del número de establecimientos actual -cuando cierre uno no se podrá abrir ningún otro-, y se evitará que haya cerca de equipamientos sensibles como los centros docentes y sanitarios», ha indicado el consistorio.

El Ayuntamiento ha exigido al resto de administraciones públicas que limiten la publicidad del juego

El Ayuntamiento de Barcelona también ha acordado impedir el acceso a las páginas de juego «online» desde sus dependencias y prohibir la publicidad o el patrocinio de este tipo de negocios en la red de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), la vía pública o bien las actividades que se puedan desarrollar en la ciudad.

También crear programas de prevención dirigidos específicamente a todas las escuelas, exigir en los contratos y las convocatorias de subvenciones anuales a las entidades y las empresas que participen que tengan medidas de inhibición de la conexión a páginas de casas de juego «online» o bien medidas de sensibilización para la prevención a las adicciones.

Además de estas medidas, el Ayuntamiento de Barcelona ha exigido al resto de administraciones públicas que limiten la publicidad del juego. En concreto, ante la proliferación de este tipo de anuncios durante los últimos años, íntimamente vinculados muchas veces con la emisión de espectáculos deportivos, el consistorio barcelonés pide específicamente que la publicidad del juego tenga el mismo tratamiento que el alcohol y el tabaco y que, por tanto, se prohíba en horarios de protección infantil en la radio y la televisión.

El juego patológico o trastorno del juego es un problema de salud reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y recogido en la Clasificación Internacional de Enfermedades desde el año 1992.

Se estima que el 0,4 % de la población de entre 15 y 64 años padece un trastorno por juego problemático, lo que equivale a 20.000 personas en Cataluña, y que son los hombres y los jóvenes los que se encuentran en una posición de mayor riesgo.