Oficialmente, Unidas Podemos ignora a Más País y viceversa. Extraoficialmente, los morados están muy pendientes del nuevo partido, no tanto por los votos que les pueda robar sino por los diputados que se pueden quedar por el camino; y el nuevo partido de Íñigo Errejón también está muy preocupado, en su caso por alcanzar el techo del 5% que los alejaría del Grupo Mixto en la próxima legislatura.

La guerra cainita que vive la izquierda de cara a las inminentes elecciones generales puede tener un efecto nocivo en la configuración del cacareado «Gobierno progresista»: muchos cargos electos en UP temen no repetir escaño tras el 10-N, según confiesan varios de ellos sin ambages. De acuerdo con los cálculos de la coalición, podrían perderse hasta 12 «que en ningún caso -excepto en la Comunidad de Madrid- irían para Más País», revelan en la formación.

La guerra cainita de la izquierda puede ser nociva para el bloque progresista

Esta semana la candidata de Errejón por A Coruña y co-fundadora en 2014 de Podemos, la socióloga Carolina Bescansa, insistía en un almuerzo celebrado en Madrid que «Mas País solo se presenta donde el bloque progresista pueda sumar y no restar». Pero la realidad demoscópica es muy tozuda y las últimas encuestas sitúan a la bisoña formación siempre por debajo del 5%. Para UP, la diferencia entre obtener un 12% y un 14% -como el 28A- puede estar en un puñado importante de diputados.

Hay provincias donde el escaño morado pende de un alambre, caso de la Región de Murcia: de 10 escaños, UP obtuvo solo uno con el 10,38% de los votos totales. Y la cúpula del partido murciano se ha largado a Más País, empezando por el número uno y portavoz Óscar Urralburu y la dos, María Giménez. Javier Sánchez Serna podría perder su condición de electo en el Congreso de los Diputados.

En Murcia, Málaga o Granada se respira el miedo en UP

En varias provincias de Andalucía se respira igualmente el miedo en Unidas Podemos. El segundo escaño de Málaga lo logró Eva García Sempere (IU) por un puñado de votos (3.000), y ahí Errejón presenta lista. Más País también emplaza candidata en Granada, donde UP sacó un diputado (Pedro Honrubia) con el 13,6% (el escaño puede rondar el 11%).

En Sevilla y Cádiz la situación parece más controlada, cuentan los consultados. Pero la inquietud se palpa: UP obtuvo dos representantes con el 16% y el 16,5%. Los afectados serían Isabel Franco y Juan Antonio Delgado. Este viernes acudirá Iglesias a Jerez de la Frontera, en la provincia gaditana, acompañado de Noelia Vera y de Toni Valero, el líder de IU. El pasado lunes hubo otro acto en Córdoba. Se convocarán más en todas las provincias andaluzas donde el escaño peligre. Y habrá una aliada de lujo: la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, hará campaña por UP tras amagar con presentar una lista distinta compuesta de pablistas y errejonistas. No ha cuajado.

La coalición va a volcarse en Andalucía y Canarias para aguantar el tirón

Canarias va a ser otro campo de batalla importante: el archipiélago es un bastión morado, hasta el punto que en Gran Canaria UP fue segunda (16,7%) tras el PSOE y consiguió dos diputados, frente a uno por Tenerife (14,6%). «Creemos que el de Tenerife es seguro, porque Alberto Rodríguez tiene un perfil muy potente», explican con relación a la candidatura del secretario de Organización. Hay más nerviosismo con el segundo grancanario, que recae sobre Meri Pita. Más País presenta listas en ambas provincias, pero los nombres de sus candidatos son poco conocidos. Este domingo Iglesias estará en Las Palmas junto a la jueza Vicky Rosell, Rodríguez y Pita.

Dramático podría ser el desvanecimiento del único diputado por Zaragoza: Pablo Echenique sacó un 14% y esta misma semana ha acudido a un acto con Nacho Álvarez (el gurú económico de Podemos) y otros dirigentes a la capital maña. Se prevén más mítines en la capital aragonesa, si bien a los morados les ha venido al pelo que Pedro Arrojo (ex diputado de UP) rechazara encabezar la lista de Más País por esta provincia. El candidato Carmelo Asensio procede de la Chunta Aragonesista.

Un sondeo da el diputado número dos de UP por Vizcaya al PNV

Otro de los puestos en el alero se sitúa en Vizcaya: según un sondeo del Gabinete de Prospecciones Sociológicas (GPS), la número dos, la profesora universitaria Miren Gorrotxategi, perdería su escaño en beneficio del PNV. En las tres provincias vascas Podemos estuvo por encima del 17%, por lo que hay confianza en obtener un mínimo de tres diputados. El candidato de Más País por Vizcaya, Txema Urkijo, no lograría rebasar el 2%, siempre según esta encuesta. Otra diputada que podría caer es la balear Lucía Muñoz, quien entró en el Congreso cuando la formación no lo esperaba. En Baleares UP logró un 17,8%.

El resto de escaños en peligro se concentran en la circunscripción de Madrid -donde Errejón logrará su mejor resultado casi con toda seguridad- y en la Comunidad Valenciana, donde Más País acude con Compromís: en esta última autonomía UP sacó cinco escaños y la formación regionalista valenciana solo uno el 28A.

Guerra fratricida

En Barcelona y en A Coruña y Pontevedra UP confía en que todo quede como ahora. Especialmente en la capital catalana, en la que el aspirante errejonista procede de las CUP y apenas es conocido. «Los escaños que perdamos se los va a llevar la derecha», advierte un diputado. Si Errejón no solo no suma sino que resta al bloque progresista, la guerra fratricida estará servida en la izquierda de la izquierda.